¿como evitar la espuma de la cerveza en el embudo?

tengo un embudo pero al servir la cerveza se llena de espuma

1 respuesta

Calificación
  • hace 1 década
    Mejor Respuesta

    Hay que reconocer que existe una gran diferencia entre las cervezas que sirven en las buenas cervecerías y en algunos bares, y las cervezas calientes o mal servidas que ponen en otros lugares. Todo forma parte del ritual que supone entrar en un establecimiento, pedir una cerveza y esperar a que te la sirvan. En ese tiempo que transcurre desde que la has pedido hasta que empiezas a disfrutar de ella, te puedes dar cuenta de algunos detalles, que si bien pueden carecer de importancia con respecto a las ganas que tienes de apagar tu sed, si te pueden dar a entender el esmero que ponen algunos en el arte de servir una bebida, ya sea un buen vino o una cerveza en este caso. No sólo hablamos de la manera de servirla o de si la acompañan con el correspondiente posavasos; también nos podemos encontrar con una buena cerveza a temperatura casi ambiente o demasiado fría, o incluso servida en un vaso inapropiado que no nos permita apreciar bien detalles como el color, olor y formación de espuma. Lo cierto es que el modo de servir una caña o de cuidar las botellas influye en el sabor final y disfrute de este líquido.

    CONSERVACIÓN

    Gracias a la fecha de caducidad sabremos cuanto tiempo tenemos para consumir la cerveza. De todos modos, no es un producto de gran duración. Antes de consumirse la cerveza, esta debería dejarse en reposo durante 48 horas y en posición vertical a una temperatura entre 15º y 18º. Después debería dejarse en la parte alta del frigorífico y sacarla un poco antes de su degustación. Si estaba en la parte baja se consumirá inmediatamente y si estaba en la parte alta habrá que esperar un poco a que se adecue su temperatura.

    TEMPERATURA

    La cerveza hay que tomarla suficientemente fría, pero no demasiado ya que no podríamos apreciar todos los detalles. La temperatura adecuada será entre 6 y 10 grados centígrados para las cervezas rubias, y entre 8 y 10 grados para las cervezas negras. [Recuerdo todavía un bar donde me querían servir una Grimbergen a temperatura ambiente (en pleno verano) y en un vaso de tubo.]

    COMO SERVIRLA

    El método utilizado para servir una cerveza desde un tirador o desde una botella es similar. Antes de servirse hay que refrescar el vaso bajo un chorro de agua fría para evitar la formación de burbujas y evitar tambíen la mala formación de la espuma.

    Luego con una inclinación del vaso de aproximadamente 45 grados respecto de la botella o tirador, se dejará caer lentamente la cerveza contra la pared del vaso evitando así la formación de espuma.

    Una vez que está medio lleno se coloca en posición vertical y se continúa, formándose ahora la espuma. Si se trata de una botella, en algunos casos, se dejará un centímetro de líquido sin servir. También hay quien, antes de este último paso, agita la botella para que luego al vaciarla quede mejor repartido el fermento. Si se pretende que la espuma tenga un aspecto compacto, en algunos casos debe seguirse este procedimiento en varios tirajes, dejando reposar entre cada uno de ellos la cerveza.

    ASPECTO

    Una cerveza bien servida tendrá un color brillante y un aspecto espumoso, con una corona de espuma de 2 a 3 cm. Esta espuma debe ser fina y persistente, de modo que se adhiera al vaso. La cerveza deberá tomarse enseguida para su mejor apreciación, excepto algunas cervezas que necesitan un periodo de reposo.

    DETALLES

    Es importante la limpieza de los tiradores, el uso de los correspondientes vasos y posavasos, el mantenimiento de las botellas o los barriles y la limpieza de los vasos, cuidando que no tengan restos de detergente o grasa para evitar así que no se forme bien la espuma.

    Un detalle importante es el vaso en que se sirve la cerveza. Ante todo debe estar muy limpio y sin nada de grasa. La grasa hace que se pierda parte del sabor y que la espuma no se forme correctamente. Un vaso está totalmente limpio si al ponerlo bajo un chorro de agua esta forma como una película continua. Para el consumo personal de cerveza en nuestra casa, sería recomendable destinar un vaso o jarra para beber únicamente cerveza, evitando beber en el mismo leche u otras bebidas grasas. En cuanto al tipo de vaso, este debería ser abierto para el caso de consumo de cervezas de baja fermentación (como el caso de las tostadas belgas) que tienen gran poder aromático, y más estrecho para las cervezas de alta fermentación (las típicas comerciales) que son menos aromáticas.

    Fuente(s): my baby
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.