Fifi P preguntado en Salud y bellezaSalud de la mujer · hace 1 década

¿tengo una infeccion vph/gardnerella vaginalis. que tan grave es? se cura esta enfermedad?

el resultado del examen ginecologico fue el siguiente:

- Extendido constituido por celulas escamosas con cambios inflamatorios severos.

- Celulas de metaplasia inmadura

- Coilocitos

- Abundante polinucleares

- Gardnerella vaginalis

Estoy muy asustada... se me puede curar esto? mi ginecologo dice que me va a realizar una exteresis. que consecuencias trae esto...

1 respuesta

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Espero que te sirva este artículo:

    La infección por el virus del papiloma humano (VPH), puede adquirirse por contacto sexual (en la mayoría de las veces) aunque también se transmite a través del canal de parto y de la placenta.

    La frecuencia en México varía dependiendo de la edad de las pacientes, siendo su máxima incidencia entre los 20 y 40 años, aunque la frecuencia en adolescentes está en franco aumento debido a la práctica actual de la sexualidad a edades más jóvenes y a que este grupo suele ser menos precavido en el uso de métodos para evitar contagios como el preservativo.

    Existen más de 100 subtipos de VPH, el período de incubación va de 6 a 8 meses y el virus puede estar en estado latente hasta por 25 años.

    Estos subtipos se dividen en virus de bajo o alto riesgo según la capacidad para favorecer la aparición de cáncer cervicouterino.

    Los virus que más frecuentemente se encuentran implicados en las infecciones genitales, son el 6 y el 11 (virus de bajo riesgo), los cuales producen lesiones visibles y generalmente en la zona vulvar; y el 16 y 18 (virus de alto riesgo), los cuales producen lesiones planas, poco visibles a simple vista por sus características morfológicas y por encontrarse generalmente en el cervix (al fondo de la vagina).

    Existen otros factores que favorecen la aparición del cáncer como la falta de vitaminas A y C, pacientes con muchos partos, tabaquismo, infecciones de transmisión sexual; entre otros.

    La forma más sencilla de prevenir esta infección es tener protección con preservativo cuando se tienen relaciones sexuales con una pareja poco conocida o cuando se hacen prácticas de riesgo (múltiples parejas por ejemplo).

    El papanicolaou sigue siendo el método más económico y fácil para la detección de las lesiones provocadas por el VPH, cuando este método nos hace sospechar de la presencia del virus, estamos obligados a realizar una colposcopia (observación del cervix y la vagina mediante lentes de aumento) y en caso necesario hacer una biopsia del área en duda.

    Una vez diagnosticado se le debe dar tratamiento a la lesión. Para esto existen múltiples modalidades que incluyen: la aplicación de ácido tricloroacético al 75%, podofilina o podofilotoxina, 5-fluor-uracilo e Imiquimod para las lesiones visibles (generalmente virus 6 y 11); crioterapia, asa diatérmica, laser y cauterio para lesiones planas (generalmente virus 16 y 18).

    El método terapéutico se escoge según el tipo de lesión, la localización de la misma y las características de cada paciente.

    En caso de que la paciente se encuentre cursando un embarazo, se debe de aplicar ácido tricloroacético ya que otros tratamientos no son recomendados por ser peligrosos para la gestación.

    Actualmente existe una vacuna tetravalente (cubre 4 virus: 6, 11, 16 y 18) y una bivalente (cubre 2 virus: 16 y 18), que se aplican de manera relativamente sencilla en pacientes candidatas para ello.

    Aunque existen otros virus del VPH potencialmente malignos, con este método estamos vacunando en contra de los virus de alto riesgo más frecuentes y estamos previniendo la futura aparición de cáncer cervicouterino.

    El costo de la vacuna es elevado aún, pero vale la pena aplicarla a todas las mujeres y hombres desde los 9 años. Los efectos secundarios de la vacuna son mínimos y poco frecuentes. La vacuna tetravalente consta de tres dosis que se proporcionan en el transcurso de 6 meses. (Una el día 0, otra a los 2 meses y la última a los 6 meses).

    El cáncer cervicouterino en México sigue siendo una de las principales causas de muerte por cáncer.

    Desde el momento del diagnóstico hasta la resolución (en caso de detectarlo a tiempo), o muerte de la paciente (si no se diagnosticó a tiempo), la enferma y su familia sufren un estado de tensión emocional y un desgaste físico y psicológico importante.

    Si logramos aplicar esta vacuna a la mayor población posible estaremos combatiendo un problema grave de salud en México. Acude con tu ginecólogo para solicitarla.

    Bibliografía:

    Delgado U.J., Fernández del Castillo S.C., Ginecología y Reproducción humana. Temas selectos. Tomo II. Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia, A.C., 2006

    Ahued R., Fernández del Castillo C., Bailón R: Ginecología y Obstetricia Aplicadas. 2ª Edición. Manual Moderno, 2003.

    Dr. Diego Meraz Ávila.

    Ginecología Y Obstetricia.

    Uroginecología.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.