¿Quién desordena los rizos del cazador de cabelleras?

Sacrifico mis puntos con elegancia.

Pero no discutiré acá mis fetiches o parafilias,

que acaso sean tan inocentes

como los de cierto Donatien Alphonse François.

Baste saber que el cazador de cabelleras,

un caballero apache que vive a dos puertas de mi casa,

ha diversificado sus actividades hasta incluir

el vello facial de las señoritas más dulces.

7 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    El cazador de cabelleras, que demuestra su felicidad danzando y gritando bañado en wisky de baja calidad y rico en graduación alcohólica, mientras ordena y recuerda como sus hábiles manos desollaban criaturas semi vivas o semi muertas, vaya uno a saber, se encuentra luego de un paro cardíaco etílico con Madame La Mort. Ella lo sienta a su lado y como en una película de Sam Pekinpah le muestra sus hazañas, al tiempo que mete sus huesudos dedos entre los cabellos del -hasta ese momento- empleado a bajo salario. Al término de la cual, le come la cabeza, con la doble intención de alimentarse y enseñarle a su nuevo discípulo: Romero, el guión de Los Muertos Vivos

    Fuente(s): ¿Morde, estaremos locos?
  • hace 1 década

    Insisto Mordechai: Sos divino!!!!

  • Las garras de la Caperucita ya sin caperusa.

    Vilma Picapiedra

  • hace 1 década

    esto no lo se, pero una vez estuve con un pedicura que se hizo jardinero porque se canso de la planta de los pies

    Fuente(s): llamarada descabellada
  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • Anónimo
    hace 1 década

    La que preserva sus entrañas,

    que la pasión no es fácil,

    y todo lo que elige se consume,

    aunque tenga razón.

  • ----
    Lv 7
    hace 1 década

    La culpa de no cazar con navajas y si destazar sus filos ante espejos que no son de fina barbería...

    Suerte.

    Fuente(s): Las navajas testificando otredad...
  • hace 1 década

    Te invoco Musa tranquila y sabia

    Que habitas las sonrisas perfumadas de las jóvenes indias.

    Te invoco Musa Indri de los dravídicos templos peregrina

    Musa de la negra y oscura ferocidad absoluta

    De la Materia femenina

    Musa que inventaste la Gran Madre

    Para que todos te invocaran

    Musa que eres lo contrario a la razón y al número

    Musa infinita de incontable antigüedad

    Sin orden y sin caos

    Respondo a tu invocación

    Poeta de lo sacro

    De los misterios narradora

    Respondo a tu hipnótica

    Y tenaz exaltación en tu llamada

    Respondo y voy en tu auxilio y defensa

    Para hacer de tu mente

    Inspiración poética

    Para no destruir los antiguos misterios

    Por hacerlos escritos

    Para que cocines la leche de coco

    Al fuego de los besos

    Y prepares placer del más hondo

    Sentido por tu andante caballero

    Que no es otro que su placer

    Por las palabras y la música

    Y la razón que destila pensamientos

    Placer por pensar bien

    Pensamientos filtrados por la diosa

    Para complacer al amado

    Pensamientos regalos

    Para la inteligencia clara del amante

    En tu auxilio y defensa de bardo y de poeta

    Filtrare solo poemas

    De las gestas audaces de vosotros dos juntos

    Pareja extraordinaria

    Cuya sola existencia ya es poesía

    Arte que regala la amorosa esencia

    Déjame tomar aliento, ¡oh Musa inspiradora!

    Déjame detenerme y completar lo escrito

    Déjame volver atrás la vista un rato corto

    Imperiosa me ordena continuar en la carrera

    Siento que ahora es mi mente

    La que sirve de cabalgadura a la Musa

    Con espuelas urgentes

    Metidas en los flancos del alma

    Se me obliga a escribir sólo poemas

    Inspirados por la serpiente Naga

    Que descansa enrollada

    En el océano del Caos Primordial

    Flotando solo en el ella, ello y yo

    Como la sagrada trinidad del Misterio

    Origen, testigo y camino: Trino y Uno

    Son palabras de la Musa,

    De la Mente Poética, del alma lírica

    Me inspira y me retiene aquí

    Escribiendo poemas sin aliento

    Mientras duerme el amado a la espera

    Visitaremos los antiguos templos de Trichy

    Donde la Musa caprichosa, la pecosilla

    Desea que escriba estos poemas dedicados a ti.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.