Yahoo Respuestas cerrará el 4 de mayo de 2021 (hora del Este de EE. UU.) y, a partir del 20 de abril de 2021 (hora del Este de EE. UU.), el sitio web de Yahoo Respuestas estará disponible solo en modo de lectura. No habrá cambios a otras propiedades o servicios de Yahoo, ni a tu cuenta de Yahoo. Puedes encontrar más información sobre el cierre de Yahoo Respuestas y cómo descargar tus datos en esta página de ayuda .

¿Qué hago si mi profesora de pedagogía me etiquetó cómo el alumno problema?

Esto me sucede en la Universidad solo porque protesto ante la injusticia y digo las verdades en la cara de quien sea. Yo no soy persona que anda con convencionalismos diplomáticos, soy directo en mis planteamientos pues vivo la realidad y no la farsa de la llamada sociedad culta.

Actualización:

Ejemplo, a un alumno compañero de clase porque faltó unos días le iban a aplazar Geopolitica, yo dije que no debería ser ya que lo visité varias veces estando enfermo. Esto bastó y sobró para que yo recibiese una amonestación. El compañero que defendí vive en un rancho y muy alejado de la ciudad.

2 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Felicidades por Ser como todos los jóvenes deberían Ser. Tu seudoprofesora de pedagogía pasó de noche sus estudios en esa materia. Por favor escríbeme a: arq_ao1arrobaYahoo.com.mX

    Dime si te gustan mis fábulas:

    La idiosincracia universitaria en

    4 fábulas 4

    Las fábulas son narraciones en donde los principales protagonistas son diversas especies animales, los cuales imprimen su peculiar carácter atribuido por los humanos desde tiempos inmemoriales. Estas historias son útiles para ejemplificar circunstancias humanas; motivo por el cual aquí empleamos algunas.

    ¡Va la primera fábula!

    Cuando descendía de un alto picacho, un joven alpinista encontró un nido de águila, en ese momento el águila madre había dejado momentáneamente sus huevos, por lo que al alpinista se le ocurrió tomar uno, el cual con mucho cuidado lo envolvió y protegió para colocarlo dentro de su mochila de excursionista. De regreso a casa, el alpinista colocó el huevo en el nido de una de las gallinas de la granja. El huevo fue incubado y nació un aguilucho junto con los pollitos.

    Aquella águila se fue desarrollando y creciendo, al mismo tiempo que fue aprendiendo a hacer lo que hacían los pollos, creyendo que era pollo; así transcurrieron sus etapas de niñez y juventud, viviendo y actuando primero como pollo y después como gallina.

    Las águilas por ser aves de caza como los halcones y los gavilanes, tienen sus ojos dispuestos al frente de la cabeza, por lo que su visión es estereoscópica, pudiendo así apreciar la distancia a la que están sus presas; en tanto que las gallinas al ser pedestres, sus ojos están colocados a uno y otro lado de la cabeza y solamente pueden ver los objetos en un plano, sin apreciar la profundidad y distancia.

    Al llegar la primavera, en una mañana en que la atmósfera era transparente, el águila contempló el cielo y divisó a una gran altura un ave grande, de enormes alas doradas, que planeaba entre los vientos, con un porte imponente y gallardo.

    Con gran asombro no despegaba su mirada de aquel pájaro que tanto había llamado su atención. Una gallina se acercó y le preguntó qué era lo que estaba haciendo, y el águila le respondió que estaba contemplando esa magnifica ave, que no sabía qué era, y que sentía unos deseos inmensos de poder planear y volar como ella.

    La gallina le respondió que era el águila, la reina de las aves, y que ni lo pensara, ya que ellas eran muy diferentes a aquella, por lo que no debía de perder el tiempo en esas tonterías, por lo que era mejor continuar comiendo su maicito, del cual afortunadamente siempre estaban bien proveídas dentro del corral.

    El águila no volvió a pensar en ello, y así vivió su existencia, creyendo que estaba haciendo lo correcto de acuerdo con sus limitaciones de una simple gallina.

    Esa fue la primera fábula; ¡va la segunda!

    Un joven estrafalario inició el proyecto de convertir a un lechón en una mascota doméstica. Desde los pocos días de nacido llevó al cachorro de cerdo a su casa y comenzó su entrenamiento; lo bañaba diariamente y lo entrenaba adecuadamente. Al paso del tiempo el cerdito sabía conducirse como un perro casero: hasta podía hacer gracias como toda una mascota; era capaz de recoger el periódico y entregarlo a su amo, así como recoger una vara que se arrojase a distancia, lavantar la pata para saludar, etc.

    En la escala de inteligencia entre los animales, los delfines están en la cumbre del desarrollo cerebral, le siguen los caballos, enseguida los cerdos, y posteriormente se colocan los perros; siendo los gatos los menos favorecidos entre las mascotas domésticas.

    Los cerdos por carecer de glándulas sudoríparas eficientes, se ven necesitados de recurrir a donde puedan humectar su piel, por lo que el cerdito de nuestra historia contaba permanentemente con una toalla con loción en donde con frecuencia se revolcaba para mojarse.

    Un día el joven decidió llevar a su mascota a una granja y observar su comportamiento en otro medio. Le quitó su collar y lo dejó vagar libre en la granja. Pasado un buen rato, el amo del cerdito se extrañó de que los hábitos de cerdo faldero del animalito no se hacían patentes, ya que normalmente no se separaba de su amo. Así fue como el joven le llamó por su nombre a su mascota, le silvaba con la misma tonada con que se acostumbra llamar a los perros, una y otra vez, pero el cerdito no acudía a su llamado. El joven se preocupó por el paradero de su mascota y fue en su búsqueda. Por fin lo encontró, y quizá podríamos adivinar en donde estaba. El cerdito localizó el chiquero, por lo que se enlodó y comenzó a comer el desperdicio que alimentaba a los otros cerdos. ¡Aunque su exterior era el de una mascota doméstica, su corazón seguía siendo el de un cerdo!

    Esa fue la segunda fábula, ¡va la tercera!

    En la playa de Tamaulipas, a cierta distancia de su límite con el estado de Texas, se encontraba un señor colectando cangrejos, para lo cual utilizaba dos cubetas en las que después de localizar y capturar a los cru

    Fuente(s): OCHOA, Adolfo. La Prevaricación en el aula: Hipoteca de la Democracia, Pecado nefando y Traición a la patria.
  • hace 1 década

    cuantas veces he escuchado eso, hay mil maneras de decir lo mismo unas sin ofender y otras ofendiendo, no es lo mismo decir " a mi me parece que esto no es correcto porque...." a decir "ustedes son una bola de ignorantes que no conocen el problema..." deberias poner un ejemplo de esas injusticias para conocer tu manera de enfocar los problemas

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.