Para mis amigos de yahoo, una pregunta ?

Podrían ayudarme a buscar el personajes de " Caperucita Roja y el Lobo " , que a su conciencia, es el más intrigante? Creo que la mayoría de las personas conocen este cuento y los chiquitines de 3 y más , también lo habrán escuchado. En este cuento / aventura hay sólo uno que es animado, el lobo, los demás personajes son reales, necesito, por favor sus interpretaciones para terminar un ensayo sobre este cuento. Gracias por responder. Un saludo amigable del gato danés.

2 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    El más intrigante es el lobo, por supuesto. He encontrado esto por Internet, por si te vale.

    Caperucita Roja, no es una historia universal, sino que su procedencia se limita al sur de Francia. Perrault fue el primero en escribir este relato que él escuchó contar a la niñera de su hijo, y del que suprime dos escenas poco apropiadas para la corte de Versalles: cuando el disfrazado lobo le invita a comer y beber a la niña algo que ella no sabe que son los restos de su abuela; y también el final, donde Caperucita, al sospechar de las malas intenciones del animal, deja la casa con la excusa de aflojar el vientre. El canibalismo y lo escatológico desaparecen del texto de Perrault, pero no la crueldad, pues el lobo devora tranquilamente a la niña. Es el único de sus cuentos que acaba mal. Y acaba así para que nos sirva de lección.

    “¡Cuidado con el lobo! ¡No te detengas a hablar con los extraños!”, es el mensaje más inmediato y evidente de este cuento, casi fábula. Caperucita Roja pertenece a esa serie de relatos destinados a instruir a las chicas que inician su salida del hogar. En principio ella es una buena chica, pero cuando esa bondad degenera en estupidez (o ingenuidad), el desastre se avecina. Caperucita es castigada, no solo porque se deja tentar, sino porque confunde al malvado lobo con un buen amigo, y precisamente esa confusión entre el bien y el mal le llevará a su terrible destino: ser poseída por el Mal.

    Perrault

    Perrault fue el primero en escribir esta historia, en 1697, pero –por una vez- es más conocida la versión que los hermanos Grimm recrearon en sus Cuentos del niño y del hogar, de 1812. Las diferencias entre ambos textos son notables. Empezaremos por el final. Cuando a Caperucita se la come el lobo, la historia se acaba en Perrault. Los hermanos Grima, en cambio, salvan a la niña, y para hacerlo toman prestada una escena de Los siete cabritillas y la repiten: un cazador ve al animal dormido tras la abundante comida, le abre la barriga y de allí surgen, muy vivas y dando guerra, Caperucita y la abuela. Entre todos, le llenan la barriga de piedras y se la cosen. Al despertarse, el lobo sediento por una digestión tan pesada se agacha para beber agua, cae al río y se ahoga. La niña comprende que “nunca más se apartará del camino cuando vaya sola”. Y la abuela da buena cuenta del pastel y el vino de la cesta de su nieta.

    También el encuentro con el lobo es muy distinto. Perrault muestra dos caminos que conducen a casa de la abuela: el lobo le aconseja que vaya por uno y él se decide por el otro (lógicamente la engaña y elige el más corto, pero no está explicito en la narración); y para motivar su interés, la desafía: “A ver quién llega antes”. La niña además de ingenua, no debe de tener mucho espíritu de competitividad y se entretiene “en ***** avellanas, correr tras las mariposas y hacer ramilletes con las florecillas”, lo que demuestra que Caperucita está más cerca de la adolescencia que de la niñez, por más que sus padres se empeñen en verla tan infantil.

    La tentación

    Los hermanos Grimm solo hablan de un camino, pero el lobo, en una escena cargada de simbolismo, aconseja a la niña que aproveche el momento, que goce de la vida, el carpe diem tan antiguo; es decir, que mire y sienta lo que hay a su alrededor: “Vas como si fueses a la escuela, y aquí en el bosque es todo tan divertido…!” le advierte el sabio animal.

    Está muy claro que el lobo es un seductor, el hombre libidinoso que quiere conquistar a esa niña llegada a la pubertad, como se aprecia en su caperuza roja. Entonces la tienta, la incita a que se desvíe del camino marcado y la empuja a la aventura. Le dice que apure sus sentidos y deje de ser una niña, pues existe un mundo más apasionante que el que le han enseñado hasta entonces, y ella ya tiene edad – y oportunidad, ahora que esta lejos de la protección materna – para amar la vida.

    Y así, haciendo caso al lobo que la mira con gula (lo mismo que el adulto la miraría con lujuria) “se apartó del camino y se puso a ***** flores”. Las flores son los gozos de la vida; el bosque, la sociedad; y el camino del que se aparta, la senda de la virtud.

    ¿Por qué no se come el lobo a Caperucita nada más verla? En la versión de los hermanos Grimm, porque una vez que conoce la fragilidad de la abuela y su dirección, espera aprovecharse de ambas: “Tengo que hacerlo bien desde el principio para cazar a las dos”, se dice. Y lógicamente prefiere empezar por el más duro bocado y dejar, como postre, la carne bien tierna.

    El seductor

    En el cuento de Perrault no se come a la niña en el bosque porque hay cazadores merodeando por allí, y dado que es un perverso seductor, es normal que tenga reparos en propasarse con la niña delante de los otros. Así que hábilmente y mediante engaños, prefiere esperar la ocasión propicia, no sin antes allanarse el terreno: la aconseja, la halaga, parece su amigo… ¡Ay de los lobos melosos!

    El sentido sexual de la historia es muy evidente en Perrault. Además de tantas insinuaciones veladas, se aprecia en el diálogo que tiene la falsa abuela con la jovencita: “Deja la torta y el tarrito de mantequilla encima del arca y ven a acostarte conmigo, dice el lobo. Caperucita Roja se desnudó y fue a meterse en la cama, donde se quedó muy sorprendida al ver cómo era su abuela en camisón…”.

    La escritora Djuna Barnes, que se ha sentido tentada, como tantos intelectuales, por este cuento, señala: “Los niños notan algo que no pueden decir, ¡les gusta que lobo y Caperucita estén en la cama!” Y es que en esas edades se mezclan emociones contrarias, pues no hay que olvidar que los niños sienten turbación, pudor y fascinación por el sexo. Es un impulso que está dentro de ellos y que ni aciertan a explicar ni saben cómo canalizar. Son los oscuros fuegos.

    Sexualidad

    Bruno Bettelheim afirma que “el peligro de Caperucita es su sexualidad incipiente, para la que no está todavía emocionalmente madura”. Para este psicoanalista (que en casi todo suele ver una sombra añadida de complejo edípico), el lobo no es únicamente el varón seductor, sino que también representa las tendencias primitivas y poco sociales que hay dentro de nosotros.

    Aunque el texto de referencia de Caperucita Roja es el de los hermanos Grimm, esta versión se suele recordar incompleta: en el original de 1812, la escena de la visita a la abuela se repite al cabo de unos días, y de nuevo Caperucita se encuentra con un lobo; pero esta vez no se desvía del camino y corre hacia el refugio familiar. Encerradas en la casa, ni la abuela ni la niña atienden al animal, que además de ser un ingenuo, hace el ridículo, como les sucede a muchos adultos cuando intentan seducir a jovencitas. El lobo se queda en el tejado esperando lanzarse sobre la niña cuando regrese al hogar, pero la abuela, que lo conoce bien, le tienta con el olor de unas sabrosas salchichas. El mal bicho, que tampoco puede reprimir estos instintos, se asoma por la chimenea, pierde el equilibrio y se descoyunta.

    Sancho.

  • Anónimo
    hace 1 década

    Hola Gato Danes !!!

    Bueno creo que el personaje mas intrigante de este cuento de Perrault es el lobo ya que busca mil estratagemas y añagazas para conseguir su objetivo que es comerse a Caperucita.

    El final del cuento tiene dos alternativas,la conocida en la que el lobo consigue merendarse a la niña y la que suena mas benevola que es que ante los gritos de Capericita acuden unos cazadores a reparar la buena fe de Caperucita y dan muerte al osado lobo y asi conseguir un final feliz.

    La moraleja de este cuento es que las niñas han de tener cuidado ante los peligros de ir solas por la vida (vision que en la actualidad todavia,desgraciadamente esta vigente).

    Gracias por enseñarnos partes mas profundas de cosas a las cuales apenas si le damos importancia.

    Una estrella.

    Saludos.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.