Descripción física y psicológica del personaje Jean-Baptiste Grenouille de la novela El Perfume.?

Descripción física y psicológica del personaje Jean-Baptiste Grenouille de la novela El Perfume.?

gracias por las ayudas.

no crean q no me lei el libro si lo hice, y es en serio es la historia de un asesino hace perfumes con la escencia de las chicas jovenes virgenes,entonces se preguntaran porque hago dicha pregunta es para ver la respuesta de todos y asi poderle agregar detalles a mi respuesta.

gracias.

gracias por las respuestas.

chaito.

Actualización:

¿como era fisicamente jean-baptiste grenouille?

y una descripcion psicologica de jean-baptiste grenouille?

gracias.

1 respuesta

Calificación
  • ?
    Lv 7
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Jean Baptiste Grenouille, protagonista de la novela nace en la Francia del siglo XVIII. Es una persona caracterizada por no oler a nada o lo que es lo mismo, no tener olor corporal, aparte de un sistema inmunitario y unas defensas biológicas fuera de lo común en un ser humano de la época, aunque también sobresale por su horripilante aspecto físico, de baja estatura, encorvado, cojo y con una faz totalmente deformada por numerosas heridas, causadas por enfermedades, que han ido marcando el paso del tiempo a lo largo de su vida. En cambio, él es capaz de apreciar todos los olores que lo rodean, todos los que el viento traía hacia él, esos olores que pasan desapercibidos para las demás personas. Él tuvo esa virtud propia de olfato, con la que era capaz de reconocer cualquier olor. Tenía un olfato perfecto. Su obsesión en la vida era saber el método necesario para poder quitarle el aroma a las cosas y hacerlo suyo. Pretendía obtener olores que luego pudiera usar a su conveniencia. Con este fin se fue introduciendo en el mundo de la perfumería, donde elaboraría su técnica hasta el punto de conseguir todo lo que se proponía… El perfume perfecto.

    Pero Grenouille no tenía el conocimiento que todos conocemos sino aquel de los aromas y así, con ese conocimiento tan poderoso logra dominar a las personas, a tal grado que le amen, que le adoren, pero solo a su aroma, aquel perfume exquisito, el más perfecto que se había creado en el mundo. Grenouille se entristece porque es consciente de que el amor surgido no era hacia él sino hacia su perfume o aroma. Tal conocimiento lo adquiere con la niña de la Rue des Marais que contenía en ese entonces el mejor perfume que Grenouille pudo haber captado. Es entonces cuando comete su primer acto ilegal, su primer asesinato. Al parecer en ese momento Grenouille no era consciente de lo que estaba haciendo, más bien era ignorante al no importarle el precio que conllevaba la obtención de ese aroma.

    Grenouille era una persona que convivía con varias personas que tal vez no le tomaban importancia porque no tenía olor. En la sociedad en que vivimos tampoco somos tomados en cuenta si no tenemos aroma alguno, simplemente no llamamos la atención como lo harían otras personas que por el contrario si que poseen perfumes buenos y atractivos que a la vez muestran lo bien vestidos y elegantes que van las personas. Para él, los olores de las personas son como sus almas y gracias a esto puede llegar a conocer profundamente a una persona sin ni siquiera verla, lo que para nosotros es totalmente ilógico, pues lamentablemente vivimos en una sociedad en donde se le da más importancia a la imagen que al contenido, a la belleza física que a la espiritual. Todo lo que uno puede amar es el perfume de los demás. Amamos lo externo, lo superficial, lo que nos es útil de la otra persona, pero ella misma por sí, no nos interesa. Cuando Grenouille lo descubre decide que no quiere vivir más. Grenouille amó el olor de las cosas y aprendió a crear fragancias para influir en el hombre. Sin embargo, fue la perfección de su trabajo lo que lo llevó a la muerte, ya que produjo un perfume que despertó un amor desenfrenado en quienes estaban cerca de él que quisieron poseerlo y lo destrozaron. Tal vez la perfección anhelada por los hombres es lo que produce en algunas ocasiones alguna baja y aprendemos que las peores derrotas que puede sufrir el ser humano son aquellas en que el vencedor es uno mismo, algo muy cierto de lo que nos habla Suskind y debemos tener cuidado.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.