Alguen sabe donde puedo encontrar la liturgia pascual?

No logro encontrar en Internet todo el rito eucaristico de Pascua, algunos solo me dan las lecturas pero en realidad me sirve toda el rito de la Misa. Gracias!

6 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    hola acá te envió esta info, ojala te sirva ...saludos

    Vigilia Pascual

    --------------------------------------------------------------------------------

    La celebración es el sábado por la noche, es una Vigilia en honor del Señor, según una antiquísima tradición (Ex. 12, 42), de manera que los fieles, siguiendo la exhortación del Evangelio (Lc. 12, 35 ss), tengan encendidas las lámparas como los que aguardan a su Señor cuando vuelva, para que, al llegar, los encuentre en vela y los haga sentar a su mesa.

    La Vigilia Pascual se desarrolla en este orden:

    ' Primera Parte: Breve Lucernario

    Se bendice el fuego. Se prepara el cirio en el cual el sacerdote con un punzón traza una cruz. Luego marca en la parte superior la letra Alfa y en la inferior omega, entre los brazos de la cruz marca las cifras del año en curso. A continuación se anuncia el Pregón Pascual.

    ' Segunda Parte: Liturgia de la Palabra

    En ella la Iglesia confiada en la Palabra y la promesa del Señor, media las maravillas que desde los comienzos realizó Dios con su pueblo.

    ' Tercera Parte: Liturgia Bautismal

    Se llama a los catecúmenos, quienes son presentados ante el pueblo por sus padrinos: si son niños serán llevados por sus padres y padrinos. Se hace la renovación de los compromisos bautismales.

    ' Cuarta Parte: Liturgia de la Eucaristía.

    Al acercarse ya el día de la Resurrección, la Iglesia es invitada a participar en el banquete eucarístico, que por su Muerte y Resurrección, el Señor preparó para su pueblo. En él participan por primera vez los neófitos.

    Toda la celebración de la Vigilia pascual se realiza durante la noche, de tal manera que no se vaya a comenzar antes de iniciarse la noche, o se termine la aurora del Domingo.

    La Misa, aunque se celebre antes de la media noche, es la Misa Pascual del Domingo de Resurrección. Los que participan en esta misa, pueden volver a comulgar en la segunda Misa de Pascua.

    El sacerdote y los ministros se revisten de blanco para Misa. Prepárense cirios para todos los que participan en la Vigilia.

    Decálogo de los signos de la liturgia pascual

    Durante cincuenta días la Iglesia celebra a Jesucristo Resucitado. Cada domingo del año es también el día de la resurrección. La liturgia pascual está cuajada de signos que nos muestran el rostro del Resucitado y su presencia interpeladora entre nosotros:

    1.- Las flores: Son el fruto del jardín del Calvario, del jardín de la resurrección. Las flores son el fruto temprano la primavera radiante en su primer plenilunio. Las flores, frescas y primerizas, no pueden faltar en las celebraciones de pascua. Las flores hablan siempre por sí solas de fragancia, de belleza, de fruto, de pureza, de vida.

    2.- La luz: Jesús es la luz del mundo. Su resurrección es la luz que disipa definitivamente las tinieblas del pecado y de la muerte. La luz es para alumbrar, para guiar, para calentar. La liturgia de la Iglesia recrea este misterio de la luz con el fuego de la vigilia pascual y con el cirio, su simbólica imagen resucitada, su nuevo y definitivo icono pascual.

    3.- La palabra: La resurrección estaba presente en la entraña misma de las Escrituras, de la Palabra de Dios. Jesucristo es la Palabra de Dios encarnada. La vigilia pascual tiene por ello una liturgia especial de la palabra y el lugar de la palabra -el ambón, el atril- aparece florecido en pascua.

    4.- El agua: Jesucristo es el agua viva, el manantial de la vida, la fuente de esperanza, el hontanar de la felicidad. Quien la bebe nunca más tendrá sed. El agua es signo de vida, de limpieza, de purificación, de fecundidad. Con el agua y en agua renacemos a la vida nueva por el bautismo. La liturgia pascual venera de modo especial el agua bendecida en la noche santa y en esta agua renueva su fe y promesas bautismales.

    5.- El pan: Jesucristo es el pan vino bajado del cielo. El pan se convierte en su cuerpo, llagado y resucitado, y quien lo come tiene ya en prenda la vida eterna.

    6.- El vino: Jesucristo nos dejó su sangre derramada como bebida para la remisión de los pecados y encomendó a su Iglesia, a sus sacerdotes, hacer memoria de ella. Jesús Resucitado es el vino nuevo y definitivo, que sacie y no embriaga.

    7.- El incienso: El incienso era en la cultura pagana uno de los símbolos de la divinidad. En la liturgia cristiana es también expresión de adoración y veneración. El incienso es usado especialmente en las liturgias pascuales. "Suba nuestra oración, Señor, como incienso en tu presencia".

    8.- El aleluya: Jesucristo, en sus apariciones, llama a sus apóstoles y discípulos a la alegría. La palabra alegría en griego es "aleluya". El "aleluya" es utilizado en la liturgia pascual de manera permanente. La alegría, el aleluya, debe ser una de las consignas y de las características de los cristianos de todas las épocas. Su resurrección es la alegría que nadie nos podrá arrebatar.

    9.- La paz: Jesucristo es nuestra paz, es el príncipe de la paz. Con su muerte y resurrección ha hecho la paz y la reconciliación para siempre. Su saludo, en las apariciones tras la resurrección, es una invitación a la paz. Las escenas neotestamentarias de la resurrección están transidas de paz. La paz es don de los dones del Señor. La paz es credencial de la resurrección.

    10.-La misión: "Id a Galilea...", "¿Qué hacéis ahí plantados mirando al cielo". "Id y predicad el evangelio a todas las gentes...". La pascua no puede esperar. La gloria en nosotros y para nosotros del Resucitado no puede esperar. El cielo no puede esperar. Pero el cielo sólo se gana en la tierra: "Id, pues, y enseñad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo cuanto yo os he mandado. Yo estaré con vosotros siempre hasta la consumación del mundo".

  • hace 1 década

    debes pedirle el leccionario al parroco de tu parroquia...y le buscas alli..pero te paso un sitio mas personal ...donde esta bien organizada:[_private/infoíndi.htm][_private/footer.htm]

    Fuente(s): private/header.htm] -------------------------------------------------------------------------------- Vigilia Pascual
  • Anónimo
    hace 1 década

    La puedes encontrar en cualquier Iglesia, toda vez, que fue anoche la celebración de la liturgia Pascual.

  • hace 1 década

    EN LAS LIBRERIAS PAULINAS TIENE MISALES MENSUALES Y AHI VIENE TODA LA LITUGIA PASCUAL, DESCONOZCO SI TIENEN SITIO EN INTERNET.

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 1 década

    La Pascua en la vida cristiana y en la Liturgia. Toda la vida cristiana, y más explícitamente su expresión en la Liturgia, se centra en el misterio pascual y se desarrolla en el ámbito del mismo. Como testimonia el N. T., la predicación de la fe y su aceptación -principio de la vida de los hijos de Dios- se basan en el hecho de la muerte y resurrección de Jesucristo; la vida cristiana viene caracterizada por el compromiso de manifestar, de testificar, el amor que Dios ha revelado a los hombres principalmente con su muerte y resurrección; gracias a la muerte y resurrección de Jesucristo, la vida humana adquiere una dimensión de trascendencia que alimenta la esperanza del pleno acabamiento de la obra de redención, en la Pascua celestial, en la reunión definitiva con Dios (v. SANTIDAD IV). La vida cristiana, la santidad, es identificación con Cristo (v. JESUCRISTO v), participación en su muerte y resurrección, que comienza en el Bautismo (v.), y continúa en la lucha de cada día (v. LUCHA ASCÉTICA) para, en todo, morir al pecado (v.) y vivir la vida nueva de la gracia (v.), alimentada por los sacramentos (v.), hasta llegar a la unión definitiva con Cristo (V. CIELO III; PARUSÍA II). La Liturgia (v.), «cumbre a la cual tiende la actividad de la Iglesia y fuente de donde mana toda su fuerza» (Vaticano 11, Sacrosanctum Concilium, 10), es exponente significativo del misterio pascual; su variedad de formas, los diferentes elementos que la componen, giran alrededor de un núcleo: la celebración, con su correlativa participación, de la Pascua.

    El Conc. Vaticano II ha explicado ampliamente el lugar que ocupa la P. dentro del culto cristiano, especialmente en la Const. Sacrosanctum Concilium sobre Liturgia: «La Liturgia, por cuyo medio se ejerce la obra de nuestra redención, ...realizada principalmente por el misterio pascual de la bienaventurada Pasión, Resurrección de los muertos y gloriosa Ascensión de Cristo» (n° 2 y 5), se centra en la Misa, renovación incruenta del Sacrificio de Jesucristo, y en los Sacramentos: «Por el Bautismo los hombres son injertados en el misterio pascual de Jesucristo: mueren con Él, son sepultados con Él yresucitan con Él»... (n° 6). «La Liturgia de los Sacramentos y Sacramentales hace que, en los fieles bien dispuestos, casi todos los actos de la vida sean santificados por la gracia que emana del misterio pascual, de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, del cual todos los Sacramentos y Sacramentales reciben su poder» (n° 61). «La obra de nuestra redención se ejerce sobre todo en el divino Sacrificio de la Eucaristía» (no 6): «El sacrificio Eucarístico perpetúa por los siglos hasta la vuelta del Salvador, el Sacrificio de la Cruz» (n° 47). Así «cuantas veces los fieles comen la Cena del Señor proclaman su Muerte hasta que Él vuelva...». Por eso «la Iglesia nunca ha dejado de reunirse para celebrar el misterio pascual, leyendo cuanto a él se refiere en toda la Escritura, celebrando la Eucaristía, en la cual se hace de nuevo presente la victoria y el triunfo de la muerte de Jesucristo» (no 6) (V. LITURGIA; MISA; EUCARISTÍA; SACRAMENTOS y SACRAMENTALES).

    Es bajo la perspectiva del misterio pascual que ha de renovarse y organizarse la Liturgia (ib. n° 102-111; v. AÑO LITÚRGICO). Comentando la exposición conciliar, la I Instrucción sobre Sagrada Liturgia, publicada por el Consilium para la aplicación de la mencionada Constitución y por la Congregación de Ritos, resume: «La razón de ser de la acción pastoral centrada en la Liturgia es hacer que se traduzca en la vida el misterio pascual, en el que el Hijo de Dios, encarnado y hecho obediente hasta la muerte de cruz, es exaltado en su Resurrección y Ascensión de suerte que pueda comunicar al mundo la vida divina, por la que los hombres, muertos al pecado y configurados con Cristo, ya no vivan para sí, sino para Aquel que murió y resucitó por ellos. Esto se realiza por la fe y los Sacramentos de la fe, principalmente por el Bautismo y por el Sacrosanto misterio de la Eucaristía, en torno al cual se ordenan los demás sacramentos y sacramentales, y el ciclo de celebraciones con que la Iglesia va desplegando a lo largo del año el misterio pascual de Cristo» (AAS 56, 1964, no 6) (cfr. H. Tenny, El misterio pascual en el año cristiano, Barcelona 1964).

    2. La celebración anual de la Pascua. En la celebración diaria del Santo Sacrificio de la Misa se renueva incruentamente el sacrificio pascual de Cristo, su muerte y resurrección; pero especialmente «La Iglesia, por tradición apostólica, que trae su origen del mismo día de la Resurrección de Cristo, celebra el misterio pascual cada ocho días, en el día que es llamado con razón el día del Señor o Domingo» (Sacr. Conc., 106; V. DOMINGO). Esta memoria la celebra una vez al año con especial relieve «en la máxima solemnidad de la Pascua» (ib., 102). Según parece, al principio todos los domingos del año tenían el mismo carácter e importancia. Pero pronto, en el s. II a más tardar un domingo que era considerado como aniversario de la Resurrección despunta entre el ritmo normal de los demás domingos del año.

    Sobre las primeras celebraciones anuales de la P. no quedan muchos testimonios. Según algunos la P. anual existía ya en los tiempos apostólicos. Varios textos del N. T., y sobre todo la primera epístola de S. Pedro, habrían sido escritos en función de la catequesis pascual litúrgica, compuesta principalmente de la predicación sobre la fe, sobre los sacramentos de la iniciación cristiana y sobre su celebración como culto de la Iglesia. Según otras opiniones, la fiesta anual de la P., como distinta por su solemnidad de los demás domingos, sería el resultado, obtenido paulatinamente, del deseo de conmemorar con especial atención el aniversario de la Resurrección de Jesucristo. Quizá contribuyera a ello la necesidad de afirmar eficazmente entre los cristianos procedentes del judaísmo (v. JUDEOCRISTIANOS), cuando los hebreos celebraban su P. en las mismas fechas, que la antigua P. había sido reemplazada por la nueva. Las diversas opiniones parecen complementarse.

    En el s. II la estructura litúrgica de la P. era la de los otros domingos: seguramente un oficio, celebrado durante la noche del sábado al domingo, compuesto de lecturas, cantos, predicación y oraciones, que culminaba, al amanecer, con la Eucaristía. Pero pronto, al organizarse el catecumenado (principios del s. III; v. CATECÚMENO), entró a formar parte de ese oficio la administración oficial y solemne del Bautismo, con los otros sacramentos de la iniciación (v.) cristiana. Desde este momento, la liturgia pascual se va desarrollando hasta formar una Vigilia que se extiende mucho más que las normales. De ahí el nombre que le dan los orientales de pannuquia, es decir, que ocupa toda la noche. Los Padres, por la importancia que va adquiriendo la celebración de la P., llaman a la festividad «madre de todas las Vigilias», en la que nadie puede dejar de participar. Esta participación era favorecida en algunos sitios por el sentimiento popular de que en medio de una celebración pascual volvería Jesucristo. Tal sentimiento promovió en ocasiones un fervor y una tensión de espíritu extraordinarios, de los que se hacen a veces eco las alocuciones de los Padres antiguos pronunciadas en esa ocasión.

    Al principio en la liturgia pascual dominaban los temas de la Pasión de Jesucristo -justificada por la interpretación de la palabra P. como derivada de pasjein (padecer)- y el de la Resurrección, el del «tránsito» de la muerte a la vida -conforme a la traducción bíblica del término P. por «paso» de Dios-. Cuando se completó la fiesta de la P. con el «triduo sagrado», como fases de una misma solemnidad, el tema de la Pasión se dejó para los otros días (v. SEMANA SANTA). Por otra parte, el tema de la Resurrección, sobre todo en Occidente, fue concretándose, en la Vigilia pascual, en las relaciones del hecho histórico con el Bautismo.

    Uniendo los elementos de los primitivos oficios nocturnos, la Vigilia pascual consta de tres partes: bendición de la luz, lecturas, con cantos y oraciones, y celebración de los sacramentos de la iniciación cristiana, coronadas por la Misa o Eucaristía. Aunque este esquema se ha mantenido siempre, en el transcurso de los siglos la estructura de la Vigilia pascual y la de la Semana Santa se sobrecargó a veces de elementos accidentales; en la tradición romana, se anticipó la Vigilia a la mañana del Sábado Santo, dejando la Misa para la madrugada o la mañana del Domingo de Pascua. A raíz del movimiento litúrgico (v.) en el s.XX, la Vigilia pascual, como la Semana Santa (v.), fueron objeto de alguna revisión y renovación (cfr. los Decretos Dominicae Resurrectionis Vigiliam, en AAS 43, 1951, 128-129, y Maxima redemptionis nostrae mysterium, AAS 47, 1955, 838-847). Posteriormente, en el Misal Romano publicado en 1970, en experimentación, hay pocas modificaciones.

    3. La Vigilia Pascual: a. La bendición de la luz. La liturgia de la Vigilia pascual comienza con la bendición de la luz. Ya en la liturgia judía existía este rito: En los oficios vespertinos, al simple gesto de encender las lámparas para alumbrar el local de reunión de la asamblea, se añadió una bendición que tendía a dar un sentido sagrado a esa acción de utilidad. Dentro de los ágapes rituales del sábado o de las vigilias de las grandes fiestas, la bendición de la lámpara adquiría una solemnidad singular. Es muy probable que Jesucristo la hubiera pronunciado en la última Cena. La Iglesia asumió esa costumbre, cambiando el contenido de la bendición judía por otro típicamente cristiano, tal como lo atestiguan los textos más antiguos conservados; hay en ellos una teología sobre la «iluminación» que nos viene del mensaje de Jesucr

  • romana
    Lv 5
    hace 1 década

    Aquí te dejo el link de la liturgia completa

    Que Dios te bendiga

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.