Anónimo
Anónimo preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 1 década

¡*¡*¡*¡*quimera de filosofia*¡¡*¡*¡*?

diavago en las sombras con pensamientos irracionales que no son de este mundo y c le ocurren a pocos, no me siento en mi persona y en la sombra veo una carta perdida en el buzon que me dice yo te amo pero esto c tiene que acabar no debemos estar separados pero tampoco juntos si quieres acompañame a la rivera del abismo pero no me sigas mas alla de hay ,ya que te perderias y no quisiera que te pase nada porque te anhelo mucho y te mantengo del lado de la luz lastima que no puede llegar hasta ti para poder estar juntos en la eternidad,pero como no puedo hacer eso te vijilo desde un rincon oscuro para que no te acerques a los lados negros de este mundo ya que yo los conosco muy bien soy un angel que esta pagando de sus errores perdi mis alas y estoy divagando en este mundo hasta conseguir el perdon de mi señor SI QUIERES me llamas con nombres de este mundo porque no podrias pronunciar mi verdad.

*******una QUIMERA FILOSOFICA*****

¿PORQUE SE LLAMA ASI Y EL QUE HACE AQUY?

1 respuesta

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    'QUIMERA

    Me gustaría empezar este artículo con una cita de Carlos Cardona en su obra póstuma que lleva por título “Aforismos”. “Sólo la metafísica puede justificar por sí misma sus conceptos fundamentales: su finalidad propia es precisamente la reducción al fundamento”[1].

    Kant ya se encargó de eliminar el valor de ciencia de la metafísica en su “Crítica de la razón pura”, y, por tanto, nos despojó del fundamento. Fue él quien planteó el problema de fondo, y dividió la realidad en dos ámbitos: lo fenoménico y lo nouménico. Y como afirma Alejandro Llano, “si bien no todos somos kantianos, todos somos postkantianos” . Pues bien, en la postmodernidad ha habido dos corrientes que se centran en las dos posibilidades que nos legó el filósofo de Königsberg: la fenomenología y la noumenología.

    La fenomenología como ciencia filosófica se inició con Husserl y ha tenido grandes repercusiones desde que la fenomenología comenzó a dar sus primeros pasos. El gran vástago de la fenomenología fue el Círculo de Gotinga, formado por discípulos de Husserl como: Adolf Reinach, Dietrich von Hildebrand, Edith Stein, Nicolai Hartmann, Ingarden y Scheler entre otros. Del mismo círculo nació la noumenología a cargo de uno de los mejores discípulos de Husserl: Heidegger. Pero, pronto se desvinculó de la fenomenología pues, para él, ésta era demasiada esencialista, y de lo que se tenía que ocupar la filosofía, pensaba, era del ser, de la existencia. Este existencialismo pronto comenzó a manifestarse de muchas maneras como en Kierkegaard, Jaspers, Sartre, y otros.

    Así, de este modo se dividieron los caminos de la filosofía, y, con ello, las veredas de la verdad. Pero esto no es una novedad en la historia de la filosofía de occidente. La división en la modernidad entre racionalistas y empiristas ha sido una manifestación más de los reduccionismos filosóficos.

    ¿Qué nos ha legado hoy la escisión entre esencialistas y existencialistas? En otras palabras, ¿qué nos ha legado la postmodernidad? Si me quedara aquí, parece que la filosofía no nos ayuda. Pensar así no es propio de un filósofo.

    Se trata de una quimera, de una ilusión, de un espejismo. ¿Cuál es la esencia del espejismo? Suponer algo real. Esto es lo que ha hecho la postmodernidad: suponer, idealizar, soñar, presumir. Si bien la fenomenología no responde al fundamento al admitir una intuición intelectual, la noumenología no responde al ser, supone un ser sin sentido, a corto plazo, sin terminar, hecho únicamente para la muerte: ha supuesto el fin, pero un fin inmanente no puede ser un verdadero final.

    La fenomenología iniciada por Husserl no puede justificar ningún fundamento, por eso su quehacer principal es la de describir el fenómeno, pero no indagar al problema de su conocimiento y fundamento.

    La reducción eidética no es una reducción al fundamento. Se trata pues del talón de Aquiles de la fenomenología. Dar una explicación del dato originario no le puede competir a la fenomenología porque su propio método se lo impide. El método fenomenológico sólo consiste en una actitud, pero, en ningún caso en una fundamentación. Lo que le queda es, como le ocurrió a Kant, suponer lo incondicionado, pero es aquí donde la doctrina cae por su propio peso. También la ciencia experimental supone las cosas e incluso los fenómenos.

    Hace falta, y hoy mucho más que nunca, una metafísica que vaya más allá, que vaya al fundamento. De lo contrario el método de la filosofía se identifica con el de la ciencia, y así, no podemos responder al qué y a los por qué que la realidad nos interroga en nuestro afán de llegar a la verdad de las cosas. Con la identificación del método científico y del filosófico sólo podemos dar una explicación al cómo. Este es el gran yerro de la modernidad incoada por Descartes. Hemos sustituido el qué y el por qué por el cómo, y de este modo, la filosofía se ha estancado, mientras que la técnica avanza de forma indefinida.

    Ahora bien, ¿es esto un verdadero progreso? ¿no nos estamos alejando cada vez más de lo real? ¿es el cómo el verdadero fundamento o es un espejismo de verdad?

    El injusto desprestigio que la metafísica sufrió y que se atisbó ya en la escolástica tardía es el error que la modernidad nos legó y que la postmodernidad ya lo ha olvidado. El olvido del ser es lo que Heidegger –padre de la noumenología- achaca a la cultura occidental, pero el mismo Heidegger, mientras que detecta el problema, no lo remedia. La memoria del olvido del ser nos debe de llevar, -me atrevería a decir, necesariamente- a una metafísica del ser, a una metafísica que nos lleve al fundamento y, de este modo, reconducir la historia hacia el verdadero progreso. De esto no fue consciente Sartre, quien, frente al ser, instala la alternativa en la nada, “algo” que carece de todo conocimiento y, que a la vez, no puede fundamentar nada de nada.

    A mi juicio, es en este reconducimiento hacia una metafísica del ser donde el verdadero filósofo debe poner todo su empeño. De lo contrario, la tarea seguirá constando en el cómo, será una tarea descriptiva o analítica que no busca el origen, y, por ello, no es una tarea propiamente filosófica. Es en el cómo donde brilla la eficacia, la técnica y el progreso, pero sólo en el qué y en el por qué es donde irradia la verdad, el fundamento.

    El cómo es propio de lo externo, pero olvida lo íntimo, el ser. El cómo se sitúa en el ámbito de lo trivial (en el plano metafísico), de lo superfluo, pero no da una respuesta a la hondura de nuestro ser.

    El ideal de la técnica es la progresiva mejora de los medios, radica en la sustitución de un medio por otro mejor, pero olvida los fines. Además, la técnica no sabe hacia dónde va, pues sólo tiene experiencia del pasado, no del futuro, no sabe de fines. Por el contrario, la metafísica, al versar de fines, sabe hacia dónde va, pues en su origen está ya inserto el fin.

    Fuente(s): *:*
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.