los ejercicios finales del libro de lectura el escarabajo de oro y los crimenes de la calle morgue?

pOrfavOrrr necesito rápidamente los ejercicios del aula de lectura del libro el escarabajo de oro los crimenes de la calle morgue de la editorial vicens vives del autor edgar allan poe...!

es urgenteeeeeeeeee!! porfavor!

1 respuesta

Calificación
  • Mejor Respuesta

    El escarabajo de oro (título original en inglés: The Gold Bug) es un cuento del escritor estadounidense Edgar Allan Poe publicado por primera vez en junio de 1843, en el Philadelphia Dollar Newspaper, después de que Poe ganase un concurso de relatos cortos convocado por el propio periódico, que además estaba premiado con 100 dólares.

    Argumento

    William Legrand, tras sufrir problemas económicos, se trasladó a la isla Sullivan, donde fijó su residencia. Se dedicaba a la caza y pesca. Salía a excursiones acompañado de su sirviente negro, Júpiter.

    El narrador anónimo de la historia entabló amistad con Legrand. Una tarde lo visitó y se enteró que Legrand había encontrado un escarabajo de oro. No lo vio porque Legrand lo había entregado a un teniente. Esa tarde los dos amigos tuvieron algunos malentendidos, así, el narrador se despidió y se fue a su casa.

    Un mes después el narrador recibió la visita de Júpiter, quien le entregó una carta escrita por su amo. El narrador leyó y se enteró que Legrand quería verlo. En el acto partieron los dos. Legrand lo recibió con cortesía y le dijo que lo acompañara a una expedición por las colinas. El narrador no quiso, pero luego aceptó y así partieron Legrand, Júpiter, el narrador y el perro. Cuando llegaron a un árbol frondoso, Legrand le ordenó a Júpiter que subiera con el escarabajo pendido de una cuerda. Júpiter subió decidido y llegó hasta una calavera. Legrand le dijo que pasase el escarabajo por el ojo izquierdo de la calavera. Júpiter lo hizo. El escarabajo descendió a la tierra. Legrand marcó el punto donde había caído el escarabajo e hizo algunas mediciones. Luego empezaron a excavar en busca del tesoro. No lo encontraron. Legrand se irritó con Júpiter porque se había equivocado al determinar el ojo izquierdo de la calavera. Entonces empezaron con otra excavación. Después de unas horas encontraron el cofre ansiado. Todos se emocionaron de alegría. Ahora tenían el botín en las manos. Entonces Legrand le confesó al narrador la forma cómo había llegado a conocer la presencia del tesoro. Dijo que había encontrado el escarabajo de oro con un pergamino. El pergamino contenía un criptograma que Legrand había descifrado. El pergamino había pertenecido a un pirata que había enterrado su apreciado tesoro.

    Criptografia

    En la historia se involucra la criptografía con un detallado método para decodificar una simple substitución de cifras usando frecuencias de letras. El criptograma es:

    53‡‡†305))6*;4826)4‡.)4‡);806*;48†8

    ¶60))85;1‡(;:‡*8†83(88)5*†;46(;88*96

    *?;8)*‡(;485);5*†2:*‡(;4956*2(5*—4)8

    ¶8*;4069285);)6†8)4‡‡;1(‡9;48081;8:8‡

    1;48†85;4)485†528806*81(‡9;48;(88;4

    (‡?34;48)4‡;161;:188;‡?;

    El mensaje traducido es:

    A good glass in the bishop's hostel in the devil's seat

    forty-one degrees and thirteen minutes northeast and by north

    main branch seventh limb east side shoot from the left eye of the death's-head

    a bee line from the tree through the shot fifty feet out.

    Un buen cristal en el hostal del obispo en la silla del diablo

    cuarenta y un grados y trece minutos nororiente y por el norte tronco principal

    septima rama lado oriental disparar el ojo izquierdo de la cabeza de muerto

    una linea de abeja del arbol a traves del tiro quince metros fuera.

    Por ende, los siguientes carácteres representan su respectiva letra:

    Carácter Letra

    5 a

    † d

    8 e

    3 g

    4 h

    6 i

    * n

    ‡ o

    ( r

    ; t

    Carácter Letra

    0 l

    ) s

    2 b

    ¶ v

    1 f

    : y

    ? u

    9 m

    - c

    Los crímenes de la calle Morgue (The Murders in the Rue Morgue en inglés), también conocido como Los asesinatos de la calle Morgue o Los asesinatos de la rue Morgue, es un cuento policíaco y de terror del escritor estadounidense Edgar Allan Poe publicado por primera vez en en la revista Graham's Magazine, de Filadelfia, en el mes de abril de 1841. Se trata del primer relato de detectives propiamente dicho de la historia de la literatura.

    Argumento

    Se produce el bárbaro asesinato de dos mujeres, madre e hija, en un apartamento de una populosa calle de París. Las primeras investigaciones no dan resultado alguno, evidenciándose la impotencia de la policía para esclarecer los hechos. Finalmente se hace cargo del asunto un detective aficionado, M. Dupin, que tras intensa y brillante investigación, ofrece una explicación extraordinaria.

    Los crímenes de la rue Morgue, aparte del primer relato policíaco, es asimismo el primer misterio de "habitación cerrada", en el que se reta al lector a explicar un enigma aparentemente insoluble y planteado en un ámbito muy concreto y delimitado. Los temas del cuento son dos esencialmente: la brutalidad ciega y su oponente dialéctico, el raciocinio, o, en un nivel metafórico, las tinieblas y la luz; y, como en todo relato detectivesco que se precie, ésta al final saldrá triunfante.

    Al igual que en otras ocasiones, para su composición el autor se inspiró libremente en un caso real, así como, se ha apuntado, en el personaje del inspector de policía parisino Vidocq. Este celebérrimo agente, pues, estaría detrás del inefable protagonista de Los asesinatos..., el detective Monsieur Auguste Dupin (personaje que a su vez, nadie lo pone en duda, constituye el principal modelo para el Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle).

    El relato, que se cuenta entre los más largos que escribió Poe, es el primero de una serie que completarán en los años siguientes El misterio de Marie Rogêt y La carta robada. Los tres citados, junto con El escarabajo de oro (cuento también de raciocinio, pero de estilo más bien aventurero), evidencian una tendencia muy acusada en su autor, como es la investigación lógica y analítica.

    Los asesinatos…, en efecto, se abren con una disertación de varias páginas sobre el tema, que posiblemente en su día llamaría mucho la atención a los lectores de Graham's, la revista en que apareció, por centrarse en tema tan novedoso. Así describía Poe en sus primeras líneas esta facultad de la inteligencia:

    El analista halla su placer en esa actividad del espíritu consistente en desenredar (subrayado del autor).

    Paul Valéry destacó por encima de todas esa singularísima capacidad en el norteamericano: el glorioso intelecto, la inteligencia pura, una de las más preclaras en la historia del arte, asegura el poeta francés, y que Poe desarrolló de modo extenso y con evidente fruición, principalmente en dos planos: en este analítico y materialista de sus relatos de detectives, y en el mucho más abstracto y especulativo de sus relatos llamados metafísicos (El poder de las palabras, El coloquio de Monos y Una…) y su poco y mal comprendida disertación cosmogónica Eureka.

    Los crímenes de la calle Morgue es singular, dentro de la obra cuentística de Poe, porque en él, como en los otros citados, brilla por su ausencia el componente imaginario y fantasmagórico en el que tanto descolló su autor. Supongo que bien puedo decir que ninguno de los dos cree en acontecimientos sobrenaturales, declarará Dupin en un momento de su deslumbrante deducción elucidatoria.

    Pero en este relato analítico se aprecia algún matiz diferencial con respecto a los posteriores. Siendo Poe su responsable, la truculencia morbosa tenía que aparecer por algún sitio (sólo La carta robada se muestra limpia e impoluta en ese sentido), máxime habida cuenta de lo escabroso del tema elegido. Así, el resultado final, el intenso escalofrío que produce la historia, parece debido al explosivo cóctel que se nos ofrece y en el que actúan alternativamente el frío razonamiento inductivo con las dinámicas escenas, aunque sólo sugeridas, de monstruosa violencia, algunas de las más terroríficas imaginadas por su autor. La visión paralela, ya lógicamente estática, de las dos mujeres muertas y mutiladas, captadas en abominables posturas, ha sido profusamente reproducida en todos los medios gráficos, y sólo parece comparable, por la impresión que produce, a la que remata ese otro portento del espanto que constituye El gato negro.

    ojala y te sirva esta informacion...

    saludos...

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.