¿Por qué es peligroso emplear íconos en la adoración religiosa?

Esto incluye no sólo imágenes de Santos, Cristos y Vírgenes sino cuando levantan imágenes de Dios mismo, Jehová, el Padre de nuestro Señor Jesucristo... ¿le agradará a Él que hagamos estas cosas?

8 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Querida Lucy:

    Y aún recuerdo el sentimiento que tienen quienes asisten a las iglesias para rendir culto inclinados ante las imágenes.

    El caso de la imágen, una estatua perfectamente esculpida , de Jesucristo, agonizando colgado en la cruz con su frente y sienes sangrantes por la corona de espinas, su costado exhibiendo la llaga sangrante del punzado que con la lanza habían infligido soldados romanos, así como sus manos y sus pies sangrando por los clavos incrustados en su carne con los que estaba colgado.

    Sentíamos compasión por su martirio, sentíamos su dolor y fundamentalmente íbamos nosotros a compadecernos de el, sintiendo lástima por su dolor e intentando ayudarlo. Creíamos que él nos necesitaba.

    Pero a su vez, el, a pesar de su inmenso dolor con su mirada de tristeza parecía indicarnos que nos veía y que buscaría la forma de ayudarnos.

    Era una sensasión similar a la de asistir a un velatorio donde uno está con el muerto, acompañándolo en su lecho de muerte.

    Adorábamos al Hijo, sintiendo que era el Padre. Lo adorábamos muerto o a pundo de morir en su agonía.

    El caso con la virgen María era algo similar. Adorábamos a una mujer que nunca jamás había tenido una alegría, una mujer triste, que siempre fue triste. Tallada en madera por un orfebre o esculpida en fino marmol, o moldeada en el frío yeso decorado con esmáltes sintéticos de colores y engalanada con piezas labradas de metal le daban el aspecto de una reina inerte, estática, gélida. Inmutable ante lo que le decíamos en nuestras oraciones, siempre mantenía su misma expresión igual cuando llegábamos a inclinarnos que cuando nos íbamos de allí.

    Similar el caso con los "santos"

    Cuando mi amigo y compañero de trabajo del Servicio Mecánico de Surtidores en la Planta de Mar del Plata de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, el muy buen Carlos Alfredo Losa me abrió la Biblia y pude leer allí las palabras de Isaías 42:8, me sentí sorprendido pero a su vez feliz y alegre por haber encontrado la verdad de lo que Dios quiere y lo que no quiere.

    Allí leí lo que el mismo Dios hizo escribir, dictandole al profet Isaías:

    "Yo soy Jehová. Ese es mi nombre, y a ningún otro daré yo mi propia gloria, ni mi alabanza a imágenes esculpidas"

    Pero también entendí que en si mismas, las estátuas, las imágenes, los íconos no son peligrosos, porque no pueden causarnos ningún daño. No pueden hacernos mal. Y lo que es más ¡tampoco pueden hacernos bien! No sirven ni siquiera para hacernos ni mal ni bien. Eso se explica claramente en Jeremías 10:5 que dice:

    "no pueden hablar. Sin falta son llevados, porque no pueden dar paso alguno. No tengan miedo a causa de ellos, porque ellos no pueden hacer nada calamitoso y, lo que es más, el hacer bien no está con ellos”.

    ¡Entonces lo comprendí! Yo estaba en una situación de peligro! Por utilizar esas imágenes esculpidas al intentar adorarlo, en realidad estaba siendo rechazado por Dios mismo. EL PELIGRO ERA QUE HACÍAN QUE DESAGRADARA A DIOS.

    Y me arrepentí, Lucía, y me causó pesar lo que había hecho, y me sentí defraudado de que la Iglesia me hubiera enbañado.

    TIré las imágenes que eran mías en mi casa, crucifijos, figuritas de cartulina (estampitas) estatuítas de unos santos.... tiré todo.

    Además Lucía, me sentí mal porque también había pecado muchas veces al rezar a santos, Jesus y a su mamá María, cuando claramente Jehová dice que el "no compartiré mi propia gloria".

    Además leí directamente de la Biblia algo que me impactó, fueron las palabras registradas en Hechos 17:24-25, que dice:

    "El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que hay en él, siendo, como es Este, Señor del cielo y de la tierra, no mora en templos hechos de manos, ni es atendido por manos humanas como si necesitara algo, porque él mismo da a toda persona vida y aliento y todas las cosas"

    ¡Y me sentí mal del pecado que había cometido al ir a la iglesia pretendiendo "atenderlo" tanto cuando asistía a cualuier misa, como por los años que serví como monaguillo y yo creía que "estaba atendiendo a Dios" pues prendía y apagaba las velas, hacía humear el incienso, y cuidaba a esas imágenes como si yo estuviera"atendiendo" a Dios, y lo que es peor ¡haber creído que Dios moraba allí en el templo, en la Iglesia!

    Inmediatamente salí de allí, salí en el sentido de que nunca más fui a ningún oficio religioso falso, dejé a la religión Católica que me engañó por tantos años y que me impulsó a cometer semejante pecado ¡nada menos que en la forma de adorar a Dios".

    Hice entonces lo que dice Apocalipsis (Revelación) 18:4-5

    que dice:

    “Sálganse de ella, si no quieren participar con ella en sus pecados, y si no quieren recibir parte de sus plagas. Porque sus pecados se han amontonado hasta llegar al cielo, y Dios ha recordado sus actos de injusticia"

    Si Lucía, es como dices, es SUMAMENTE PELIGROSO ADORAR IMÁGENES por eso escapé de allí. No quería que Dios me confundiera... como dice el adgio famoso

    "Dime con quien andas y te diré quien eres"

    ¡Yo nunca volví a estar con la Iglesia Católica! ¡Yo nunca más sería cómplice de sus pecados! Fue a princiíos de agosto de 1969 la última vez que participé de rituales católicos, pues a mediadod de 1969 fue que ese gran amigo y siervo fiel de Jehová, Carlos Alfredo Losa, ahora ya fallecido habiendo cumplido en probarse fiel hasta la muerte, en un solo momento de un día me hizo conocer la verdad, que en diecinueve años la Iglesia Catolica me había ocultado, llevándome a pecar gravemente contra Dios al usar las peligrosas imágenes e íconos en su adoración.

    Hoy, al igual que yo, muchas personas están abriendo sus Biblias y dejando la Iglesia Católica para adorar al único Dios VIVO y VERDADERO:... J . E. H . O . V . Á

    .

    .

  • Anónimo
    hace 1 década

    Porque la imagen es medio, no fin.

  • hace 1 década

    EL RIESGO QUE HAY EN "ADORAR" IMÁGENES ES EN CAER EN LA idolatría. aHORA BIEN, LOS CRISTIANOS NO IDOLATRAMOS, ALABAMOS A LA VIRGEN POR EJ. COMO MEDIO DE EXPRESIÓN EN EL CULTO, ES COMO TENER UNA FOTO DE ALGUIEN QUERIDO PARA RECORDARLA. pERO SI ESO SE TRANSFORMA EN UN RITO VACÍO, SUPERFICIAL, SOLO LA IMAGEN X LA IMAGEN MISMA, SALUDO Y REZO MIL AVEMARÍAS Y NO CUIDO DE MI PROPIA MADRE, ......ASÍ NO HAY COHERENCIA. SALUDOS VIRTUAL¡¡

    Fuente(s): BIBLIOG. CRISTIANA
  • Anónimo
    hace 1 década

    si no le agrada que envie un email protestando

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 1 década

    veo que tienes una ignorancia espiritual, y no te lo digo para

    menospreciarte sinò para que leas la Biblia, allì Dios conde

    na expresamente la idolatrìa, y usar ìconos o imàgenes es

    aborrecido por Dios, aùn si los mismos son i`màgenes o

    ìconos que lo representen - Al idòlatra, Dios no solo lo conde

    na sinò que pierde su salvaciòn, o sea que cuando muera

    se irà al infierno, lisa y llanamente. Saludos.

  • Anónimo
    hace 1 década

    No hay ningún peligro.Las tengo y jamás me ha pasado nada con ellas; al revés,estoy segura que me han ayudado de alguna manera. En ellas pongo mi pensamiento "material", para ayudar a fijar el espiritual.

    Saludos.

  • betty
    Lv 6
    hace 1 década

    DIOS es espiritu dice la biblia ,y los q le adoran en espiritu y verdad es necesario q le adoran} ademas quien a visto a DIOS }?como lo adoraras mediante una imagen creada a la idea y manos de hombres pecadores,q venden imagenes con precio y nimgun valor.y es algo loco no crees? adorar algo como objetos,q no pueden hablar y oirnos,ni tampoco andar,la bibla dice q no podemos inclinarnos a imagenes ni honrrarlas. ,,,,bendiciones

  • Anónimo
    hace 1 década

    Dicen que para no caer en la tentación de adorar a los iconos en vez de a Dios.

    En cuanto a si le agradará, no se, pero creo que no le agradará que lo adornen con oro y joyas, cuando el mismo fue carpintero. Además supongo que preferirá que vayan a la gente necesitada, en lugar de a una estatua. Saludos.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.