Anónimo
Anónimo preguntado en Sociedad y culturaReligión y Espiritualidad · hace 1 década

Como quitar las marcas que deja el odio,la ira y el enojo?

Esta es la historia de un muchachito que tenía muy mal carácter. Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia debería clavar un clavo detrás de la puerta.

El primer día, el muchacho clavo 37 clavos detrás de la puerta.

Las semanas que siguieron, a medida que el aprendía a controlar su genio, clavaba cada vez menos clavos detrás de la puerta. Descubrió que era más fácil controlar su genio que clavar clavos detrás de la puerta.

Llegó el día en que pudo controlar su carácter durante todo el día.

Después de informar a su padre, este le sugirió que retirara un clavo cada día que lograra controlar su carácter.

Los días pasaron y el joven pudo anunciar a su padre que no quedaban más clavos para retirar de la puerta…

Su padre lo tomo de la mano y lo llevo hasta la puerta. Le dijo: “has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta. Nunca más será la misma. Cada vez que tu pierdes la paciencia, y te enojas eres capaz de dejar cicatrices en las personas exactamente como las que aquí ves, y es necesario que estas luego sean sanadas “.

Tu puedes insultar a alguien y retirar lo dicho o disculparte, pero del modo como se lo digas, lo devastará, y la cicatriz podría perdurar para siempre. Una ofensa verbal es tan dañina como una ofensa física. Los amigos son en verdad una joya rara. Ellos te hacen reír y te animan a que tengas éxito. Ellos te prestan todo, comparten palabras de elogio y siempre quieren abrirnos sus corazones.

Actualización:

Espero como siempre sus respetuosas opiniones, Un beso, yo.-

16 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    Querida amiga, nuevamente vemos el poder tan grande que tienen nuestras palabras, por ello debemos usarlas para edificar siempre. Pienso que para quitar las cicatrices que deja el rencor podemos comenzar por pensar que así como Dios nos perdona a diario, así también debemos aqprender a perdonar a la gente que nos lastima. En el momento en el que aprendemos a perdonar se curan las cicatrices que deja el dolor.

    Un beso enorme

  • hace 1 década

    Creo que en lugar de llevar un record (aunque bello tu relato es meramente ilustrativo) lo que funciona (creo) es perdonarte, el día que te perdonas a ti mismo y dejas de lado culpas estorbosas puedes ser una mejor persona.

    Realmente hay personas que espero que no me amen como a ellos mismos.

    Una tía decía que hay que rezar por los que nos hacen la vida de cuadritos para que sean felices, pues las personas felices no dañan y te llenan de alegria.

    Por cierto, no creo que nadie te insulte u ofenda a menos que quieras sentirte así.

    bye

  • hace 1 década

    Había leído esta hermosa historia gracias por compartirla.

    En mi experiencia, se puede perdonar, pero las heridas son difíciles de sanar y si lo hacen dejan cicatrices.

    He ahí la razón de la insistencia de Dios en los No: No al enojo, no a la ira, .

    Todas sus enseñanzas solo tratan de evitarnos esos daños porque sabe de las consecuencias irreparables a veces.

    Pero queda el consuelo que Dios solo puede sanarlas o hacerlas llevaderas y soportables.

  • Anónimo
    hace 1 década

    cierto que hay marcas que se graban para siempre...

    lo importante es saber si tienes el valor de vivir el presente y crecer no importando la herida, o quedarte en el pasado y quejarte :)

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 1 década

    XD tambien son buenos los chocolates, pero esos dejan cicatrices en las muelas

  • cross
    Lv 6
    hace 1 década

    eso nunca lo vas a lograr, se a que te refieres y las marcas seguiran, el punto es perdonar y olvdar. es lo mas dificil en la vida perdonar y mas aun olvidar, por eso la madera queda marcada.

    el olvidar signifa volver a empezar de nuevo, perdonando las ofensas recividas como en el padre nuestro, "perdona nuestras ofenzas como perdonamos a los que nos ofenden..."

    saludos

  • Anónimo
    hace 1 década

    A mi me parece que una ofensa verbal hace más daño que una física pero bueeeeeee.

    Éste también está bueno.

  • hace 1 década

    Realmente es bello tu relato, he aprendido con muchos sufrimientos y reconocer muchas de mis debilidades que hay que pensar lo que se va a decir pues una palabra dicha no puede ser borrada ni retroceder, siempre pensando en los demás, claro que todavía se me salen algunas palabras que ofenden, pero sigo trabajando en ello y también no dejar que la ira me ciegue y trato de compartirlo con mis hijos para que ellos sean mejores y no tengan que aprender como yo hasta después de los cuarenta años y sean mejores personas.

  • Así es nuestras palabras marcan, y esas marcas no quedan, por eso siempre hay que pensar.

    Pues verdaderamente, soy muy tranquila, es raro que me enoje, cosas me molestan claro, pero siempre pienso, por algo pasan y ya pasaran, la vida solo es una vez, y para que desperdiciar mi tiempo con malos sentimientos, el amor me reconforta, y me hace feliz, con amor verdadero... hacia mi Señor, y por lo tanto a lo que me rodea...

    Gracias por compartirnos, ya me la sabia pero es bueno recordar.... porque habrá siempre algo que no le hayamos observado antes... siempre hay algo nuevo. Gracias!

  • hace 1 década

    Esas marcas se borran con la maravillosa e infalible terapia del "Perdón".

    Si uno ha recibido la ofensa, perdonar. Si en cambio es uno el que ha ofendido, perdonarse.

    ¿Qué es perdonar?...es liberarse de la culpa, tanto hacia uno como hacia los demás.

    Lo que más daño nos hace no es lo que el otro dijo o hizo, sino permanecer en el odio, el resentimiento etc., esas son todas emociones tóxicas que nos envenenan y enferman. Dijo Mantegaza: "De noventa enfermedades 50 las produce la culpa, 40 la ignorancia".

    Perdonar no significa que debamos vincularnos con quien nos causó daño, pero sí es importante no estar enconados con tal persona.

    En realidad el que perdona es el que gana. El perdón es 100 x 100 liberador, es como arrojar una pesada carga.

    (Hace años que doy Talleres sobre el Perdón)

    Paz y bien

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.