Alguna pagina que hable sobre la evolución del contrato de deposito?

Necesito una pagina en concreto que me ayude con la historia del contrato de deposito civil especialmente en el derecho romano. Gracias

1 respuesta

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    EL CONTRATO DE DEPÓSITO MERCANTIL: ANTECEDENTES Y FUNCIONES. CONCEPTO LEGAL. CLASES DE DEPÓSITO.

    Art. 303 y S.S. del CCo

    Antecedentes.- El depósito es tan antiguo como el hombre.

    En D. Romano el depósito se configura como uno de los contratos reales, esto es, de los que se perfeccionan por la entrega de la cosa.

    Ya vimos como el contrato de comisión era bastante detallado su estudio porque existían otros contratos de colaboración carentes de regulación. Pues esto sucede también con el contrato de depósito ya que existen muchos contratos bancarios carentes de regulación y por ello debemos estudiarlo con profusión. Ya que nos daremos cuenta por ej. que los bancos realizan fundamentalmente dos operaciones: los de activo y las de pasivo, captan clientes y estos depositan el dinero en el banco mediante un ingreso, y el banco con este dinero se lucrará dándoselo a otro al mayor interés posible.

    Así por el contrato de depósito una persona depositante entrega a otra depositario una cosa para que éste la custodie y la entregue al primero cuando el mismo la reclame.

    El problema fundamental en estos casos de doble regulación civil y mercantil es el de determinar cuando el respectivo contrato tiene carácter mercantil. Que es lo que el art. 303 establece mal y es muy criticado: “ Para que el depósito sea mercantil se requiere:

    #

    Que el depositario sea al menos comerciante.

    #

    Que las cosas depositadas sean objeto de comercio.

    #

    Que el depósito constituya de por sí una operación mercantil, o se haga como causa o consecuencia de operaciones mercantiles.”

    Así el primer problema es que no dice para que dicho contrato de depósito sea mercantil basta con el cumplimiento de un solo requisito o necesariamente deben concurrir los tres, acudiendo a la jurisprudencia el problema se reduce en gran medida ya que el mayor número de contratos de depósitos que se realizan son constitutivos de empresa (art.2 CCo) y por supuesto son mercantiles. Así, los profesionales, esto es, los bancarios y los de compañía generales de almacén (art. 310.2 CCo), son mercantiles por sí, ya que constituyen un acto de comercio mencionado en el código. Aquí por tanto, no hay duda, ésta puede surgir en cuanto a los contratos ocasionales o accesorios en donde no se sepan bien si es una actividad de empresa o no. En estos casos es cuando tenemos que examinar si concurren o no los requisitos del art. 303:

    *

    Ver si el depositario es comerciante. Si se da el caso no haría falta entrar en mas consideraciones.

    *

    Cosa depositada sea objeto de comercio. Entonces son mercaderías y por tanto susceptibles de tráfico jurídico mercantil.

    *

    Que de por sí, el depósito constituya una operación mercantil. Entonces tampoco hace falta mas consideraciones.

    En definitiva, no vale para nada el art. 303, y habrá que ver si:

    Es actividad constitutiva de empresa.

    No atender al caso concreto.

    http://html.rincondelvago.com/contrato-de-deposito...

    MESOPOTAMIA

    El país situado entre el Tigris y el Eufrates era ya en el cuarto milenio a de J.C. asiento de una prospera civilización. Los comerciantes de las grandes ciudades mesopotámicas constituyeron desde fechas muy tempranas una casta influyente e ilustrada.

    El famoso código de Hammurabi, promulgado aproximadamente en el año 1700 a de J.C. contenía, a la vez que leyes penales, normas civiles y de comercio. Regulaba contratos como los de préstamo, venta,DEPOSITO, arrendamiento, comisión, y otras figuras propias del derecho civil y mercantil. La propia organización del estado, así como en adecuado funcionamiento de los templos, exigían el registro de sus actividades económicas en cuentas detalladas. Los templos llegaron a ser verdaderas instituciones bancarias, que realizaban prestamos -el interés estaba cuidadosamente regulado-

    • EL DEPÓSITO: Es el contrato real sinalagmático imperfecto por medio del una persona denominada depositante entrega a otra llamada depositario una cosa mueble a fin que se la custodie y se la devuelva al primer requerimiento. Para que el contrato se perfeccione es necesaria la entrega efectiva de la cosa.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.