Camilo 10 preguntado en DeportesOtros - Deportes · hace 1 década

¿me pueden decir porfavor, como se clasifican los juegos ed fisica, y el concepto de juego para para ed física

por favor menden

2 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    HACIA UNA NUEVA METODOLOGÍA

    EN LA ENSEÑANZA DE LAS HABILIDADES A TRAVÉS DEL JUEGO

    MOTRIZ Y DEPORTIVO

    Juan Antonio Moreno y Pedro Luis Rodríguez

    Facultad de Educación. Universidad de Murcia

    1. Introducción

    2. Clasificación de los juegos deportivos

    3. Hacia una enseñanza comprensiva de los juegos deportivos

    4. El paso del juego motor al deporte a través de los juegos deportivos

    modificados

    5. Consideraciones metodológicas en la enseñanza de los juegos deportivos

    6. Reflexión final

    7. Referencias bibliográficas

    Los juegos y las actividades deportivas en la educación física básica

    2

    1. INTRODUCCIÓN

    Un punto de atención principal en la utilización del juego en el ámbito

    escolar son las relaciones con el aprendizaje deportivo, donde hemos de

    tener en cuenta una serie de aspectos para no desvirtuar en ningún momento

    los fines educativos de las actividades lúdicas o de los juegos de iniciación

    deportiva, como ya indicábamos en anteriores trabajos (Moreno y Rodríguez,

    1996).

    Todos somos conscientes de los beneficios que las actividades físicas

    adecuadamente planificadas pueden reportar para la formación física y mental

    de nuestros escolares. Sin embargo, parece haber surgido una cierta

    controversia en sectores educativos especializados sobre los valores que las

    actividades deportivas pueden representar para los niños. Sin duda, no quedan

    cuestionados sus efectos positivos a nivel corporal, pero sí es puesto en

    tela de juicio el hecho de que el deporte puede ser un vehículo portador de

    valores anti-educativos en la formación de nuestros niños. Ya en los albores

    de la década de los años sesenta Jose María Cagigal (1959) reflexionaba al

    respecto y manifestaba lo siguiente: “Gritan unos contra el deporte adulterado,

    que lo identifican con el profesionalismo. Otros contra todo lo que sea

    deporte, adulterado o no, siempre que no guarde su justo límite” y “El deporte

    es endiosamiento del cuerpo; en definitiva, volveremos al paganismo; a un

    paganismo narcisista, cien veces peor que el materialismo ingenuo de pueblos

    primitivos”.

    Sin duda, las palabras de este ilustre filósofo y pensador se anticipaban

    a su tiempo y son claramente significativas en la voz de alarma que toda

    manifestación deportiva ha de tener dentro del ámbito educativo. Un profesionalismo

    mercantilista cargado de especulación y tensiones que rodea al

    deporte de nuestro tiempo y que absorbe plenamente a los diversos medios

    de comunicación está extendiendo sus tentáculos hacia las diversas manifestaciones

    deportivas que se producen en los más variados contextos. El

    deporte adulterado es el verdadero responsable de la no aceptación del

    mismo dentro de ambientes educativos. No obstante, el educador ha de

    saber reorientar la organización de la actividades deportivas para dotarlas

    del incalculable valor educativo que posee. No olvidemos, tal y como señala

    Cagigal (1983), que “los elementos, diríamos substanciales, que conforman

    la conducta deportiva son: el juego, la actividad física y la competición. Ha

    habido variaciones en la preponderancia de uno un otro elemento. Pero estos

    tres son los que con más permanencia, en medio de la evolución histórica,

    han constituido la conducta deportiva. Tanto cuanto el hombre de una

    época necesite regresar a estas actitudes básicas de comportamiento, sobre

    Hacia una nueva metodología en la enseñanza de las habilidades...

    3

    todo si en la necesidad se incluyen las tres, se verá rebrotar o florecer lo que

    entendemos por conducta deportiva”.

    En esta línea de ideas, ya señalábamos con anterioridad que “el juego

    se convierte en juez que marca una clara diferencia entre el deporte como

    fenómeno educativo y el deporte espectáculo. El carácter lúdico tan

    ensalzado por Huizinga se convierte en uno de nuestros puntos de

    referencia principales en la atención del deporte dentro del marco educativo”

    (Rodríguez y Moreno, 1995).

    El educador1 ha de saber utilizar el juego para orientar e introducir las

    actividades deportivas dentro de un contexto educativo. En este sentido, se

    aportará toda una serie de orientaciones al respecto que constituyen la

    estructura básica de los llamados “juegos deportivos modificados”.

    Esperamos que esta aportación pueda dar respuesta a algunos de los

    interrogantes planteados en relación a la orientación que los juegos

    deportivos han de poseer dentro de la enseñanza primaria, y ayude de la

    misma forma a orientar las tareas educativas bajo estructuras lúdicas que,

    como hemos podido apreciar, son esenciales durante las primeras etapas

    educativas.

    Antes de entrar en la estructuración de los juegos deportivos, es necesario

    establecer los objetivos que persiguen los mismos, entendiendo que

    en la enseñanza de los juegos deportivos existen muchas coincidencias

    entre la que se realiza en el entorno escolar y la realizada en el entorno federativo.

    En esta línea, siguiendo a Blázquez (1995), los objetivos tratan principalmente

    de ampliar el acervo motor de habilidades motrices y habilidades

    deportivas, perfeccionar y progresar en la ejecución de las mismas, fomentar

    una buena disposición para el posible rendimiento deportivo, favorecer la

    socialización-cooperación, desarrollar la emancipación y autonomía, orientar

    y ayudar a la adaptación deportiva y permitir la opcionalidad y encauzar

    hacia una posible especialización.

    Tras esta aclaración, a continuación exponemos una clasificación génerica,

    basada en acciones similares y de componentes estandarizados a

    varios juegos deportivos, que servirá de base para un planteamiento de en-

    1 En el siguiente capítulo se utilizan nombres genéricos como “niño”, “sujeto”, “individuo”,

    “alumno”, “educador”, “jugador”, etc., que de no indicarse de forma específica

    lo contrario, siempre se referirán a varones y mujeres.

    Los juegos y las actividades deportivas en la educación física básica

    4

    señanza basada en el modelo compresivo de Sánchez y Devís (1995) y Devís

    y Sánchez (1996).

    2. CLASIFICACIÓN DE LOS JUEGOS DEPORTIVOS

    En el campo deportivo se han realizado múltiples clasificaciones basadas

    en estructuras diversas. En esta línea Hernández Moreno (1994) recoge

    una serie de clasificaciones que nos pueden aclarar cual ha sido su

    evolución más contemporánea. Todas estas clasificaciones tienen un carácter

    interno, es decir, donde el criterio seguido ha sido el de una estructura

    funcional de la actividad, o desarrollo de la misma. Entre los autores más

    contemporáneos destaca Bouet (1968), quien reflexiona profundamente

    para clasificar los deportes dependiendo de la vivencia que el deporte practicado

    proporciona al individuo. Bajo este criterio distingue los siguientes tipos

    de deporte: de combate, de balón o pelota, atléticos y gimnásticos, en la

    naturaleza y mecánicos. Posteriormente, Durand (1969) realiza una estructuración

    pedagógica de los deportes, quedando de la siguiente forma: deportes

    individuales, de equipo, de combate y en la naturaleza.

    Existen otras clasificaciones que se basan en el grado de dificultad en

    la ejecución (Fitts, citado por Glasser, 1965), en la continuidad o aumento de

    la complejidad estructural de la tarea deportiva (Knapp, 1979), en el tipo de

    periodización del entrenamiento que es posible aplicar a cada deporte (Matveiev,

    1975) o en el tipo de comunicación que se establece entre el practicante

    y el entorno (Thomas, 1981). Pero es en la persona de Parlebas

    (1981) cuando empieza a vislumbrarse una clasificación de los juegos deportivos,

    más acorde a nuestra forma de entender el deporte. Este autor

    considera a toda situación motriz como un sistema de interacción global

    entre un sujeto actuante, el entorno físico y el/los otro/s participante/s eventuales;

    por lo tanto, el practicante en esta clasificación es considerado como

    una parte integrante del entorno que interactúa continuamente con el resto

    de personas y con el medio en el que se mueve.

    Según estos criterios y el de la incertidumbre que puede aparecer en

    la puesta en práctica del deporte, Parlebas establece dos grandes grupos de

    actividades físicas y deportivas y ocho categorías. Los dos grandes grupos

    los denomina psicomotores, aquellas en las que el individuo actúa en solitario

    (esquí, piragüismo, con incertidumbre y natación, gimnasia artística, sin

    incertidumbre), y los sociomotrices, aquellos en los que el individuo actúa

    con otro u otros. Estos últimos, a su vez, se subdividen en situaciones donde

    Hacia una nueva metodología en la enseñanza de las habilidades...

    5

    existe cooperación con los compañeros (remo, piragüismo, etc.), donde

    existe oposición contra los adversarios (vela, motocros, con incertidumbre y

    judo, esgrima, sin incertidumbre) y aquellos donde existe cooperación y oposición

    (vela, ciclismo en carretera por equipos, tenis, rugby, etc.).

    Figura 3. Clasificación de los juegos deportivos según Parlebas (1981).

    A esta clasificación, Hernández Moreno y Blázquez en Hernández Moreno

    (1994) añaden dos nuevos elementos; uno referido a la forma de utilizar

    el espacio y el otro a la participación de los jugadores, con la finalidad de

    desarrollar el grupo correspondiente a los deportes de equipo que se juegan

    en un espacio estandarizado.

    Sebastiani (1995) al analizar las características y estructuras de los

    deportes individuales, encuentra grandes diferencias entre los dos grupos de

    deportes individuales, clasificados por Parlebas, de incertidumbre provocada

    por el medio en el que se realiza. De esta manera caracteriza los deportes

    individuales en: deportes individuales de medio fijo (donde existe una gran

    complejidad en el mecanismo de ejecución y una alta organización temporal,

    escasa exigencia del mecanismo de percepción, porque la estabilidad del

    medio permite al practicante realizar la acción casi sin información exterior,

    pues todos los datos son conocidos de antemano y tiene unos sistemas de

    JUEGOS

    DEPORTIVOS

    Psicomotrices Sociomotrices

    - Esquí.

    - Piragüismo.

    - Etc.

    Acción en

    solitario

    - Natación

    - Gim. Artístic.

    Sin incertidumbre Con incertidumbre

    Oposición

    compañeros

    Cooperación

    compañeros

    Cooperación

    oposición

    - Vela

    - Motocros.

    - Etc.

    - Remo.

    - Piragüismo.

    - Etc.

    Sin incertidumbre Con y sin incertid.

    - Vela.

    - Tenis.

    - Etc.

    Sin incertidumbre

    Los juegos y las actividades deportivas en la educación física básica

    6

    valoración de los resultados con un alto grado de objetividad, ya que la mayoría

    de ellos son medidos con parámetros estables, como son el tiempo,

    espacio y peso) y deportes individuales de medio variable o fluctuante (presentan

    el mismo grado de organización, pero en muchos casos sin perder el

    componente de complejidad que puede aparecer acompañado del factor

    riesgo y aventura, existen reglas válidas para todos, es importante el mecanismo

    de percepción y decisión en función de la inestabilidad del medio,

    existe dificultad de homologación de resultados obtenidos con otras situaciones

    diferentes, gran componente de motivación por el grado de riesgo y

    aventura que conlleva y es necesario utilizar en algunos instrumentos o máquinas

    de gran complejidad).

    Tras el análisis de las características los clasifica en función de la presencia

    de otros deportistas (actuación en solitario y actuación simultánea

    con otros participantes) y en función de la incertidumbre creada por el medio,

    subclasificándolos en: con el medio fijo (sin presencia de objetos o instrumentos

    que sea necesario manipular y con presencia de objetos o instrumentos

    que sea necesario manipular) y con el medio fluctuante o variable

    (sin presencia de objetos o instrumentos que sea necesario manipular y con

    presencia de objetos o instrumentos que sea necesario manipular).

    En la misma línea, Amador (1995), bajo un criterio de acción motriz,

    propone una clasificación de los deportes de lucha: deportes de lucha con

    derribo (donde se pretende hacer tocar tierra al adversario), deportes de

    lucha con golpeo (en los que existe restricciones de las acciones de golpeo)

    y deportes de lucha con tocado (mediatizado a través de un implemento).

    Desde otra vertiente, Ellis (1983), citado por Devís y Peiró (1992), establece

    otra clasificación (figura 3) de los juegos deportivos, en la que se

    tratan principalmente los juegos deportivos colectivos, quedando los juegos

    deportivos individuales contemplados de forma muy somera. En esta clasificación

    los juegos se clasifican en juegos deportivos de blanco y diana, campo

    y bate, cancha dividida o red y muro y de invasión. Se presentan así, de

    manera que cada una de ellas posea una problemática general similar, así

    como características e intenciones básicas, contexto social y principios o

    aspectos tácticos básicos similares.

    Hacia una nueva metodología en la enseñanza de las habilidades...

    7

    Figura 3. Clasificación de los juegos deportivos

    (Modificado de Ellis, 1983, en Devís y Peiró, 1992).

    En la misma línea, González (1996) utiliza la misma clasificación pero

    realizando alguna modificación. Teniendo en cuenta la variedad de contextos

    lúdicos existentes agrupa los juegos deportivos en ocho categorías en

    base a unos elementos del juego que determinan una estructura y una lógica

    interna similar en los juegos deportivos pertenecientes a cada una de

    ellas y que ponen de relieve una problemática similar y unos principios tácticos

    comunes. Esto facilita por un lado la enseñanza de los mismos y, por

    otro lado, permite el reconocimiento por parte del niño de la similitud de determinadas

    situaciones lúdicas y de la utilización de los mismos principios y

    medios para resolverlas. La clasificación queda de la siguiente manera:

    juegos de blanco y diana (juegos de alcanzar blancos materiales y juegos

    para alcanzar blancos humanos), de muro, de invasión de territorios, de

    relevos, de cancha dividida, de campo y bate y de invasión de balón.

    En los juegos de blanco y diana se incluyen aquellos juegos en los

    que dos jugadores o dos equipos opuestos en un espacio de juego común

    participan de forma alternativa orientados por el principio general de lanzar o

    golpear un móvil con la mano o un implemento hacia un objeto o persona,

    referencia o lugar en el espacio, con la intención de aproximarse, alcanzar el

    objeto, persona o desplazarlo con el menor número de intentos posibles.

    Los juegos de muro consisten en que dos jugadores o dos equipos opuestos

    en un espacio común y de forma alternativa juegan orientados por el principio

    general de golpear la pelota con la mano o un implemento hacia el frontis

    (muro o pared) con la intención de que cayendo en los límites establecidos

    quede colocada fuera del alcance del adversario o sea difícil su devolución.

    En los juegos de invasión de territorios se incluyen los juegos orienta-

    JUEGOS

    DEPORTIVOS

    Blanco o Diana Campo y bate Cancha dividida o

    red y muro

    Invasión

    - Golf

    - Bolos

    - Croquet

    - Etc.

    - Baseball

    - Cricket

    - Softball

    - Etc.

    - Tenis

    - Voleibol

    - Badminton

    - Etc.

    - Fútbol

    - Hockey

    - Waterpolo

    - Etc.

    Los juegos y las actividades deportivas en la educación física básica

    8

    dos por el principio de llegar antes que otros para conquistar una zona privilegiada

    o evitar que otros la ocupen.

    Los juegos de persecución tienen como objetivo desplazarse rápidamente

    para tocar o ***** a un jugador y transmitirle el rol desfavorable de

    perseguido. En los juegos de relevos se incluyen los juegos en los que dos o

    más equipos se sitúan de forma paralela en espacios diferenciados y participan

    de forma simultánea orientados por el principio general de ejecutar y/o

    desplazarse rápidamente con la intención de finalizar antes que los oponentes

    un recorrido determinado.

    Los juegos de cancha dividida consisten en que dos jugadores o dos

    equipos opuestos que se sitúan de forma simétrica en espacios diferenciados

    y participan de forma alternativa, lancen o golpeen un móvil (pelota,

    volante, etc.) con la mano o un implemento con la intención de que el móvil

    pase por encima de una línea, cuerda o red de forma que caiga o muera en

    el campo contrario y/o resulte difícil su devolución por el equipo oponente.

    En los juegos de campo y bate se incluyen aquellos en los que dos

    equipos en un espacio de juego común van alternando los roles de lanzadores

    y jugadores de campo. El comportamiento de los lanzadores está orientado

    por el principio de lanzar o golpear un móvil con la mano o la ayuda de

    un implemento con la intención de dejarlo fuera del alcance de los jugadores

    de campo o retrasar al máximo su devolución para poder realizar un recorrido

    antes de que el balón sea recogido por los jugadores oponentes.

    Por último, los juegos de invasión con balón consisten en que el equipo

    en posesión del móvil (enfrentado a otro equipo, participando de forma

    simultánea en un espacio común) juegue orientado por la idea de conservar

    el balón y progresar hacia el campo contrario con la intención de tirar a meta

    y anotar tanto.

    En un intento de establecer una clasificación estandar de los juegos

    deportivos, y que nos sirva de referencia para la aplicación práctica del modelo

    teórico en el que establecemos nuestro razonamiento, proponemos la

    siguiente clasificación (figura 1), basada en las aportaciones de los anteriores

    autores:

    1. Juegos deportivos individuales. Son aquellos en los que el individuo

    actúa en solitario y la incertidumbre se sitúa en el espacio de acción o

    en el adversario, o bien, tal incertidumbre desaparece porque el medio es

    fijo. Las categorías son las siguientes:

    Hacia una nueva metodología en la enseñanza de las habilidades...

    9

     Juegos deportivos en función de la presencia de otros practicantes:

     De acción alternativa (equitación, paracaidismo, etc.).

     De acción simultánea (ciclismo, carreras de atletismo,

    etc.).

     De adversario:

     Con derribo (sumo, judo, etc.).

     Con golpeo (boxeo, karate, etc.).

     Con tocado (esgrima, palo canario, etc.).

     Juegos deportivos en función de la incertidumbre del medio:

     De medio fijo:

     Sin presencia de objetos (salto de altura, natación

    es piscina, etc.)

     Con presencia de objetos (salto con pértiga, tiro

    con arco, etc.).

     De medio variable.

     Sin presencia de objetos (escalada libre, natación

    en aguas libres, etc.).

     Con presencia de objetos (bicicleta de montaña,

    submarinismo, etc.).

    2. Juegos deportivos colectivos. Son estructuras dinámicas cuyas

    transformaciones originadas en su actividad dependen de las interacciones

    de los participantes con relación a dicha estructura y teniendo también en

    cuenta el entorno o medio en que se produce la acción (Hernández Moreno,

    1987). Las categorías que establecemos son:

     Juegos deportivos de cooperación (piragüismo, remo, etc.).

     Juegos deportivos de cooperación-oposición (fútbol, baloncesto,

    etc.).

    Los juegos y las actividades deportivas en la educación física básica

    10

    Figura 3. Clasificación de los juegos deportivos.

    Con derribo

    Con golpeo

    Con tocado

    Juegos

    Individuales

    Juegos

    Colectivos

    Medio fijo

    Cooperación

    compañeros

    Cooperación

    oposición

    Incertidumbre

    medio

    Medio variable

    JUEGOS

    DEPORTIVOS

    Presencia

    compañeros

    Acción alternativa

    Acción simultánea

    Adversario

    Hacia una nueva metodología en la enseñanza de las habilidades...

    11

    Una vez descrita la clasificación de los juegos deportivos, cabe el establecer

    la enseñanza de los mismos. El modelo por el que apostamos es el

    basado en un planteamiento horizontal comprensivo (Devís y Sánchez,

    1996), que a nuestro entender es el idóneo, dentro de una planificación a

    largo plazo.

    3. HACIA UNA ENSEÑANZA COMPRENSIVA DE LOS JUEGOS

    DEPORTIVOS

    Tomando como referente científico el enfoque psicológico constructivista

    inspirador de la Ley General de Educación, el proceso enseñanzaaprendizaje

    de los juegos deportivos en primaria, están basados en los cuatro

    principios educativos básicos que orientan el modelo de enseñanza

    (González, 1996): dotar de significatividad a los contenidos y actividades,

    enseñar de forma que el aprendizaje tenga sentido y significado para los

    practicantes y fomentar la comunicación y la interacción en el aula.

    3.1. Dotar de significatividad a los contenidos y actividades

    Para favorecer el aprendizaje comprensivo del participante, es decir,

    dotar de significatividad lógica y, por tanto, de coherencia interna a los contenidos

    y actividades, hay que considerar la lógica interna de los juegos

    deportivos como criterio para organizar la secuencia de contenidos de enseñanza-

    aprendizaje. Por lo tanto, la secuencia de contenidos realizada no

    presenta una estructura de los juegos deportivos lineal y jerárquica, en cuya

    base se encuentran las destrezas o habilidades deportivas (técnicas deportivas),

    sino que se ha realizado en torno a los principios generales y tácticos

    subyacentes a los diferentes tipos de juegos para facilitar la enseñanza

    comprensiva de los diferentes juegos propuestos por el educador y la generalización

    y transferencia de los aprendizajes del alumnado a situaciones

    lúdicas de problemática similar.

    Para dotar de significatividad cognitiva a los contenidos y a las actividades,

    hay que adecuar la secuencia de contenidos al nivel de desarrollo y

    de aprendizaje del alumnado, realizando una secuencia cíclica de los contenidos

    a modo de espiral de modo que en cada uno de los ciclos de la educación

    primaria, se vuelven a asumir los contenidos del ciclo anterior aunque

    incrementando el nivel de complejidad y especificidad.

    Los juegos y las actividades deportivas en la educación física básica

    12

    3.2. Enseñar de forma que las experiencias tengan sentido y significado

    para el alumnado

    Hay que relacionar los conocimientos previos del alumnado, con los

    nuevos contenidos y con las vivencias, juegos y representaciones que el

    alumnado va construyendo fuera del contexto escolar (como son los juegos

    deportivos vinculados con las formas culturales que forman parte de la realidad

    inmediata del participante), mostrando al mismo tiempo la relevancia de

    los aprendizajes y las posibilidades de transferencia y aplicación en su vida

    presente y futura. Todo ello mediante el diálogo o con la ayuda de material

    curricular como posters, lecturas, etc.

    Para dotar de significatividad a los diferentes aprendizajes y así favorecer

    la comprensión del alumnado, es necesario partir de un modelo integrado

    para la enseñanza de los juegos deportivos en la línea de Bunker y

    Thorpe (1986), como posteriormente veremos, en el cuál se propone en

    principio partir de la actividad global del juego adaptándola a las posibilidades

    de ejecución y comprensión del alumnado.

    3.3. Favorecer la actividad y la autonomía del alumnado

    Hay que centrarse en la diversidad de aprendizaje de los alumnos,

    pues considerando el papel activo concedido al sujeto que aprende, debemos

    plantear diferentes juegos como situaciones problemáticas, utilizando la

    resolución de problemas, el descubrimiento guiado y la dinámica de grupos

    como estrategias básicas instruccionales. Todo esto, unido a la puesta en

    común y diálogo, estimulará el pensamiento divergente en el aula potenciando

    la crítica curricular y social (Tinning, 1992) en relación con la dinámica

    seguida en clase o con el valor desmesurado de la competitividad en

    nuestro contexto social (González y López, 1994; Pascual, 1992).

    Esta reflexión y crítica por parte del alumno facilitará la toma de iniciativa

    y de decisiones, mediante las siguientes propuestas (Gónzález, 1996):

    la organización y gestión del juego por el alumnado (estableciendo sus propias

    reglas, autoregulándose el grupo, confeccionando actas, recogiendo las

    incidencias del juego, etc.), el trabajo autónomo y cooperativo del alumnado

    a partir de fichas de trabajo grupales, y por último, la auto-evaluación del

    propio aprendizaje, mediante fichas individuales dónde se especifica al

    alumno los criterios de evaluación.

    Hacia una nueva metodología en la enseñanza de las habilidades...

    13

    3.4. Fomentar la comunicación y la interacción en el aula

    Dentro del enfoque constructivista el intercambio de conocimientos y

    experiencias, así como la comunicación y la cooperación con el grupo de

    iguales son fundamentales en el proceso de socialización del alumnado, por

    lo que para favorecer esta dimensión social, proponemos y utilizamos entre

    otras las siguientes estrategias: favorecer la cooperación y la participación

    de los practicantes y reducir la competitividad y comparaciones entre los

    participantes.

    Favorecer la cooperación y la participación de los practicantes. Para

    favorecer la cooperación del alumno hay que crear un clima social positivo,

    donde se propongan juegos integradores y no excluyentes que favorezcan la

    participación de todos los niños y la coeducación. Para conseguirlo, también

    hay que potenciar el trabajo cooperativo en grupo y la toma de decisiones en

    cooperación, dando un papel activo al alumnado en la elaboración de las

    reglas. La estimulación del diálogo, la reflexión en grupo acerca del sentido

    del "juego limpio” y la responsabilidad de todos en el desarrollo y el ejercicio

    de la solidaridad, ayudarán, sin duda alguna, a favorecer la cooperación y la

    participación del alumno en el juego.

    Reducir la competitividad y las comparaciones entre los participantes.

    Para conseguirlo se minimizará el resultado, centrándose en el proceso del

    juego y los logros personales. También se proporcionarán relaciones de

    éxito y fracaso equilibradas, donde por ejemplo, se propondrán juegos reversibles,

    donde los alumnos podrán en algún momento puntuar para ambos

    equipos.

    4. EL PASO DEL JUEGO MOTOR AL DEPORTE A TRAVÉS DE

    LOS JUEGOS DEPORTIVOS MODIFICADOS

    Desde una perspectiva tradicional es habitual que el educador centre

    su programa de juegos, en los juegos deportivos institucionales o deportes y

    que aborde la enseñanza de los mismos según el modelo tradicional basado

    en el aprendizaje de los gestos técnicos de forma aislada (García Fogeda,

    1982) como paso previo a su integración posterior en el contexto del juego.

    Esta perspectiva tradicional obedece a que la iniciación deportiva del niño se

    plantea desde el análisis lineal y jerárquico de las prácticas deportivas (Bonnet,

    1988), en cuya base se encuentra la "técnica” como elemento más simple

    del juego que tiene que aprender el niño, antes de que pueda ponerse a

    jugar (González, 1996).

    Los juegos y las actividades deportivas en la educación física básica

    14

    Así, el aprendizaje sistemático de los gestos técnicos codificados se

    convierte en el objetivo de las programaciones. De esta manera, la imitación

    de un modelo exterior junto con la repetición del gesto, se constituyen en los

    principales medios de adquisición de los aprendizajes esperados. Este modelo

    de enseñanza, aún viniendo refrendado por anteriores trabajos e investigaciones

    en diferentes campos (Lempart, 1973; Fomin y Filin, 1975; Feige,

    1978; Martin, 1981; Harre, 1983), no coincide con la propuesta en la que se

    apoya este trabajo.

    Apoyándonos en autores contemporáneos (Devís y Peiró, 1992, 1994;

    Moreno, 1995a; Devís y Sánchez, 1996; González, 1996), consideramos que

    la utilización del juego como paso previo al deporte, pasa por el modelo de

    “juego deportivo modificado”, apoyado en un modelo compresivo de su enseñanza.

    La base de aprendizaje motor de la propuesta de los juegos motrices

    y los juegos deportivos bajo un modelo comprensivo, se encuentra en la

    “Teoría del Esquema” (Schmidt, 1975), donde la práctica abundante y variable

    es la vía más adecuada para favorecer el aprendizaje motor. Este mismo

    componente, ha sido tratado por Ruiz (1995 y 1996), en el aprendizaje motor

    y deportivo, llegando a decir que “la observación de situaciones de juego

    infantil y de enseñanza de habilidades en la infancia nos manifiesta el importante

    papel de la práctica en la adquisición motriz y cómo también pueden

    ser argumento para poder explicar las diferencias evolutivas en el aprendizaje

    deportivo, al dotar a los sujetos de un mayor y mejor conocimiento sobre

    las acciones”.

    Resumiendo las aportaciones de Ruiz (1996) sobre la variabilidad de

    la práctica al practicar el aprendizaje deportivo, para Schmidt (1988), variar

    las condiciones de práctica consiste en provocar nuevos parámetros de respuesta,

    conseguir que mediante dichas variaciones el sujeto tenga que

    adaptar su respuesta y establecer nuevos parámetros (velocidad, trayectoria,

    fuerza, etc.). Así, la práctica variable supone que los niños empleen sus

    recursos de procesamiento de la información para:

     Reconocer las diferentes variaciones de la tarea en términos de

    semejanza o diferencia a lo previamente practicado.

     Recuperar de su memoria prototipos o ejemplos de experiencias

    pasadas con sus correspondientes consecuencias sensoriales.

     Decidir sobre el plan motor a llevar a cabo, especificando sus parámetros

    concretos en cada actuación.

    Hacia una nueva metodología en la enseñanza de las habilidades...

    15

     Corregir el movimiento mientras lo está llevando a cabo o posteriormente,

    actualizando su plan motor.

     Evaluar las consecuencias y efectos de su acción.

     Poner al día y revisar el esquema motor de respuesta.

    El aprendizaje deportivo supone la toma de contacto por parte del

    aprendiz con un mundo de acciones diferentes que deben ser ajustadas y

    adaptadas a las demandas de las numerosas y variables situaciones del

    juego. Parece, por lo tanto, necesario desarrollar una estructura de soporte

    (Bruner, 1970) de características altamente genéricas (trayectoria de móviles,

    parámetros materiales, posiciones en el campo de juego, distancias

    desde las que se debe actuar, formas de actuar sobre los objetos, situaciones

    temporales y de espacio, etc.), como ya hicieron Carrasco (1972), Catteau

    y Garoff (1974), Whitting (1979), Bonnet (1983), Le Boulch (1991), Barreiros

    (1991), González Badillo (1991), Devís y Peiró (1992), Moreno y Gonzálvez

    (1994), entre otros, que le permita al niño adaptarse mejor a situaciones

    nuevas. De esta manera, será posible que capacite a los niños para

    adaptarse mejor a otras situaciones similares que la competición deportiva

    les presentará, es decir, que se favorezca el fenómeno de la transferencia y

    la adaptabilidad (Ripoll, 1982). Aunque, como es normal, y según afirma

    Ruiz (1996), “se desconoce qué cantidad de variaciones son aceptadas por

    el sistema cognitivo-motor infantil, qué organización de la práctica es la más

    adecuada en los diferentes momentos evolutivos o qué factores son los que

    más afectan el desarrollo de la competencia motriz infantil cuando son variados”.

    Quizás, como indica Ruiz (1996), Le Boulch (1991), fue uno de los

    principales autores partidario de hacer vivir al niño variadas situaciones concretas

    correspondientes a la misma estructura motriz, de manera que sólo

    se retengan los caracteres comunes a las mismas. Hay entonces una verdadera

    abstracción de la situación y creación de un verdadero "esquema"

    caracterizado por la plasticidad y las posibilidades de generalización. Siendo

    más tarde con Lee y Magill (1983 y 1985) cuando se popularizó el papel del

    efecto de la organización de la práctica en el aprendizaje, retención y transferencia

    motriz.

    Estos autores demostraron que la práctica variable realizada en bloques

    supone la ejecución de un mismo patrón motor que involucra sinergias

    neuromotrices similares, mientras que la práctica variable aleatoria requiere

    diferentes planes de acción y respuestas motrices en ensayos sucesivos.

    Así, cuando el sujeto practica de manera aleatoria, tiene que realizar una

    tarea diferente en cada ensayo, lo que probablemente altera, de alguna maLos

    juegos y las actividades deportivas en la educación física básica

    16

    nera, su ritmo de práctica. Y también, cuando el sujeto practica de manera

    aleatoria se eleva el nivel de incertidumbre sobre la tarea que se va a llevar

    a cabo en cada ensayo de práctica, lo que no favorece la preparación y la

    predicción de lo que va a ocurrir.

    Este planteamiento coincide con nuestro modelo de la enseñanza de

    los juegos motrices y deportivos, donde adquieren significado las acciones

    realizadas por los participantes, no a través de una repetición idéntica, sino

    más bien, por la construcción de una nueva acción, que favorecerá la retención

    (Bernstein, 1967; Pigott, 1985; Whiting, 1989).

    En el campo de la adquisición de las habilidades deportivas, el modelo

    comprensivo, defiende la enseñanza de habilidades deportivas abiertas

    (Singer, 1975, 1986). Estas son descritas como aquellas que se realizan en

    un ambiente incierto y en función de las demandas situacionales, donde el

    participante debe anticiparse y tomar decisiones. Por lo tanto, esta intervención

    cognitiva, enfatiza el vínculo entre la cognición y la acción (Newell,

    1978), y convierte a las habilidades deportivas abiertas como las más significativas

    al establecer la variabilidad en la práctica (Pigott, 1985).

    Las aproximaciones a la enseñanza de las habilidades deportivas,

    considerando la “Teoría del Esquema”, tanto en juegos deportivos individuales

    como colectivos, ha sido utiliza por varios autores en el contexto español.

    En el caso de los juegos deportivos individuales, encontramos al profesor

    Campos (1996), quien apoya su modelo en dicha teoría, en un trabajo progresivo

    que va desde una práctica inicial de los “fundamentos genéricos”,

    hasta llegar a una segunda fase de “fundamentos específicos”. El autor justifica

    el aprendizaje como un proceso específico en que las habilidades

    deportivas se aprenden a través del establecimiento de relaciones nuevas

    de movimientos coordinados (Riera, 1988). En los juegos deportivos

    colectivos, resaltamos a las figuras de Devís y Peiró (1995) como precursores

    más contemporáneos del mismo.

    Conocedores de que este modelo sería de aplicación posterior al dominio

    de todas las habilidades motrices que se den en el medio utilizado por

    parte del alumnado, queremos insistir de forma muy breve en una metodología

    que estimamos apropiada en esta etapa de formación. En este sentido,

    Read y Devís (1990) marcan un especial énfasis en tres aspectos, que pueden

    posibilitar un cambio en la enseñanza, donde el jugador comprenda, en

    el significado más profundo, lo que está haciendo:

    Hacia una nueva metodología en la enseñanza de las habilidades...

    17

    1. La toma de decisiones y la formulación de juicios por parte del

    alumno. Este nuevo enfoque está orientado al desarrollo de la capacidad de

    discernimiento, lo cual sólo se puede conseguir a través de la práctica motriz

    de situaciones problema. El niño es expuesto a un juego, sobre el que empezarán

    a surgir problemas, pero bajo la supervisión y control del educador,

    éste irá tomando decisiones de actuación.

    2. La comprensión de los contextos de los juegos deportivos. El contexto

    de juego es el medio que presenta los problemas al niño y donde éstos

    adquieren su completo significado.

    3. La importancia de la táctica en la iniciación deportiva. Según la opinión

    de los autores, y compartida por nosotros, el aprendizaje de los juegos

    deportivos evoluciona de la táctica a la técnica, es decir, del “por qué” al

    “qué”.

    Es necesario conocer la esencia del juego y sus principios tácticos,

    que a su vez vendrán dados por indicadores de la táctica deportiva (Riera,

    1995), para poder sacar un mayor partido a la técnica. Se trata de aspectos

    contextuales que configuran la calidad del entendimiento del juego, la implicación

    activa inteligente y el dominio de la habilidad. Asimismo, proporcionan

    el ambiente adecuado que incentiva la imaginación y la creatividad para

    resolver las distintas situaciones de juego (Arnold, 1985). Pero, generalmente,

    el jugador no se plantea a sí mismo problemas estratégicos, sino que

    únicamente se siente motivado por la actividad lúdica. Sólo la influencia del

    educador permitirá que el juego se desarrolle en función del objetivo propuesto.

    El niño no aprende a pensar si no se le exigen actos mentales. La

    contribución del educador consiste en crear una situación problemática y

    concienciar de ella a los participantes, conducirles a las respuestas a partir

    de sus propios conocimientos y analizar la solución descubierta y utilizada

    (Blázquez, 1986).

    El marco teórico sobre el que se apoya esta propuesta es el diseñado

    por Bunker y Thorpe (1982, en Devís, 1990a) donde establecen un modelo

    de enseñanza de los juegos deportivos (figura 2), que destaca la importancia

    de la táctica y la estrategia que aparecen dentro de los contextos de juego.

    En este modelo integrado, los aspectos contextuales crean unas demandas

    o exigencias problemáticas de juego que deben solucionarse de la mejor

    forma posible. Una vez realizada la acción para solucionar el problema se

    pasa a reflexionar sobre el resultado para conseguir una buena compresión

    del juego, o empezar a valorar la importancia instrumental de la técnica una

    vez entendida la naturaleza del juego. Si se diera paso a la vía del modelo

    Los juegos y las actividades deportivas en la educación física básica

    18

    aislado sería preciso conocer los diferentes elementos técnicos, que componen

    la técnica, pudiendo seguir para su aprendizaje el modelo tradicional

    de enseñanza que parte de la técnica hasta llegar a la táctica.

    Figura 2. Modelo integrado (Modificado de Bunker y Thorpe, 1982, en Devís, 1990b).

    Para poder llevar a cabo todo el modelo integrado de enseñanza es

    preciso partir de una estructura de juegos deportivos que sea capaz de

    orientar la práctica educativa para llegar a comprender los principios tácticos

    vinculados a la naturaleza de los distintos juegos deportivos. Pero también,

    es necesario establecer un cambio, que consiste en adaptar los juegos a los

    practicantes, para que el modelo que parte del aprendizaje de las acciones

    motrices básicas, que a continuación pasa al conocimiento y comprensión

    de los aspectos tácticos y que termina en la utilización de la técnica para su

    perfeccionamiento, pueda llevarse a la práctica con un alto porcentaje de

    éxito (Devís, 1990b).

    Los juegos sufren una adaptación al grupo de jugadores del que se

    dispone, teniendo en cuenta las características y condiciones en las que se

    encuentra el grupo. Para la elaboración del juego modificado, por ejemplo en

    fútbol, se produce una modificación en el material (las porterías tienen una

    menor dimensión, los balones oficiales se cambian por balones adaptables a

    las manos y pies de los jugadores, como pueden ser las pelotas de gimnasia

    rítmica, goma-espuma plástica, de caucho, etc.), también se reduce el área

    de juego, las reglas cambian (menor número de jugadores, variación de la

    puntuación de los goles, etc.) y se hace hincapié en los principios tácticos de

    las principales formas de juegos deportivos (desmarcarse con y sin móvil,

    buscar espacios libres y profundidad, apoyar al compañero, abrir el juego,

    CONTEXTO DE

    JUEGO

    Modelo aislado Integración concept

    l

    Resultado y reflexión crítica

    Elegir la mejor solución de

    Acción entre las posibles

    Exigencias del juego

    Problemas

    Hacia una nueva metodología en la enseñanza de las habilidades...

    19

    utilizar distintos tipos de defensas, etc.). Todas estas modificaciones, junto al

    comentario continuo de las situaciones tácticas observables durante el juego

    y la reflexión sobre el carácter dinámico y cambiante según los espacios

    disponibles, la presencia de un número determinado de jugadores, la intervención

    del educador y la evolución de los participantes, propician un excelente

    banco de trabajo para futuros jugadores.

    Finalmente, se debe evitar el animar los juegos de los niños, que consistiría

    en ejercer una presión sobre él, y con el juego de la identificación

    transformar el juego inventivo en juego imitativo. Por ello, nos unimos a la

    propuesta de Devís y Peiró (1992) de los “juegos deportivos modificados”

    como una forma de actividad que conciencia al niño de ella, le da confianza

    en él y, por la cual, el niño va a conocer mejor sus posibilidades y sus límites.

    Los juegos, que actualmente se desarrollan en los centros de actividades,

    en su gran mayoría, son deportes planteados de una forma exacta a los

    cuales realizan los adultos en las competiciones, éstos son impuestos dando

    lugar a que el niño deba aprender de una forma automatizada, no dando

    lugar a la libre decisión de acción. Los juegos deportivos modificados desembocan

    en dar una autonomía y una socialización al niño, condición más

    realista que tiene una buena relación con el desarrollo del niño.

    De forma resumida, la alternativa propuesta parte de la idea central de

    considerar que, cada elemento del juego, sólo adquiere significado en relación

    al conjunto o la totalidad y que es a partir de la totalidad, es decir, del

    juego, desde donde se debe abordar la enseñanza y el aprendizaje comprensivo

    de los mismos. Considerando como punto de partida el juego, el

    énfasis se pone en el reconocimiento y la comprensión por parte del jugador

    de los principios generales comunes a los juegos deportivos que deben

    orientar su toma de decisión y sus respuestas y en la transferencia de los

    aprendizajes a otras situaciones lúdicas similares (González, 1996).

    5. CONSIDERACIONES METODOLÓGICAS EN LA ENSEÑANZA

    DE LOS JUEGOS DEPORTIVOS

    Bajo el punto de vista de la enseñanza según los juegos deportivos

    modificados, se mantendrá como base el análisis de las situaciones problema,

    que haciendo partícipes al practicante en la misma, éste tomará decisiones

    y establecerá juicios sobre ella (por ejemplo preguntar a los practicantes

    sobre posibles soluciones al juego). Todo ello, facilitará la comprensión

    de dicha situación y del contexto de juego deportivo, consiguiendo que

    las estrategias surjan del alumno de forma comprensiva. Otro elemento que

    Los juegos y las actividades deportivas en la educación física básica

    20

    juega un papel importantísimo, es la consideración de los principios tácticos

    genéricos en los juegos deportivos. Tanto en los juegos deportivos individuales

    como colectivos, la táctica hace acto de presencia de forma continuada,

    de esta manera, el educador deberá obtener los esquemas tácticos comunes

    de ataque y defensa, para así, formar a los practicantes en estructuras

    genéricas que faciliten el posterior aprendizaje de las estructuras específicas

    que caracterizan a los deportes.

    Utilizando la propuesta de clasificación de los juegos deportivos, manteniendo

    como base la enseñanza a través del juego y considerando la evolución

    madurativa que va sufriendo el infante, la progresión de los juegos

    deportivos con sus correspondientes modificaciones irá de los juegos deportivos

    individuales a los colectivos (figura 1).

    Figura 3. Progresión de enseñanza de los juegos deportivos modificados.

    Dominio de los juegos deportivos

    Individuales

    - De medio fijo

    - De medio variable

    - Con presencia de compañeros de forma alternativa

    - Con presencia de compañeros de forma simultánea

    - De adversario:

    - De derribo

    - De tocado

    - De golpeo

    Colectivos

    - De cooperación

    - De cooperación-oposición

    12345678

    9

    10

    Juegos deportivos

    Esta evolución la basamos en el principio que defiende el trabajo de la

    globalidad con anterioridad a la especificidad. Aunque los juegos deportivos

    individuales precedan a los colectivos, entendemos que los primeros deben

    existir en una primera instancia, bajo un inicio progresivo de complejidad

    táctica y bajo un enfoque donde no se prime la técnica, o ésta aparezca con

    un componente técnico muy reducido. Dicho orden puede ser cambiado por

    el educador en función de las características de los participantes y su entorHacia

    una nueva metodología en la enseñanza de las habilidades...

    21

    no, incluso insistimos en el inicio de varios juegos deportivos al mismo tiempo.

    Para la elaboración de los juegos deportivos modificados, consideramos

    de vital importancia que exista una modificación de las estructuras básicas

    que caracterizan a los juegos deportivos, como son el espacio de juego,

    el tiempo de participación, el número de jugadores, el material, el móvil y

    las estrategias. Mientras que las reglas y la técnica surgirán cuando los practicantes

    la necesiten para progresar en su aprendizaje.

    Bajo un planteamiento comprensivo, las puntuaciones en los juegos

    deportivos tienen que ser consideradas bajo una perspectiva globalizadora,

    en la que no existen penalizaciones eliminatorias o discriminativas.

    Englobada en esta nueva perspectiva, el educador debe ser un contínuo

    anotador de todo cuanto sucede en el desarrollo de las prácticas. Estos

    datos, unidos a las aportaciones de los alumnos, ayudarán a poder interpretar

    algunos de las avances de los participantes. Todo ello facilitará una posterior

    evaluación del proceso que, a través de puestas en común con otros

    educadores y con los alumnos y, a través de análisis cualitativos y cuantitativos,

    se establecerán las bases para posteriores revisiones de los planteamientos

    desarrollados.

    En un planteamiento compresivo de los juegos deportivos apostamos

    por una evaluación cualitativa y cuantitativa del mismo. Tanto para los juegos

    deportivos individuales como para los colectivos, instamos por una evaluación

    basada en la metodología observacional. Ya en anteriores trabajos

    (Rodríguez y Moreno, 1997a, b) introducíamos una solución similar a través

    del establecimiento de categorías en un ejemplo de juego deportivo colectivo

    (voleibol). No obstante, en estas aportaciones se establece un análisis exclusivamente

    técnico, siendo preciso abundar en nuevos estudios basados

    en el análisis de modelos de evolución táctica en etapas de formación.

    Estos sistemas de registro van a posibilitar la evaluación de la eficacia

    de los participantes en los juegos deportivos pero, a su vez, también puede

    ser utilizadas para el análisis pormenorizado de un determinado jugador.

    Según se adopte un modelo de análisis u otro, serán necesarias diferentes

    formas de organización.

    Para la observación de un jugador determinado podrá ser efectuada

    por un único observador bien entrenado que irá anotando todas las intervenciones

    del jugador objeto de análisis en la hoja de registro para jugador,

    Los juegos y las actividades deportivas en la educación física básica

    22

    señalando las puntuaciones obtenidas en cada una de las categorías señaladas.

    Para la observación de un equipo completo serán empleadas las

    mismas categorías que fueron establecidas para un único jugador, siendo

    muy importante en este caso la especialización por aspectos tácticos de los

    observadores que analizan cada equipo. En este sentido, será imprescindible

    la presencia de al menos dos observadores por equipo, dada la rapidez

    del juego, que se distribuyen el análisis de las categorías de forma alterna

    para favorecer las anotaciones. Una posible forma de distribución para el

    control de un equipo sería la siguiente:

     Observador 1: desmarque, apertura de espacios, ayudas ofensivas,

    etc.

     Observador 2: ayudas defensivas, cierre de espacios, presión defensiva

    en la zona del móvil, etc.

    Tras la toma de datos será establecido el correspondiente análisis de

    las acciones por parte del equipo a lo largo de los períodos de juego

    desarrollados, así como un análisis pormenorizado de todo aquello que

    pueda ser de utilidad para el planteamiento de estrategias de juego. La hoja

    de registro utilizada será similar a la empleada para el análisis de un único

    jugador.

    Es necesario que el educador recoja en un “cuaderno de campo” todo

    cuanto se observe en el desarrollo de las acciones de juego. Cuando se

    produzca una acción digna de ser comprendida, el educador demandará la

    atención de sus alumnos planteando interrogantes sobre las posibles soluciones

    de la misma. Así mismo, deberá recoger las soluciones aportadas

    por los participantes y verificar así la evolución en la comprensión de esa

    situación táctica. Paulatinamente, se podrá ir contrastando el grado de mejora

    en la asimilación de los principios básicos planteados por el educador.

    En el avance y mejora de los juegos deportivos modificados, establecemos

    unas claves que pueden ayudar a la puesta en práctica. Según la

    evolución establecida anteriormente en la progresión hacia la comprensión

    de la totalidad de los juegos deportivos marcamos las siguientes consideraciones:

     Juegos deportivos individuales de medio fijo. Por la estructura interna

    que les caracteriza, dichos juegos poseen una amplia variabilidad. Por

    tal circunstancia resulta complejo el desarrollo de modelos de trabajo que

    guarden patrones comunes de ejecución transferibles a familias de juegos

    Hacia una nueva metodología en la enseñanza de las habilidades...

    23

    deportivos dentro de este apartado. No obstante, dichos juegos son susceptibles

    de ser sometidos a la variación de las principales constantes que les

    definen. Entre las más importantes a considerar destacamos el espacio y el

    material (móvil). No hemos de olvidar que en estos juegos deportivos se

    producirá una mejora sustancial en el proceso bajo la automatización coordinada

    de los gestos concretos que definen a cada disciplina, sin que exista

    una transferencia directa hacia otros juegos encuadrados dentro del mismo

    grupo. Dichos juegos podrán ser planteados de forma en la que los participantes

    actúen de forma alternada o simultánea.

     Juegos deportivos individuales de medio variable. De igual forma

    que en el caso anterior, el desarrollo de la práctica se regirá bajo los mismos

    patrones de intervención. Resaltar la necesidad de establecer una gran variabilidad

    en relación a las condiciones espaciales en las cuales se desarrolla

    la actividad. Dichos juegos podrán ser planteados de forma en la que los

    participantes actúen de forma alternada o simultánea.

     Juegos deportivos individuales de adversario. Planteamos una iniciación

    hacia estos juegos bajo la siguiente progresión: de tocado, de derribo

    y de golpeo.

     Los planteamientos en los juegos deportivos de derribo tienen como

    objetivo hacer tocar tierra al adversario. Para su aplicación partiremos

    de la conjugación de los tipos de agarres y las prendas utilizadas

    para el desarrollo de dichos juegos. Inicialmente, realizaremos

    agarres globales con el empleo de cualquier vestimenta.

    Cuando se hayan comprendido los agarres corporales básicos,

    podremos pasar a situaciones de agarre más específicas, utilizando

    para tales situaciones prendas acondicionadas. Las formas de

    derribo evolucionarán desde posiciones con el centro de gravedad

    bajo a situaciones en bipedestación.

     En los juegos deportivos de tocado se podrá establecer una variación

    de los materiales a utilizar por los participantes. Podemos pasar

    desde la simple utilización de las manos, pies u otros segmentos

    corporales hacia el empleo de utensilios de corto, medio o largo

    tamaño. El espacio es otro elemento decisivo en este tipo de

    juegos. Pasaremos de amplios escenarios de juego (donde se

    primará la movilidad global del sujeto) a espacios reducidos (donde

    se primará el dominio del utensilio). Del mismo modo, la zona establecida

    para tocado evolucionará desde la totalidad del cuerpo

    hasta la reducción de zonas corporales. Entre los puntos claves a

    Los juegos y las actividades deportivas en la educación física básica

    24

    comprender por parte de los participantes destacaremos el aprovechamiento

    y la necesidad de una buena movilidad dentro del espacio

    de juego, la rapidez en la ejecución de las acciones, las maniobras

    de engaño al adversario en sus diferentes manifestaciones.

    Para resaltar un aspecto táctico esencial en estos juegos, es

    necesario destacar las situaciones de tocado bajo condiciones de

    ejecución de interés para el educador.

     Los juegos de golpeo, suponen una forma de continuación del tocado,

    para lo cual, es necesario una formación más dilatada de los

    participantes para su empleo, ya que es importante el hecho de

    acatar hasta sus últimos extremos las reglas planteadas por el

    educador. Del mismo modo, exige un alto control de las ejecuciones

    por parte del participante, evitando en todo momento causar

    lesiones a los adversarios. Las condiciones de realización se ajustan

    al planteamiento anterior. El material a utilizar ha de estar convenientemente

    acondicionado para su empleo, evitando del mismo

    modo lesiones por contacto.

     Juegos deportivos colectivos de cooperación. Son una serie de

    juegos de alto interés dentro del ámbito educativo, ya que fomentan el trabajo

    grupal en pro de conseguir un objetivo determinado. La introducción hacia

    esta serie de juegos deportivos ha de estar marcada por una progresión de

    dificultad en relación a las interacciones motrices intragrupales generadas

    por los participantes en los juegos, la complejidad de los elementos a utilizar

    durante el desarrollo de los mismos y el espacio en el cual se desarrolla la

    actividad. Iniciaremos dichos juegos mediante la cooperación entre dos

    compañeros que han de solucionar una determinada tarea. En esta fase se

    han de introducir pocos elementos materiales a movilizar o que supongan un

    estímulo de atención para los integrantes del grupo. Por otro lado, el espacio

    ha de ser fijo y controlado totalmente por los participantes. Un segundo nivel

    de complejidad supondría la adición de más participantes en las tareas, así

    como la introducción de más elementos materiales. Una forma de aumentar

    la complejidad hacia niveles superiores, se centraría en variar las condiciones

    del espacio en las cuales se desenvuelve la actividad.

     Juegos deportivos colectivos de cooperación-oposición. En dichos

    juegos deportivos se generan relaciones motrices intragrupales de alta complejidad.

    Es importante seguir un modelo de intervención adecuado para

    conseguir el máximo aprovechamiento de comprensión de las relaciones

    tácticas producidas en dichos juegos deportivos. Para ello, se han de modifiHacia

    una nueva metodología en la enseñanza de las habilidades...

    25

    car de forma intencional las condiciones espaciales en las cuales se

    desarrolla el juego, se han de adaptar los materiales y móviles a utilizar, se

    ha de variar el número de participantes que se integran en el juego deportivo

    y, de forma imperativa, se requiere hacer un adecuado empleo de las reglas

    para conseguir orientar la actividad hacia las líneas de aprendizaje

    desead as.

    Es importante que toda esta serie de variaciones se establezcan en

    base a conseguir una adecuada asimilación de las relaciones motrices intragrupales

    que otorguen una gran riqueza táctica a los participantes. Inicialmente,

    el espacio de juego ha de ser reducido, para facilitar la orientación y

    percepciones espacio-temporales de los participantes. Con espacio reducido,

    los estímulos efectivos se encuentran bajo control de los participantes y

    se reducen los requerimientos físicos para destacar los aspectos de naturaleza

    perceptivo-coordinativos. Del mismo modo, la cooperación-oposición se

    ha de plantear en progresión creciente de miembros participantes. La progresión

    que establecemos pasa por generar enfrentamientos 2x2 inicialmente,

    que serán aumentados progresivamente conforme se vayan asimilando

    pautas de movimiento táctico deseados. Se irán añadiendo compañeros y

    rivales 3x3, 4x4, 5x5, etc. hasta llegar a situaciones en las cuales hay una

    descompensación de participantes que despierte determinadas estructuras

    tácticas, ya sean defensivas u ofensivas.

    Los móviles y materiales a utilizar no han de suponer un obstáculo inicial

    para el sujeto que aprende. Por el contrario, han de ser adaptados a sus

    condiciones técnicas y físicas. De esta forma, se ha de llegar hasta el empleo

    de los materiales concretos de la actividad deportiva en cuestión e incluso,

    en etapas avanzadas, se han de constituir dichos materiales en elementos

    de oposición que den complejidad a las actividades a realizar. En

    cuanto a las reglas, han de seguir una progresión que camine desde la permisividad

    y modificación para facilitar un proceso de aprendizaje, hasta suponer

    un elemento que genere dificultades que ensalce una determinada

    faceta del juego. En cuanto a la técnica, se ha de tener en consideración que

    ha de ser un elemento al servicio de la táctica, y que se debe plantear su

    mejora como trampolín para adquirir nuevas situaciones tácticas en niveles

    superiores.

    6. REFLEXIÓN FINAL

    A lo largo de todo este capítulo, hemos aportado una metodología de

    enseñanza de los juegos deportivos, reflexiones con las que pensamos

    Los juegos y las actividades deportivas en la educación física básica

    26

    estimular el debate y abrir vias de comunicación y colaboración entre los

    distintos educadores. De esta marea, como ya indicaban Devís y Sánchez

    (1996) abrimos un camino donde es necesario realizar más estudios

    empíricos sobre los distintos modelos de enseñanza para que muchas de

    las ideas sedimentadas por tradición se comprendan en la práctica y den

    origen a un conocimiento útil mejor. Especialmente se necesitan estudios

    que vayan más allá de la comparación de métodos o modelos para

    comprender en profundidad las particularidades y circunstancias

    contextuales que envuelven el desarrollo práctico de los mismos y así

    ajustarlos, cambiarlos y mejorarlos teórica y prácticamente.

    7. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

    Amador, F. (1995). La enseñanza de los deportes de lucha. En D. Blázquez

    (Ed.). La iniciación deportiva y el deporte escolar (351-368). Barcelona:

    Inde.

    Arnold, P. J. (1985). Rational plannning by objectives of the movement curriculum.

    Physical Education Review, 6 (1), 50-61.

    Barreiros, J. M. P. (1991). A variabilidade das condiçoes de prática em

    crianças e adultos. Tesis Doctoral. Facultade de Motricidade Humana.

    Lisboa: Universidade Técnica de Lisboa.

    Bernstein, N. (1967). The co-ordination and regulation of movement. Londres:

    Pergamon Press.

    Blázquez, D. (1986). Iniciación a los deportes de equipo. Barcelona:

    Martínez Roca.

    Blázquez, D. (1995). Métodos de enseñanza de la practica deportiva. En D.

    Bláquez (Ed.). La iniciación deportiva y el deporte escolar, 251-286.

    Barcelona: Inde.

    Bonnet, J. (1988). Les différentes analyses des disciplines sportives. En J.

    Bonnet (Ed.). Vers une pédagogie de l'acte moteur (65-98). París: Vigor.

    Bonnet, J. P. (1983). Vers une pédagogie de l'acte moteur. Réflexions critiques

    sur les pédagogies sportives. Paris: Vigot.

    Bouet, M. (1968). Signification du sport. París: P.U.F.

    Bruner, J. (1970/1984) El desarrollo y estructura de las habilidades. En J. L.

    Linaza (Ed.). J.Bruner: Acción, pensamiento y lenguaje (75-100). Madrid:

    Alianza Editorial.

    Bunker, D. y Thorpe R. (1986). The Curriculum Model. En R. Thorpe, D.

    Bunker y L. Almond (Eds.). Rethinking Games Teaching (7-10).

    Loughborough: Loughborough University.

    Cagigal, J. M. (1983). El deporte contemporáneo frente a las ciencias del

    hombre. En I Simposio Nacional el Deporte en la Sociedad Española

    Hacia una nueva metodología en la enseñanza de las habilidades...

    27

    Contemporánea. Madrid: Instituto de Ciencias de la Educación Física

    y del Deporte. Consejo Superior de Deportes.

    Cagigal, J. M. (1959). Aporías iniciales para un concepto de Deporte. En

    Citius, Altius, Fortius. Madrid: INEF.

    Campos, J. (1996). El aprendizaje de los deportes individuales. En J. A. Moreno

    y P. L. Rodríguez (Eds.). Aprendizaje deportivo (205-218). Murcia:

    Universidad de Murcia.

    Carrasco, R. (1972). Essai de systèmatique d'enseignement de la gymnastique

    aux agrés. Paris: Vigot.

    Catteau, R. y Garoff, G. (1974). L'enseignement de la natation. Paris: Vigot.

    Devís, J. y Peiró, C. (1995). Enseñanza de los deportes de equipo: la comprensión

    en la Iniciación de los juegos deportivos. En D. Blázquez

    (Ed.). La iniciación deportiva y el deporte escolar (333-350). Barcelona:

    Inde.

    Devís, J. (1990a). Renovación pedagógica en la educación física: hacia dos

    alternativas de acción II. Perspectivas, 5, 13-16.

    Devís, J. (1990b). Renovación pedagógica en la educación física: hacia dos

    alternativas de acción I. Perspectivas, 4, 5-7.

    Devís, J. y Peiró, C. (1992). Nuevas perspectivas curriculares en educación

    física: la salud y los juegos modificados. Barcelona: Inde.

    Devís, J. y Sánchez, R. (1996). La enseñanza alternativa de los juegos deportivos:

    antecedentes, modelos actuales de iniciación y reflexiones

    finales. En J. A. Moreno y P. L. Rodríguez (Eds.). Aprendizaje deportivo

    (159-181). Murcia: Universidad de Murcia.

    Durand, G. (1969). Adolescent et les sports. París: P.U.F.

    Feige, K. (1978). Leistungsentw und Höchstleistungsalter von Spitzenläufern.

    Schorndorf.

    Fomin, N. A. y Filin, W. P. (1975). Altersspezifische Grundlangen der körperlichen

    erziehung. Schorndorf.

    Gacía Fogeda, M. A. (1982). El juego predeportivo en la educación física y

    el deporte. Madrid: Gymnos.

    Glasser, R. (1965). Training, research and education. Nueva York: Johm

    Wiley & Sons.

    González Badillo, J. J. (1991). Halterofilia. Madrid: COE.

    González, E. (1996). El aprendizaje de los juegos deportivos. En J. A. Moreno

    y P. L. Rodríguez (Eds.). Aprendizaje deportivo (185-204). Murcia:

    Universidad de Murcia.

    González, E. y López, P. (1994). La función de la educación del cuerpo en la

    Educación Primaria. Aula de Acción educativa, 23, 14-19.

    Harre, D. (1983). Teoría del entrenamiento deportivo. La Habana: Científico

    Técnica.

    Los juegos y las actividades deportivas en la educación física básica

    28

    Hernández Moreno, J. (1987). Análisis de la acción de juego en los deportes

    de equipo: su aplicación al baloncesto. Tesis doctoral no publicada.

    Barcelona: Universidad de Barcelona.

    Hernández Moreno, J. (1994). Análisis de las estructuras del juego deportivo.

    Barcelona: Inde.

    Knapp, B. (1979). La habilidad en el deporte. Valladolid: Miñón.

    Le Boulch, J. (1991). El deporte educativo. Psicocinética y aprendizaje motor.

    Barcelona: Paidós.

    Lee, T. D. y Magill, R. A. (1983). The locus of contextual interference in motor

    skill acquisition. Journal of Experimental Psychology: Learning,

    memory and cognition, 94, 730-746.

    Lee, T. D. y Magill, R. A. (1985). Can forgetting facilitate skill acquisition? En

    D. Goodman, R.B. Wilmore e I.M. Franks (Eds.). Differing perspectives

    in motor learning, memory and control. North Holland: Elsevier

    Science Publishers

    Leif, J. y Brunelle, L. (1978). La verdadera naturaleza del juego. Buenos

    Aires: Kapelusz.

    Lempart, T. (1973). Die XX. Olympischen spiele München 1972. Probleme

    des Hochleistungssports. Berlín.

    Martin, D. (1981). Concepción de un modelo para entrenamiento de jóvenes.

    Leistungesport-3.

    Matveiev, P. (1975). Periodización del entrenamiento deportivo. Madrid: INEF.

    Moreno, J. A. (1995). El descubrimiento del waterpolo a través del juego.

    Comunicaciones Técnicas, 6, 43-50.

    Moreno, J. A. y Gonzálvez, M. J. (1994). Juegos modificados acuáticos con

    material reciclado. Una alternativa didáctico-recreativa. Comunicaciones

    técnicas, 2, 29-41.

    Moreno, J. A. y Rodríguez, P. L. (1996). Arpendizaje deportivo. Murcia:

    Universidad de Murcia.

    Newel, K. M. (1978). Some issues on action plans. En G. E. Stelmanch (Ed.).

    Informaticon processing in motor control and learning (78-96). Nueva

    York: Academic Press.

    Parlebas, P. (1981). Contribución a un lexique commenté en science de

    l’action motrice. París: INSEP.

    Pascual, C. (1992). El problema del currículum de educación física en la

    formación del profesorado. En Contreras y Sánchez (Eds.). Actas del

    VIII Congreso Nacional de Educación Física de E. U. de Profesorado

    de E. G. B. Cuenca: Servicio de Publicaciones de la Universidad de

    Castilla la Mancha.

    Pigott, R. (1985). A psychological basis for new trends in game teaching.

    Bulletin of Physical Education, 19, 17-22

    Hacia una nueva metodología en la enseñanza de las habilidades...

    29

    Read, B. y Devís, J. (1990). Enseñanza de los juegos deportivos: cambio de

    enfoque. Apunts: Educación Física y Deportes, 22, 51-56.

    Remplein, H. (1971). Tratado de psicología evolutiva. Madrid: Labor.

    Riera, J. (1995). Análisis de la táctica deportiva. Apunts: Educación Física y

    Deportes, 40, 47-60.

    Riera, J. (1988). Motricidad humana. Desarrollo y aprendizaje. Humanismo y

    nuevas tecnologías en la educación física y el deporte. Congreso

    mundial AISEP. Madrid: AISEP.

    Ripoll, H. (1982). Problèmes posés par l’adaptabilité du geste sportif aux

    perturbations imposées par le milieu. En G. Azemar y H. Ripoll (Eds.).

    Eléments de neurobilogie des comportements moteurs. París: INSEP.

    Rodríguez, P. L. y Moreno, J. A. (1997a). Diseño de un sistema de evaluación

    cualitativo-cuantitativo en las acciones en voleibol. Revista de Entrenamiento

    Deportivo (en prensa).

    Rodríguez, P. L. y Moreno, J. A. (1997b). Análisis de la eficacia de un jugador

    de voleibol a través de una sistema de registro cualitativocuantitativo

    (SCCAV). Revista Española de Educación Física (en

    prensa).

    Ruiz, L. M. (1995). Competencia Motriz. Elementos para comprender el

    aprendizaje motor en educación física escolar. Madrid: Gymnos.

    Ruiz, L. M. (1996). La variabilidad al practicar en el aprendizaje deportivo. En

    J. A. Moreno y P. L. Rodríguez (Eds.). Aprendizaje deportivo (23-34).

    Murcia: Universidad de Murcia.

    Sánchez, R. y Devís, J. (1995). Modelos contemporáneos de enseñanza

    alternativa de los juegos deportivos en España. En Actas del II Congreso

    de las Ciencias del Deporte, la Educación Física y la Recreación. Lérida:

    INEF.

    Schmidt, R. A. (1975). A schema theory of discrete motor skilll learning. Psychological

    Rewiew, 82, 225-260.

    Schmidt, R. A. (1988). Motor Control and Learning: A Behavioral Emphasis.

    Champaign: Human Kinetics.

    Sebastiani, E. M. (1995). La enseñanza de los deportes individuales. Modelos

    de intervención pedagógica. En D. Blázquez (Ed.). La iniciación

    deportiva y el deporte escolar (312-331). Barcelona: Paidotribo.

    Singer, R. N. (1975). Motor learning and human performance. Londres:

    Macmillan Pub.

    Singer, R. N. (1986). El aprendizaje de las acciones motrices en el deporte.

    Barcelona: Hispano Europea.

    Thomas, R. (1981). Sport, définitions, classifications en sports and science.

    París: Vigot.

    Tinning, R. (1992). Educación Física: La escuela y sus profesores. València:

    Universitat de València.

    Los juegos y las actividades deportivas en la educación física básica

    30

    Whiting, H. T. A. (1979). Sports de balle et apprentissage. Paris: Vigot.

    Whiting, H. T. A. (1989). Aplicaciones del aprendizaje motor en el deporte.

    En Cuadernos Técnicos de Deporte. III Congreso Nacional de Psicología

    de la Actividad Física y del Deporte. Navarra: Departamento de

    Educación y Cultura, Gobierno de Navarra.

    cordialmente

    alby

  • hace 6 años

    Si te gusta apostar en el deporte que sea absolutamente necesario mirar a este sitio http://ganarapuestas.info/ donde se puede obtener ayuda de más experiencia de apuestas deportivas ... Básicamente, usted puede hacer la misma apuesta que lo hacen, son los que hacen que el dinero real con apuestas deportivas !

    Buena suerte!

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.