oriel preguntado en Arte y humanidadesHistoria · hace 1 década

alguien conoce anegdotas de los reyes de francia luis xiv y luis xv?

o sobre mazarino y richeliu, me fascina la historia de francia de esa epoca y trato de enterarme todo lo que este a mi alcance para saber mas sobre esta epoca de oro de francia...me ayudan???

1 respuesta

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    Luis XIV (*Saint-Germain en Laye, 5 de septiembre de 1638 - † Versalles, 1 de septiembre de 1715), fue Rey de Francia y de Navarra desde el 14 de mayo de 1643 hasta su muerte con 77 años. gobernó Francia durante setenta y dos años, el reinado más largo de cualquier rey francés o de otra gran monarquía europea. Fue el primogénito de Luis XIII y de Ana de Austria (hija del Rey Felipe III de España). Luis XIV incrementó el poder y la influencia francesa en Europa, combatiendo en tres grandes guerras: la Guerra de Holanda, la Guerra de los Nueve Años y la Guerra de Sucesión Española.

    Luis XIII no se fiaba de la habilidad de su esposa para gobernar Francia tras su muerte, por lo que decretó que un consejo regente gobernase en nombre de su hijo durante su minoría de edad, para reducir así el poder de la Reina Madre durante la regencia. No obstante, tras la muerte de Luis XIII y tras la ascensión al trono, con cinco años, de Luis XIV el 14 de mayo de 1643, Ana anuló el testamento de Luis XIII en el Parlamento, rompió con el consejo y quedó como única regente. Durante su regencia, confió el poder a su primer ministro, el italiano Cardenal Mazarino, al que la mayoría de los círculos políticos franceses despreciaban por su origen no francés.

    Al finalizar la Guerra de los Treinta Años, en el año 1648, comenzó una guerra civil francesa conocida como la Fronda. Mazarino continuó con las políticas de centralización emprendidas por su predecesor, Richelieu, aumentando así el poder real a expensas de la nobleza. En 1648, intentó imponer un impuesto a los miembros del Parlamento, el cual estaba constituido, principalmente, por miembros de la nobleza y altos cargos eclesiásticos. Los miembros del Parlamento no sólo rechazaron el impuesto, sino que también ordenaron la quema de todos los edictos financieros de Mazarino. En una ocasión en que el cardenal ordenó arrestar a algunos miembros del Parlamento, París estalló en insurrección. Un grupo de parisinos molestos irrumpió en el palacio real demandando ver al rey. Tras ser conducidos a la alcoba real, se quedaron mirando a Luis XIV, el cual se estaba haciendo el dormido, y se marcharon tranquilamente. Debido al peligro que corría la familia real y la monarquía, Ana huyó de París con el rey y sus cortesanos. Poco tiempo después, la firma de la Paz de Westfalia permitió al ejército francés volver a ayudar a Luis XIV y su corte real. Ya en enero de 1649 comenzó el asedio de la rebelde París. La subsecuente Paz de Rueil acabó con el conflicto, por lo menos temporalmente.

    Luis XV (16 de febrero de 1710 - 10 de mayo de 1774), conocido en francés como Louis XV dit le Bien-Aimé, fue el rey de Francia y de Navarra entre los años 1715 y 1774.

    Luis XV nació en el Palacio de Versalles el 15 de febrero de 1710, mientras su bisabuelo, Luis XIV, todavía se encontraba en el trono. Era el hijo de Luís duque de Borgoña y María Adelaida de Saboya. María Adelaida era una mujer muy vivaz y el rey Luis XIV sentía un especial afecto por ella. La joven pareja, profundamente enamorada (algo inusual en la corte real de Versalles), había rejuvenecido la corte del anciano rey y se convirtió en el centro de atención de Versalles. Luis XV tenía un hermano, Luis duque de Bretaña, que era tres años mayor. El duque de Borgoña era el hijo mayor de Luis, el Gran Delfín, que era el hijo único de Luis XIV. El duque de Borgoña tenía dos hermanos más jóvenes: Felipe, duque de Anjou, pronto sería confirmado como Felipe V de España, y Carlos de Borbón duque de Berry. Así, en 1710, a Luis XIV no le faltaban descendientes varones: un hijo, tres nietos y dos bisnietos de su nieto mayor.

    Sin embargo, sucesos dramáticos alteraron la composición de la familia real. En 1700, el duque de Anjou se convirtió en rey de España bajo el nombre de Felipe V, heredando la corona de su abuela, esposa de Luis XIV y princesa de España. En la Guerra de Sucesión Española que siguió, Felipe V tuvo que renunciar a todos sus derechos al trono francés. Inglaterra estaba poco dispuesta a una posible unión de España y Francia bajo un único rey en un futuro. La renuncia de Felipe V no era un gran problema para Luis XIV, ya que tenía muchos otros descendientes varones. En abril de 1711, el delfín de Francia murió repentinamente, y el duque de Borgoña pasó a ser el heredero al trono. Un año más tarde, la enérgica María Adelaida de Saboya contrajo la viruela, falleciendo el 12 de febrero de 1712 para consternación del rey Luis XIV. El duque de Borgoña, desconsolado por la muerte de su esposa, murió una semana después por la misma causa. Sus hijos habían contraído también la enfermedad: el mayor, duque de Bretaña, fue sangrado repetidas veces por los doctores; acabó muriendo el 8 de marzo de 1712. Su hermano pequeño, Luis XV, fue salvado por su institutriz, Madam de Ventadour, que prohibió rotundamente sangrar al infante y cuidó de él personalmente durante su enfermedad. Finalmente en 1714, el duque de Berry, tercer hijo del delfín de Francia, fallecía.

    De esta manera, Luis XIV había perdido cuatro descendientes varones en solo tres años, y el destino de la dinastía recaía en la supervivencia de un niño de cuatro años. Si no sobreviviese, la corona pasaría a Felipe de Orleans, el sobrino de Luis XIV, y el primo del anterior delfín de Francia. Sin embargo, parecía bastante probable que Felipe V de España hubiera denunciado el tratado por el que renunció a la corona de Francia, y que una gran guerra en Europa, así como una guerra civil en Francia, hubiera estallado con seguridad. Al joven descendiente se le inculcó la gran responsabilidad que recaía en su persona, y su vida fue cuidadosamente vigilada. Más aún al quedar huérfano, sin hermanos vivos ni tíos (excepto Felipe V que se encontraba en Madrid, y al que no conocería nunca), y sin primos (de nuevo, excepto aquellos en Madrid). En este contexto familiar se forjó buena parte de la personalidad del rey.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.