¿porque hay gente con crucifijos colgados al cuello que no dan "la otra mejilla"?

he tenido fuertes dudas que si esto de colgarse rosarios o tener en franelas y pulseras imagenes religiosas no es mas que una moda?? son personas que roban, que mienten y hasta matan. y NO miento, esto es algo muy comun, cual sera el significado?

5 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    Porque llevan a Jesus sobre sus pechos y no dentro de sus pechos. Hay muchos asi.

  • hace 1 década

    En la Palabra de Dios encontraras las respuestas a todas tus inquietudes espirituales, Dios no dejo nada a la imajinacion o a la interpretacion del hombre, con relacion a su Palabra, para que no enganen a nadie.

    '' En los ultimos dias vendran tiempos peligrosos. Porque habran hombres amadores de si mismo, avaros, vanagloriosos,soberbios, blasfemo, desobedientes a los padres, ingratos, impios, sin afecto natural, implacables,

    calumniadores, imtemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites mas que de Dios.

    QUE TENDRAN APARIENCIAS DE PIEDAD

    PERO QUE CON SUS ACTOS NEGARAN LA EFICACIA DE ELLA; a estos evita.''

    Por tanto esto quiere decir que el hecho de que lleven algo que se interpretaria como que representa a Dios, seas un hijo de Dios

  • hace 1 década

    Si es verdad. Hay gente que se "encomienda" a Dios para ir "a trabajar" cuando lo que en realidad hace es ROBAR. Pero es que es gente es ignorante que no conoce de religion, solo es fanatica o como dicen ellos mismo "creyente". ¿ Creyente en que ? Si no obedecen la MORAL NATURAL mucho menos los mandamientos de Dios

    saludos

  • Anónimo
    hace 1 década

    Es cierto que no mientes, pero comentes el pecado de estar mirando la basurita en el ojo ajeno y no... Nos pasa a todos, somos pecadores, imperfectos. Nos cuesta llevar la cruz y asociarla en la vida diaria. Pero existe otro pecado grave que es la blasfemia.

    Esta reflexion nos servirá no solo para informanos, sino tambien formarnos en Aquel que nos enseñó lo contrario.

    Poner la otra mejilla

    ¿Cómo debe entenderse cuando Jesús dice que debemos poner la otra mejilla?

    1. Poner la otra mejilla

    Ante todo, el sentido de “poner la otra mejilla” debe entenderse en el contexto del discurso de la Montaña en que Jesucristo reforma la “ley del talión” (cf. Mt 5,38-42)

    Jesucristo toma por tema la ley del talión, que se hallaba formulada en la ley judía: “habéis oído –en las lecturas y explicaciones sinagogales– que se dijo (a los antiguos): ojo por ojo y diente por diente” (cf. Manuel de Tuya, Biblia comentada, BAC, Madrid 1964, pp. 119-122).

    Lo que Cristo enseña, en una forma concreta, extremista y paradójica, es cuál ha de ser el espíritu generoso de caridad que han de tener sus discípulos en la práctica misma de la justicia, en lo que, por hipótesis, se puede reclamar en derecho.

    Por eso frente al espíritu estrecho y exigente del individuo ante su prójimo, pone Cristo la anchura y generosidad de su caridad. ¿Cuál ha de ser, pues, la actitud del cristiano ante el hombre enemigo? “No resistirle”, no por abulia, sino para “vencer el mal con el bien” (Rom 12, 21).

    Pero la doctrina que Cristo enseña va a deducirse y precisarse con cuatro ejemplos tomados de la vida popular y cotidiana y expresados en forma de fuertes contrastes paradójicos, por lo que no se pueden tomar al pie de la letra. Estos casos son los siguientes:

    a) Si alguno te abofetea en la mejilla derecha, muéstrale también la otra. La paradoja es clara, pero revela bien lo que lo que debe ser la disposición de ánimo en el discípulo de Cristo para saber perdonar.

    b) Al que quiera litigar contigo para quitarte la túnica, déjale también el manto. Ante esto, se le promete por Cristo ceder también de buen grado su túnica. La crudeza a que llevaría esta realización hacer ver el valor paradójico de la misma. La enseñanza de Cristo es ésta: Si te quisiera quitar una de las dos prendas únicas o necesarias de tu vestido, que haya también una actitud, en el alma, de generosidad, de perdón, que se manifestaría incluso, como actitud, hasta estar dispuesto a darle también todo lo que se pueda.

    c) Si alguno te requisa por una milla, vete con él dos. Esta sentencia de Cristo es propia de Mt. La expresión y contenido de “requisar” es de origen persa. Y se expresa esto con el grafismo del caso concreto. Si se requisa por “una milla” (que es el espacio que los romanos señalaban con la “piedra milaria” = 18000 m.) habrá de responderse generosamente ofreciéndose para una prestación doble. La misma duplicidad en la fórmula hace ver que se trata de cifras convencionales. La idea es que la caridad ha de mostrarse con generosidad, enseñado por Cristo con un término técnico.

    El discípulo de Cristo habrá de tener un espíritu de benevolencia y caridad tal, que no niegue su ayuda a aquel que se lo pide , incluso rabasando los modos de la digna súplica para llevar a los de la exigencia injusta e insolente. El discípulo de Cristo deberá estar tan henchido del espíritu de caridad.

    ¿Cuál es la doctrina que se desprende de estos casos en concretos que utiliza para exponerla?

    Igualmente en estos casos hay que distinguir la hipérbole gráfica y oriental de su formulación y el espíritu e intento verdadero de su enseñanza.

    Y para esto mismo vale la enseñanza práctica de Jesucristo.

    Así cuando el sanedrín lo procesa y cuando un soldado le da una bofetada, no le presenta la otra mejilla, sino que le dice: “Si he hablado mal, muéstrame en qué , y si bien ¡, ¿por qué me abofeteas?” (Jn. 18,22.23).

    La enseñanza de Cristo y de Pablo muestran bien a las claras que la enseñanza de Cristo no tiene un sentido material, Si en la hagiografía cristiana llegó el celo a practicar literalmente estos mandatos, fue ello efecto de un ardiente espíritu de caridad que se llegó a desbordar, incluso en el gesto.

    Cargar la cruz , no solo significa llevar ese objeto como signo de Aquel que lo cargó primero, sino reconocer la debilidad y revertirla. Jesus nos enseño a amar y a corregir en privado a aquel que se desvia de su doctrina. Tratemos todos juntos, hacerlo como Él nos manda, sin mirar lo que se lleva, por moda o no.

    En el mismo Amor, envio bendiciones del Señor.

    Fuente(s): defiende tu fe univrsal catolic net
  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 1 década

    Una cosa es hablar de Dios y usar símbolos y otra es identificarse plenamente con Cristo siguiendo su ejemplo en la vida práctica.

    Jesús dió la otra mejilla, pero a veces también confrontó con palabras muy duras a los religiosos de la època y a los que usaban la religiòn como una excusa para enriquecerse.

    Ser bueno, no es ser un blando debilucho sin carácter, Jesús no era así, como muchas veces lo muestran de esa forma.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.