nayda preguntado en Ciencias y matemáticasMedicina · hace 1 década

Como funciona la mielina en los nervios?

intreres

8 respuestas

Calificación
  • maga
    Lv 4
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    la mielina en los nervios actua como "aislante" ayudando a darle velocidad a la transmisión del mensaje que pasa por las neuronas, esta recubre al axon, que es por donde pasa la información en forma de impulsos electricos.

  • hace 6 años

    El SII o Síndrome del Intestino Irritable es uno de los problemas más molestos que puede tener una persona. Es doloroso, requiere un cuidado máximo, molesta para absolutamente todo, hace que tu cuerpo sea impredecible, te obliga a cuidar al máximo la dieta bajo la amenaza de…bueno, no hace falta decirlo en voz alta.

    Es verdad que de por sí no se cura tan fácilmente, pero existen métodos muy efectivos para combatirlo. Aquí te dejo uno, y espero que te sirva.

    http://intestinoirritable.youtips.info/

    Recuerda que lo importante es la voluntad, nada más.

  • hace 1 década

    La mielina es un aislante, y cumple la misma función que los revestimientos de los cableados eléctricos, para que no haya un cruce ya que los nervios transportan electricidad.

  • Anónimo
    hace 1 década

    Sustancia que ayuda al correcto funcionamiento del sistema nervioso, colabora en que los impulsos nerviosos viajen más rapido. Incluir cobre en la dieta (en bajas proporciones) ayuda a la formación de la mielina. El virus de la rabia en los animales causa desmielinización de los nervios, provocando daños irreversibles, la vacuna en humanos causaba el mismo problema hace años. La vacuna ya cambió y este problema se solucionó.

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • Anónimo
    hace 1 década

    funciona mejor si a tus nervios además de ponerles mielina, les agregas un poco de granola.

  • Zarina
    Lv 6
    hace 1 década

    La esclerosis múltiple (EM, MS en sus iniciales inglesas y alemanas) es una enfermedad desmielinizante, neurodegenerativa, crónica y no contagiosa del sistema nervioso central. Es, tras la epilepsia, la enfermedad neurológica más frecuente entre los adultos jóvenes.

    Puede presentar una serie de síntomas que aparecen en ataques o que progresan lentamente a lo largo del tiempo. Se caracteriza por dos fenómenos:

    * aparecen esparcidas en el cerebro y parcialmente también en la médula espinal inflamaciones causadas por el ataque del sistema inmunitario contra la funda de mielina de los nervios.

    * las neuronas, y en especial sus axones se ven dañados por diversos mecanismos.

    Como resultado, las neuronas del cerebro pierden en parte o totalmente su capacidad de transmisión, causando los síntomas típicos de adormecimiento, cosquilleo, espasmos, parálisis, fatiga y alteraciones en la vista.

    En la variante Remitente-Recurrente también se ha detectado inflamación en el tejido nervioso y transección axonal, o corte de los axones de las neuronas, lo que hace que las secuelas sean permanentes.

    No existe cura y las causas exactas son desconocidas. Se cree que en su progreso actúan mecanismos autoinmunes. A causa de sus efectos sobre el sistema central nervioso, puede tener como consecuencia una movilidad reducida e invalidez en los casos más severos. Quince años tras la aparición de los primeros síntomas, si no es tratada, al menos 50% de los pacientes se pueden mover. Menos del 10% de los enfermos mueren a causa de las consecuencias de la esclerosis múltiple o de sus complicaciones.

  • Anónimo
    hace 1 década

    Comprendiendo los problemas Intestinales en la Esclerosis Multiple

    Este folleto ha sido redactado por la Doctora Nancy Holland, vicepresidente del Clinical Programs de la Nacional Multiple Sclerosis Society.

    El Intestino: ¿qué es? ¿cómo funciona?

    El intestino grueso, también conocido como colon, es la parte más distal del aparato digestivo. Constituye el mecanismo tubular interno que toma parte de nuestra comida que no puede ser utilizada en el organismo, y la prepara para ser desechada.

    La principal acción digestiva comienza en el estómago y continúa en el intestino delgado. El alimento, que se mueve a través del aparato digestivo mediante una acción propulsora, al llegar al colon, se ha convertido principalmente en deshecho y agua.

    Cuando la materia fecal llega a la última parte del colon (colon sigmoideo), ha perdido la mayor cantidad de agua que se encontraba presente en la parte superior del aparato digestivo. La materia fecal llega finalmente al recto, y cuando el cerebro así lo ordena, se elimina conscientemente del cuerpo con un movimiento intestinal a través del orificio anal.

    El funcionamiento intestinal normal puede variar de tres movimientos intestinales por día, a tres por semana.

    A pesar de que “un movimiento por día” es ampliamente recomendado, los médicos concuerdan que dicha frecuencia no es necesaria. La definición médica de movimiento intestinal “poco frecuente” es aquel que se realiza con una frecuencia “inferior a una vez cada tres días”. La mayoría de los médicos acuerdan que un movimiento con una frecuencia menor a una vez por semana no resulta adecuado. Una vez cada dos o tres días constituye un mínimo más aceptable.

    El recto, los últimos 10 a 15 cm. del tracto digestivo, determina cuando es necesario realizar el movimiento intestinal. Permanece vacío hasta el instante previo a evacuar el intestino. Cuando el recto está lleno, envía señales al cerebro a través de los nervios en la pared rectal acerca de que resulta necesario mover el intestino.

    Desde el recto, la materia fecal atraviesa el canal anal, custodiado por los músculos del esfínter, interno y externo, con forma de anillos. Justo antes de ser eliminada, la materia fecal es admitida al canal anal por el músculo interno del esfínter, que se abre de manera automática cuando la pared rectal se distiende por una masa de heces. El esfínter externo, por otra parte, se abre por medio de la decisión consciente del cerebro, de modo que los movimientos intestinales pueden ser realizados solamente en el momento adecuado.

    Constipación y Diarrea

    Si el contenido del intestino se mueve demasiado rápido, no se remueve la suficiente cantidad de agua y la materia fecal llega al recto en forma blanda o líquida, conocida como diarrea. Si el movimiento de la materia fecal es demasiado lento, el cuerpo debe absorber mucha agua, haciendo que la materia fecal se torne dura y por ende, que su tránsito sea difícil. Esta condición es conocida como constipación. La constipación impide la eliminación de la materia fecal en forma total, o puede resultar en un movimiento intestinal parcial, con una parte de los deshechos que permanecen en el intestino o el recto.

    Causas Comunes. La diarrea y la constipación constituyen la compañía frecuente de los viajeros, resultantes del agua o alimentos desconocidos, o en mal estado, o simplemente debido al cambio en el nivel acostumbrado de actividad. La diarrea también puede estar provocada por una infección viral, bacteriana o por parásitos.

    La diarrea continua también puede derivar de alergias a los alimentos o sensibilidad a determinadas clases de comidas, como por ejemplo los platos altamente condimentados a los lácteos (la intolerancia a los lácteos, en general puede solucionarse mediante la ingesta de leche reducida en lactosa o de productos lácteos junto con comprimidos que contienen enzimas para digerir la lactosa).

    La constipación no relacionada con la Esclerosis Múltiple puede estar también provocada por medicamentos como, por ejemplo, los suplementos de calcio o los antiácidos que contienen aluminio o calcio. Las demás sustancias activas que pueden llevar a la constipación incluyen los antidepresivos, diuréticos, opiáceos y drogas antipsicóticas.

    Irónicamente, una de las causas más comunes de constipación no relacionada con la Esclerosis Múltiple es un hábito voluntario: demorar los movimientos intestinales para ahorrar tiempo en los días ajetreados, o evitar el trabajo de ir al baño. Eventualmente, el recto se adapta a la creciente cantidad de materia fecal y el deseo de eliminarla, disminuye. Sin embargo, los efectos de la constipación continúan y su eliminación se torna cada vez más difícil.

    En algunas mujeres, la constipación es un síntoma premenstrual, y durante el embarazo, puede convertirse en una de las maneras en que el colon reacciona al cambio en el nivel de las hormonas sexuales..

    Síndrome de colon irritable, también conocido como colon espástico, es una condición en la cual la constipación y la diarrea generalmente se alternan. Puede involucrar cólicos abdominales y dolores provocados por los gases. El síndrome de colon irritable es molesto pero no es peligroso, y en general, está asociado con el estrés.

    Constipación y Esclerosis Múltiple

    La constipación es el trastorno intestinal más común en los individuos que padecen Esclerosis Múltiple. Resulta muy fácil adquirir hábitos alimenticios pobres, inactividad física e inclusive depresión cuando una persona vive con Esclerosis Múltiple. Todo esto puede provocar trastornos en el aparato digestivo.

    Pero este problema es más amplio. La Esclerosis Múltiple puede provocar la pérdida de la mielina en el cerebro o en la médula espinal, un proceso de corto circuito que puede impedir o interferir con los signos desde el intestino hacia el cerebro indicando la necesidad de mover el intestino y/o los signos de respuesta desde el cerebro al intestino que mantienen el normal funcionamiento.

    Los síntomas comunes en la Esclerosis Múltiple, como la dificultad para caminar y la fatiga crónica, pueden conducir a una disminución del movimiento de la materia fecal a través del colon. Los músculos abdominales debilitados pueden también tornar más difícil el peristaltismo intestinal.

    Las personas que padecen Esclerosis Múltiple, a menudo tienen problemas con la espasticidad. Si los músculos del piso pelviano están espásticos y no se pueden relajar, la función intestinal normal se verá comprometida.

    Algunas personas con Esclerosis Múltiple también poseen la tendencia a no tener el incremento habitual en la actividad del colon luego de las comidas, lo cual hace que los deshechos se desplacen hacia el recto.

    Y, por último, algunas personas con Esclerosis Múltiple intentan solucionar algunos problemas del funcionamiento de su vejiga mediante la reducción de la ingesta de líquidos. La restricción de líquidos hace que la constipación empeore.

    Esto es tan común en la Esclerosis Múltiple que el primer paso a tomar debe ser obtener asistencia médica para sus problemas vesicales a fin de posibilitar la ingesta adecuada de líquidos, de vital importancia para las funciones intestinales.

    La demora a largo plazo no constituye una opción válida. Más allá del obvio malestar provocado por la constipación, pueden surgir complicaciones. La materia fecal que se acumula en el recto puede ejercer presión sobre el sistema urinario, aumentando los problemas miccionales. Un recto estirado puede enviar mensajes que interrumpen aún más la función intestinal a la médula espinal. La constipación acentúa la espasticidad, haciendo que caminar se torne más difícil. Y la constipación puede ser la raíz del síntoma intestinal más molesto: la incontinencia.

    Diarrea y Esclerosis Múltiple

    En general, la diarrea es un problema menor para las personas con Esclerosis Múltiple, en comparación con la constipación. Pero, cuando esto ocurre, cualesquiera sean los motivos, en general está acompañada por la pérdida del control esfinteriano. La sensación reducida en el área del recto puede permitir al recto estirarse más allá de sus parámetros normales, provocando la relajación inesperada e involuntaria del esfínter anal externo, liberando la materia fecal.

    La Esclerosis Múltiple algunas veces da lugar a un excesivo funcionamiento intestinal que provoca la diarrea o también a anormalidades del esfínter que son causa de incontinencia. Esta condición puede tratarse con algunos medicamentos recetados como, por ejemplo, la oxibutinina.

    Para una persona con Esclerosis Múltiple, al igual que con cualquier otra, la diarrea puede indicar un problema secundario, como por ejemplo, gastroenteritis, una infección provocada por parásitos, o una enfermedad inflamatoria intestinal. No es aconsejable tratar la diarrea recurrente sin asesoramiento médico.

    La diarrea es a menudo controlada con un formador de masa, como el psyllium (Metamucil ®). Cuando estos son empleados para tratar la diarrea en lugar de la constipación, se ingieren sin líquidos adicionales. El objetivo es ingerir la suficiente cantidad de éstos solamente para afirmar la materia fecal, pero no una cantidad que provoque constipación.

    Si los formadores de masa no controlan la diarrea, su médico puede sugerir otras medicaciones que retardan el movimiento de los músculos intestinales, tales como la loperamida (Suprasec ®). Estos medicamentos deben ser empleados únicamente durante un período de tiempo breve.

    Consulte a su Médico

    Los síntomas intestinales más leves pueden ser fácilmente tratados con las sugerencias ofrecidas en este folleto, pero los síntomas persistentes o severos deberían ser evaluados por su médico. Puede existir una solución simple, pero solamente su médico puede descartar otros trastornos más delicados que el síntoma intestinal puede manifestar.

    Exámenes

    Una revisión física normal incluye el examen del recto. Después de los 40 años, los hombres, en especial, deberían someterse a exámenes periódicos del aparato digestivo inferior. Los métodos incluyen un examen del recto o procedimientos tales como la sigmoideoscopía o la colonoscopía. Estos últimos exámenes, en los cuales el intestino es observado en forma directa a través de un tubo flexible e iluminado, son cada vez más frecuentes como exámenes de diagnóstico precoz.

    Buenos Hábitos Intestinales

    Ya sea que usted intente controlar la constipación o la diarrea, o, simplemente desea impedir dichos problemas, resulta esencial seguir los buenos hábitos intestinales.

    Es mucho más fácil impedir los problemas intestinales estableciendo buenos hábitos que lidiar con la formación de un bolo fecal, incontinencia o dependencia de laxantes en un futuro.

    Si sus movimientos intestinales se tornan cada vez menos frecuentes, tome las medidas correspondientes. Usted puede ayudar a impedir que los problemas relacionados con la constipación empeoren siguiendo los buenos hábitos intestinales que se detallan a continuación. La materia fecal que se conserva por períodos de tiempo prolongados tiende a dilatar el intestino, reduciendo su capacidad de expulsar la materia fecal del cuerpo. La materia fecal se torna más seca y dura con el transcurso del tiempo, haciendo que su eliminación se torne más difícil.

    Beba suficiente cantidad de líquido. Beba todos los días de dos o tres litros de líquidos ya sea que esté sediento o no. Agua, jugos, cafés y otras bebidas son todas válidas. Los problemas de vejiga relacionados con la Esclerosis Múltiple pueden complicar esta parte de los buenos hábitos intestinales.

    Resulta difícil beber la suficiente cantidad de líquidos si uno se despierta durante la noche porque necesita orinar o lidiar con la urgencia urinaria. Estos constituyen problemas “acuciantes” para las personas con Esclerosis Múltiple. Pero los síntomas de vejiga pueden ser controlados si se identifica la causa subyacente. Consulte a su Médico y primero trate los síntomas vesicales.

    Incluya fibras en su dieta. La fibra es una sustancia que contiene agua y es resistente a la digestión. Se encuentra en los panes de harinas integrales y cereales como así también en las verduras y frutas crudas. La fibra ayuda a que la material fecal continúe su movimiento, aumentando su masa en el intestino, y ablandándola con el agua. Incorpore alimentos con alto contenido de fibra a su dieta de manera gradual para aliviar la posibilidad de tener gases, hinchazón abdominal o diarrea.

    Incorporar suficiente cantidad de fibra a su dieta diaria puede requerir más que comer frutas y verduras. Ingerir una compotera de cereales de salvado y hasta cuatro rebanadas de pan de salvado todos los días puede ayudar. Si usted posee una movilidad limitada, usted puede necesitar tanto como 30 gramos de fibra por día para controlar la constipación. Sin embargo, las necesidades de fibra de cada persona son diferentes. Incorpore la fibra lentamente. La diarrea o los frecuentes movimientos intestinales pueden ser el resultado de una dieta muy elevada en contenido de fibra. Si usted encuentra que no puede tolerar una dieta con elevado contenido de fibra, su médico puede recetar compuestos como, por ejemplo, mucílago, hidrofílico de psyllium o policarbófilo de calcio (Fibercon ®).

    Actividad física regular. Caminar, nadar e inclusive los ejercicios en la silla de ruedas ayudan. Con la edad, el nivel de actividad de una persona en general decrece.

    Aunque la clase de actividad puede requerir modificaciones, es importante realizar ejercicios en forma regular a cualquier edad o con cualquier nivel de discapacidad.

    Fijar un momento regular del día para el movimiento intestinal. El mejor momento del día es aproximadamente media hora después de comer, cuando el reflejo de vacío es más fuerte. El más fuerte de estos reflejos ocurre luego del desayuno. Deje 20 0 30 minutos libres para esta rutina. Dado que la Esclerosis Múltiple puede disminuir la sensación en el área rectal, usted puede no siempre sentir la necesidad de eliminar la materia fecal. Adhiérase a esta rutina de un momento regular diario para el movimiento intestinal, ya sea que usted sienta la necesidad, o no.

    Evitar el estrés innecesario. Sus emociones afectan su estado físico, incluido el funcionamiento del intestino. Tómese su tiempo. Utilice técnicas de relajación. Y recuerde que una rutina intestinal exitosa en general tarda en establecerse.

    Se ha descubierto que la depresión es causa de constipación. La constipación puede trastornar a la persona aún más, iniciando un ciclo innecesario de condiciones cada vez peores. Si las emociones lo preocupan, converse con su médico o enfermero.

    Si usted necesita más ayuda

    Si estas medidas no lo ayudan a solucionar su problema de constipación de manera adecuada, su médico probablemente sugerirá los siguientes remedios:

    Suavizantes de Materia Fecal. El aceite mineral (vaselina líquida) debe ser empleado lejos de las comidas para evitar la interferencia en la absorción de las vitaminas liposolubles (A, D, E y K).

    Formadores de masa. Los suplementos naturales de fibras incluyen al psyllium, el policarbófilo, el senna y diversas asociaciones de los mismos (Agiolax ®, Medilaxan ®, Rapilax Fibras ®). Cuando se ingieren diariamente con uno o dos vasos de agua, pueden ayudar a llenar y humectar el tracto gastrointestinal. Estos agentes formadores de masa son en general seguros cuando se ingieren durante períodos de tiempo prolongados.

    Laxantes orales suaves. Leche de magnesia y distintas sales de sodio constituyen agentes osmóticos. Ellos estimular la secreción de agua al colon. Son razonablemente seguros. Otros laxantes suaves incluyen al casantranol. Estos laxantes son estimulantes que suministran un irritante químico al intestino, lo cual estimula el tránsito de la materia fecal.

    Los laxantes agresivos, como por ejemplo el bisacadilo (Dulcolax ®), el picosulfito de sodio (Rapilax ®) o el aceite de Castor pueden ser alamente formadores de hábitos y son recomendados en raras oportunidades. Los laxantes más suaves en general inducen los movimientos intestinales dentro de las 8 a 12 horas.

    Supositorios. Si los laxantes orales no provocan el efecto deseado, se le puede indicar un supositorio de glicerina media hora antes de realizar un movimiento intestinal. Esta práctica puede demandar varias semanas para establecer una rutina intestinal regular. En algunas personas, los supositorios deben utilizarse en forma permanente.

    Las microenemas no son enemas tradicionales sino más bien estimulantes lubricantes. Estos agentes deben ser colocados cuidadosamente en la pared del recto para resultar eficaces. Si se insertan en la materia fecal, no surtirán ningún efecto.

    Enemas. Las enemas deben ser utilizadas ocasionalmente, dado que el organismo puede comenzar a depender de ellas. Pueden ser recomendados como parte de una terapia que incluye a los suavizantes de materia fecal, formadores de masa y laxantes orales suaves.

    Estimulación Manual. En algunas ocasiones usted puede estimular la eliminación masajeando suavemente el abdomen en el sentido de las agujas del reloj, o insertando un dedo en el recto y girándolo suavemente. Se aconseja emplear un guante o cobertor de plástico.

    NOTA: Al emplear algunas de estas técnicas para controlar la constipación, recuerde que todas ellas llevan su tiempo – en general transcurren varias semanas antes de saber claramente si funcionan con éxito. El ritmo digestivo se modifica en forma gradual.

    Impactación e Incontinencia

    La impactación (bolo fecal) en general se refiere a una masa dura de materia fecal que se encuentra ubicada en el recto y que no puede ser eliminada. Este problema requiere de atención inmediata.

    Puede ser usualmente diagnosticada a través de un simple examen del recto, pero los síntomas pueden resultar confusos. El bolo fecal puede provocar diarrea, incontinencia intestinal, inclusive hemorragias rectales provenientes de la presión de una úlcera en la pared intestinal. Su médico puede desear realizar una serie de exámenes para descartar la posibilidad de ocurrencia de otras enfermedades más serias del intestino.

    La impactación lleva a la incontinencia cuando el bolo fecal ejerce presión sobre el esfínter interno, provocando la respuesta de relajación. El esfínter externo, aunque se encuentre bajo control voluntario, se encuentra frecuentemente debilitado por la Esclerosis Múltiple y no puede permanecer cerrado. Por lo tanto, detrás de la impactación, la materia fecal con agua se escapa de manera incontrolable.

    La diarrea como efecto colateral de la constipación no es rara en la Esclerosis Múltiple. Es más probable que ocurra, según se menciona arriba, como un hecho ocasional. Algunas personas con Esclerosis Múltiple informan que una sensación de gas abdominal les advierte de la incontinencia inminente.

    Si la incontinencia se convierte en un problema ocasional, no se desaliente. El problema puede ser generalmente controlado pero tomará algún tiempo.

    Trabaje estrechamente con su médico y enfermero hacia una solución que funcione para usted.

    Una rutina regular de deposición es la clave. Cuando el intestino se ha habituado a vaciarse a intervalos específicos, resulta menos factible que ocurran accidentes en otras oportunidades. Además de las drogas, las técnicas tales con la bioretroalimentación, pueden ayudar. Mediante esta técnica se puede ayudar a que una persona se torne sensible a ciertos signos sutiles que indican que el recto está lleno.

    Mientras tanto, no limite su vida. Puede utilizar ropa interior protectora para evitar accidentes embarazosos o simplemente, para estar tranquilo. Un protector absorbente puede ayudar a proteger la piel, y la recubierta exterior de plástico ayuda a contener los olores y mantiene a la ropa seca.

    CONCLUSIÓN

    Al igual que con muchos otros problemas médicos, es más fácil tratar al intestino y a las partes relacionadas del aparato digestivo con buenos hábitos de prevención, en lugar de esperar a que aparezcan los problemas. Sobrellevar la impactación, la incontinencia y una dependencia crónica en los laxantes resulta mucho más difícil que impedir dichas situaciones o tratar sus causas.

    Primero intente las terapias más suaves, dado que es más probable que las medidas más drásticas posean efectos colaterales indeseados.

    Recuerde que muchos síntomas de la Esclerosis Múltiple, como por ejemplo los problemas urinarios, espasticidad, debilidad, inmovilidad y desmielinización que interfieren con la comunicación entre su intestino y su cerebro pueden llevar a complicaciones intestinales.

    Si los problemas persisten o empeoran, solicite a su médico que lo derive a un gastroenterólogo, quien se especializa en el intestino y en otros problemas digestivos.

    Los comentarios vertidos en este informe están basados en trabajos científicos publicados y en la opinión de expertos en el tema, pero no representan recomendación terapéutica ni prescripción alguna. Para información específica a su problema consulte a su médico.

    Agradecemos a la Nacional Multiple Sclerosis Society de los Estados Unidos por abordar estos temas con seriedad y profesionalismo.

  • Yomero
    Lv 4
    hace 1 década

    La mielina es un "aislante" como el que recubre a los cables, sin embargo, está interrumpido cada cierta distancia, lo que se llama Nodulos de Ranvier, para que así el impulso nervioso, en vez de tener que pasar por todo el nervio, salte entre nódulo y nódulo y se más rápida la transmisión del impulso.

    Fuente(s): estudiante de medicina aqui lo puedes ver http://es.wikipedia.org/wiki/Ax%C3%B3n
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.