por que no se habla de el triamgulo de las bermudas?

por q con la tecnologia actual no se hace una investigacion

10 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Mejor Respuesta

    Dejemonos de cosas fantásticas y pasemos a los hechos.

    Tambien llamado "El Triangulo de la Muerte" cubre un area que va desde Florida, a las Bermudas, a Puerto Rico y de regreso a Florida. Es en esta zona donde supuestamente se hundio la legendaria "Atlantida" de Platon. Los antiguos Atlantes utilizaban enormes cristales como Fuentes de Poder y psíquicos alrededor del mundo sostienen la teoria de que estos poderosos cristales sumergidos desde hace mas de 10,000 años, son la causa de los extraños fenómenos que suceden en esta asolada zona del océano.

    Lo cierto es que muchas de las desapariciones y sucesos misteriosos que se llevan a cabo en el Triangulo, son atribuidos a una extraña Fuerza Magnetica que afecta Brujulas, Computadoras y casi a cualquier tipo de Equipo Electrónico de comunicación y navegación.

    En 1983, la revista "Newsweek" especuló sobre la posibilidad de que en el fondo del océano, reposaba una gigantesca pirámide, que emitia Fuerzas Electromagnéticas, causante de las tragedias y desapariciones. De hecho, unos buceadores expertos aseguran que cerca de la isla de Bimini, observaron en las profundidades, una enorme Pirámide de Cristal, que contenia otras tres Pirámides mas pequeñas en su interior.

    • Inicia sesión para responder preguntas
  • hace 1 década

    UE ES EL TRIANGULO DE LAS BERMUDAS?

    El Triángulo de las Bermudas siempre ha sido una zona peligrosa y de misterio, ya que las desapariciones de marineros, pilotos y turistas nunca han sido resueltas.

    Los elementos de información en torno a esta zona son intrigantes: en una parte del océano Atlántico occidental, de forma más o menos triangular, comprendida entre las Bermudas, Florida y el meridiano 40, han venido desapareciendo durante los últimos treinta años numerosos aviones y barcos sin dejar ningún rastro de lo que pudo ser de ellos, ya que jamás se han hallado restos ni supervivientes.

    Todo lo que alguna vez entró ahí, nunca se le volvió a ver. Desde barcos y buques que navegaban por esa zona; aviones a los cuales se les vió entrar a una neblina para esfumarse sin dejar indicio.

    DESAPARICIONES SIN RESPUESTA:

    Durante toda la historia, han habido reportes de desapariciones en el Triángulo de las Bermudas. La parte extraña es que nunca han habido restos en el mar; si hubiera sido un naufragio, los equipos de búsqueda habrían encontrado partes del barco como salvavidas, restos del barco, balsas o al menos una mancha de aceite en el agua. Nunca se ha conseguido nada de eso en sus búsquedas.

    Los mensajes de algunos aviones, antes de su desaparición, no daban alguna indicación de anormalidad; en efecto, en un momento dado todo estaba marchando normal y al siguiente minuto, todo había desaparecido sin la menor advertencia.

    El número de desapariciones sin hallazgo es completamente impresionante y aterrorizador. Lo más misterioso es que no pudieron ocurrir por un huracán o ciclón porque la mayoría de las desapariciones se dieron en buen tiempo.

    Según los relatos de los días de la navegación a vela, las Bermudas y la zona más al sur fueron ciertamente denigradas durante cientos de años por la desaparición de navíos cuya suerte pasó a llenar la larga lista de barcos extraviados en el océano, desapariciones habitualmente atribuidas a piratería, tempestades o motines. Sólo en el siglo XIX, y especialmente en el siglo XX, con la mejora de las comunicaciones y de los registros de barcos, se comenzó a pensar que había algo inquietantemente cautivador en tan elevada suma de pérdidas, en especial la ausencia de supervivientes, de restos o cuando la comunicación por radio se generalizó, de indicaciones respecto a lo que estaba sucediendo o había ocurrido con los buques desaparecidos. Por añadidura, buen número de tan misteriosas desapariciones afectaban solamente a los pasajeros y tripulantes; por lo demás, los navíos abandonados parecían estar perfectamente en orden, con sus diarios a bordo, botes salvavidas, cargamento e, incluso, efectos personales en su sitio.

    El Triángulo de las Bermudas simpre será una fuente inexplicada de miedo y un enigma misterioso sin explicación. Pero si los barcos, aviones y buques no desaparecieron a causa de fenómenos naturales, ¿qué les ocurrió? ¿A dóde se desvanecieron los tripulantes? ¿Qué pasó con los restos del barco o el avión? Pero más importante, ¿dónde están?

    urante la d�cada de los '60 y '70, la creencia en el Tri�ngulo de las Bermudas - ese tril�tero imaginario formando por los v�rtices de las islas de Puerto Rico, Bermudas y Cayo Hueso en la Florida - no s�lo era la moda, sino una materia de rigueur para cualquier interesado en la melange de temas que rodeaban al fen�meno OVNI y lo paranormal. La biblioteca personal de cualquier entusiasta casi seguramente inclu�a un buen n�mero de libros, la mayor�a de ellos ediciones r�sticas, acerca de los misterios del mar: buques desvanecidos, objetos no identificados saliendo del mar, y la posibilidad de que la m�tica Atl�ntida a�n estuviese activa bajo las olas del Atl�ntico despu�s de miles de a�os.

    Pero con el paso de los a�os, y la aparici�n de nuevas obras investigativas como la de Lawrence David Kusche, que apuntaban hacia un origen mundano de las desapariciones, o al hecho de que muchas de las embarcaciones jam�s existieron, el inter�s por el Tri�ngulo de las Bermudas comenz� a menguar, o al menos dej� de ser una fascinaci�n para la nueva generaci�n de fan�ticos de lo paranormal. No obstante, todav�a existe una cantidad de eventos sin explicar que tienen su origen en las aguas del Atl�ntico - eventos que jam�s han sido incluidos en los libros que tratan sobre el tema.

    Atenci�n, les habla el capit�n..."

    El 11 de junio de 1998, el vuelo 1844 de la US Airways con destino a Filadelfia desde San Juan de Puerto Rico, se encontr� con una turbulencia considerable en pleno vuelo: una perturbaci�n lo suficientemente fuerte como para suspender el servicio de bebidas y comida inmediatamente. El capit�n se disculp� profusamente con los pasajeros, indicando que el aparato se encontraba "fuera del alcance de cualquier radar basado en tierra" y por consiguiente, no pod�a solicitar el cambio a una menor elevaci�n. Mientras que el Boeing 737 segu�a siendo juguete de las corrientes de aire, algunos pasajeros comentaron abiertamente sobre el Tri�ngulo de las Bermudas, omitiendo las consecuencias sufridas por los aviones que entran en dicha zona. Despu�s de varias horas, la turbulencia se redujo y el avi�n lleg� a su destino sin percances. La turbulencia y los bolsones de aire pueden resultar atemorizantes, pero los viajes que parecen carecer de incidentes pueden ser igual de espeluznantes, como veremos a continuaci�n:

    El ejemplar de la revista Pursuit de julio de 1973 incluy� un caso bastante dram�tico narrado por Robert J. Durant, conocido por sus pesquisas ufol�gicas. Durant entrevist� a un piloto que volaba el trayecto entre la ciudad de Nueva York y San Juan de manera rutinaria, acostumbrado a los disturbios que suelen producirse en la zona y que en ocasiones han sido lo suficientemente fuertes como para arrojar a los pasajeros de un lado de la cabina al otro. En este caso, el piloto dijo que sus oficiales y la tripulaci�n hab�an comentado sobre la tranquilidad del vuelo.

    Pero poco despu�s de haberse producido el comentario, destellos de electricidad est�tica de color viol�ceo

    El pasajero promedio con la suerte de conseguir un asiento de ventanilla en un vuelo comercial api�ado tiene a veces m�s cosas que ver por la ventana que los cielos de color azul irreal y nubes blancas que se extienden hasta el infinito.

    Tri�ngulo de las Bermudas

    Debido a la congesti�n de las rutas a�reas, resulta posible ver hasta otros aviones pasando de largo a alturas estratosf�ricas. El que esto escribe tuvo la oportunidad de mirar por la ventanilla y ver, desde una perspectiva de treinta mil pies, un buque de carga surcando las aguas del Atl�ntico. Si el observador fortuito llega a ver semejantes cosas, podemos esperar que las tripulaciones de los aviones de l�nea lleguen a ver objetos a�n m�s inesperados.

    El 13 de abril de 1963, la tripulaci�n de un Boeing 707 viajando desde San Juan hasta Nueva York presenci� algo totalmente inesperado: luego de haber despegado normalmente del aeropuerto de Isla Verde y ascendido a la altura de crucero de 30,000 pies media hora despu�s de haber dejado Puerto Rico, el copiloto advirti� a sus compa�eros de vuelo que se produc�a un fen�meno desconocido debajo del reactor: una enorme "burbuja" que se formaba en la superficie del Atl�ntico.

    Los hombres en la cabina de vuelo del 707 no daban cr�dito a lo que estaban viendo. La burbuja aumentaba de tama�o, y los c�lculos posteriores realizados por el piloto indicaron que el fen�meno ten�a casi una milla de ancho por media milla de alto. �Hab�an presenciado, acaso, una detonaci�n submarina, una erupci�n volc�nica, o uno de los fen�menos caracter�sticos de la zona? Treinta y ocho a�os despu�s, "la burbuja" sigue siendo un misterio. Algunos han aventurado la posibilidad de que la tripulaci�n del 707 pudo haber presenciado la explosi�n submarina de un dispositivo termonuclear, o una prueba artificial siendo realizada en el fondo del mar.

    Las manifestaciones de alta extra�eza no resultan fuera de lo com�n en esta regi�n del Atl�ntico, aunque, a veces, su explicaci�n resulta prosaica. El 21 de agosto de 1969, los ciudadanos de la Rep�blica Dominicana presenciaron una enorme nube blanca que se expandi� a dimensiones prodigiosas, formando c�rculos conc�ntricos antes de disiparse. El p�nico cundi� entre los testigos, quienes tem�an que "el fin del mundo" hab�a llegado, o que la nube presagiaba alg�n evento de significado oculto. No obstante, result� ser parte de una operaci�n denominada "proyecto Stormfury", cuya meta consist�a en acribillar a los huracanes con yoduro de plata para disminuir su potencia. Semejantes experimentos, realizados a alturas estratosf�ricas, a menudo resultan visibles a cientos de millas de distancia.

    l Tri�ngulo: �desactivado por exorcismo?

    Los c�nicos afirman que la p�rdida de inter�s en el Tri�ngulo de las Bermudas se debe a que no se han producido desapariciones en los pasados 25 a�os. Los percances se deben ahora a la falta de pericia de los navegantes o a las v�ctimas del narcotr�fico, pero las mejoras en el sistema de navegaci�n LORAN y ahora la navegaci�n por sat�lite (SATNAV) han ayudado a que el bote m�s peque�o regrese a puerto seguramente.

    Otros afirman que el fin del misterio en el conf�n occidental del Atl�ntico Norte se debe a circunstancias tan extra�as como las desapariciones.

    A comienzos de la d�cada de los '50, el Reverendo Donald Omand - cuya fama en el mundo de lo paranormal alcanzar�a dimensiones insospechadas despu�s de sus exorcismos en el lago Ness y en varias casas encantadas en Inglaterra - acept� la invitaci�n extendida por un amigo de Miami a dar un paseo en su yate, "Dainty Dinah". Cuando el yate perdi� de vista la costa de la Florida, se produjo un cambio abrupto en las condiciones meteorol�gicas, y la embarcaci�n qued� a la merced de una mar embravecida y vientos aullantes. El propietario del yate inform� al reverendo que los cambios repentinos eran caracter�sticos del "Tri�ngulo de las Bermudas".

    Aguas del �rea del Tri�ngulo de las Bermudas

    "Nunca sospech� que veinte a�os m�s tarde me ver�a enfrascado en un intento por desentra�ar sus misterios y vencer las fuerzas diab�licas que lo ocupaban", escribir�a Omand en sus memorias. "Aunque en aquel momento no pude atisbar el futuro, estaba muy consciente del presente".

    El reverendo Omand describi� que el sonido producido por el viento y las olas se parec�a un canto, o gemidos provenientes de cientos de gargantas, cambiando de una nota musical a la otra. Se dio cuenta de que lo que presenciaba era un evento sobrenatural. "Repentinamente, la tormenta amain� y dej� de escuchar el canto. Me di cuenta entonces de que las voces que cantaban llevaban siglos de estar muertas: se trataban de las almas de los esclavos africanos que murieron en el cruce desde Africa hasta las colonias americanas. Muchos de ellos hab�an sido arrojados por la borda en esta parte del mar", escribi� Omand. Antes de regresar a Inglaterra, el reverendo coment� su teor�a con algunos estadounidenses, quienes la encontraron francamente descabellada. Pero otros, como el Rev. Martin Luther King, le escucharon con gran inter�s y coincidieron con su interpretaci�n.

    En 1977, el Rev. Omand manifest� ante un congreso internacional que la causa de los eventos en el Tri�ngulo de las Bermudas se deb�a a los cientos de esclavos que murieron en tormentas, o que fueron echados al mar por estar enfermos o en mal estado antes de llegar a las Indias Occidentales o Norteam�rica. "[Entre ellos] pudo haber habido una personalidad dominante, casi seguramente un hechicero, quien maldijo esta regi�n del mar. Sabemos que en el Africa existe esta clase de personas y yo mismo he experimentado la envergadura de sus poderes".

    El 16 de enero de 1978, el reverendo Omand realiz� su exorcismo del Tri�ngulo, un evento cuidadosamente sincronizado con otras ceremonias que se llevar�an a cabo en Miami y en Puerto Rico. "Se ofrecer�n plegarias por todos los que han muerto en el Tri�ngulo, y por los esclavos que murieron durante el cruce desde Africa, pidiendo a Dios que el amargado coraz�n, vivo o muerto, responsable por las condiciones del mar, conociese la compasi�n cristiana y pudiese superar los poderes del Maligno".

    A las 7:30 a.m., el reverendo comenz� el exorcismo, concluyendo con el rito moz�rabe y la invocaci�n final, esparciendo agua bendita sobre las aguas del Atl�ntico. Omand se desmay� poco despu�s de haber concluido el rito, advirtiendo a los presentes que era algo que siempre le suced�a.

    Doce d�as despu�s, el 28 de enero de 1978, un Boeing 727 de la aerol�nea National que volaba entre Miami y Newark, perdi� potencia en sus tres motores y cay� casi en picado una distancia de siete mil pies. La aver�a en los tres motores era algo que iba contra todos los c�nones de la aviaci�n moderna, pero cinco minutos despu�s, los tres motores volvieron a funcionar y no hubo muertos que lamentar. Se afirm� que el final feliz del incidente se debi� al �xito de la ceremonia realizada por el reverendo Omand.

    Conclusi�n

    �Existen regiones en el mar que infundan m�s temor que otras, o que son m�s misteriosas que otras, o acaso s�lo se debe a la percepci�n humana de los hechos? Despu�s de todo, cada uno de los cuerpos de agua de nuestro mundo tiene su propia casu�stica de enigmas sin resolver y regiones en d�nde se producen anomal�as. Debido a la ubicaci�n del continente americano con respecto al Atl�ntico, y los patrones de conquista y emigraci�n seguidos por las naciones europeas, tal vez conocemos este mar un poco mejor que otros, pero exista o no un Tri�ngulo de las Bermudas, siempre habr� misterios marinos que comentar..

    Triángulo de las Bermudas

    De Wikipedia, la enciclopedia libre

    Saltar a navegación, búsqueda

    El Triángulo de las Bermudas, también conocido como el Triángulo del Diablo y el Limbo de los Perdidos, es un área geográfica de 3.900.000 kilómetros cuadrados, situado entre las Islas Bermudas, Puerto Rico y Melbourne (Florida).

    Mapa del triángulo de las Bermudas.

    Aumentar

    Mapa del triángulo de las Bermudas.

    Es una zona rodeada por una línea imaginaria que va desde Florida a las Bermudas y Puerto Rico, y luego retrocede otra vez a Florida. En este famoso Triángulo supuestamente han ocurrido muchas desapariciones misteriosas de buques, aviones y personas. El pretendido misterio fue publicitado especialmente por Charles Berlitz, autor del célebre El Triángulo de las Bermudas (1974).

    En realidad, en su libro El misterio del Triángulo de las Bermudas solucionado (1977), Lawrence (Larry) David Kusche demostró que muchos de los casos citados por los difusores del "misterio" ni siquiera existieron (presentaban números de vuelo falsos o de barcos inventados), y que la mayoría de las tragedias que sí ocurrieron se situaron fuera de los límites del "Triángulo" (ver enlace externo más abajo). El resto de los casos podía ser explicado en términos banales.

    De todas maneras, uno de los incidentes más raros que cuenta la literatura (y uno de los más conocidos), ocurrió durante un corto vuelo a la Isla del Gran Turco, en Las Bahamas.

    El caso es el siguiente: Helen Cascio, experta piloto, pilotaba su "Cessna 172" y se aproximaba a la isla. La torre de control le iba facilitando las instrucciones. Después de conectar varias veces, en una de ellas, Helen no respondió, aunque el canal de la radio estaba abierto. Los operadores de la torre escucharon a la piloto decirle a su único pasajero: "- he debido hacer una falsa maniobra. Esto debería ser Turco, pero ahí no hay nada. No hay aeropuerto. No hay casas. No hay nada..."

    Los controladores continuaron, frenéticamente, intentando entrar en contacto con la piloto, pero Helen no los oía. Posteriormente recibieron la que sería última frase que escucharon: "-¿No hay manera de salir de esto?-".

    Nunca se encontró la menor huella del avión, de la piloto o del pasajero.

    Las explicaciones que han dado muchos investigadores para estas desapariciones van desde secuestros por parte de piratas modernos a un simple error humano.

    Este misterio se remonta a mediados del siglo XIX, y desde entonces han desaparecido un total de 50 barcos y 20 aviones.

    Volviendo a las posibles explicaciones, los análisis menos fantasiosos apuntan a que las fuertes corrientes y la profundidad de las aguas podrían explicar la ausencia de restos, subrayando que varias de las desapariciones atribuidas a esta zona, ocurrieron en verdad a más de 600 kilómetros. Además, naves civiles y militares atraviesan la región todos los días sin contratiempos.

    En cuanto se perfeccionen las técnicas de inmersión en aguas profundas es probable que se recuperen la mayoría de los barcos perdidos, aunque también es probable que el misterio del Triángulo de las Bermudas permanezca durante mucho tiempo en nuestra imaginación.

    • Inicia sesión para responder preguntas
  • hace 1 década

    ese Triángulo, si bien está delimitado específicamente en un lugar del Caribe, no existe, es una invención hecha sobre accidentes extraños ocurridos en una zona que es la más alta del mundo en tráfico aéreo y marítimo, es lógico que el porcentaje de naufragios se vea incrementado, pero no hay nada en especial que lo torne peligroso o misterioso.

    Fuente(s): Fuí comandante de línea aérea
    • Inicia sesión para responder preguntas
  • hace 1 década

    te refieres el que se te hace adelante cuando las usas ??.. o a la marca de ropa para playa '..

    supongo que son temas muy aburridos..

    • Inicia sesión para responder preguntas
  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • Anónimo
    hace 1 década

    Este hue.von no dejo a los otros espacio para escribir !

    • Inicia sesión para responder preguntas
  • Anónimo
    hace 1 década

    Porq tienen otras cosas mas importantes por las q gastar dinero.

    • Inicia sesión para responder preguntas
  • hace 1 década

    LA GENTE NO ESTA EN ESTA EPOCA PARA HABLAR DE MITOS

    • Inicia sesión para responder preguntas
  • Anónimo
    hace 1 década

    OTRO QUE CREE EN CUENTOS Y CONSPIRACIONES?

    YA ESTUDIASTE PARA EL EXAMEN?

    • Inicia sesión para responder preguntas
  • Anónimo
    hace 1 década

    por q paso de moda.....

    • Inicia sesión para responder preguntas
  • Anónimo
    hace 1 década

    porque es una payasada

    • Inicia sesión para responder preguntas
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.